Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2019

Mi amiga

¿Puede la depresión sonreírte de vuelta? –smile you back. Creo que mi depresión me sonríe, y yo le devuelvo la sonrisa porque me gusta, o nos gustamos mutuamente. Porque ella es un lugar seguro, a safe place, sabemos lo que estamos sintiendo, generalmente son dos o tres sentimientos repetitivos que intercambiamos según el día. ¿Es normal que no me deprima estar deprimida? ¿Es normal que a pesar de todo lo que resisto y oculto, esté sonriendo? ¿Es normal que me ría a pesar de estar deprimida? Quién puede responderme todo esto excepto el que más sabe, el gran deforestador de todos los miedos y fracasos…, la ruta del corazón o de la mente. Disforia de sentimientos debería llamarse mi problema. O disforia de estabilidad. Pienso que lo voy a hacer, nunca termino haciéndolo. Por qué no puedo vivir como la gente, la otra gente no deprimida, la otra gente que sí sabe lo que quiere en la vida. Por qué no hallo más respuesta que esta gran indiferencia, este encogimiento de hombros, este “aún no lo sé…
Vivir así el resto de mi vida. Temiéndome, temiendo la vida, temiendo la gente, temiendo el aburrimiento y el éxtasis.
Tengo sentimientos arraigados que no quiero describir porque temo conocerme, temo odiarme una vez los nombre.

Concursos