Ir al contenido principal

¿Qué quieres que te cuente, Tony?



Esto somos nosotros, tememos perdernos y encontrarnos cuando nuestros cuerpos estén arrugados y ya no queramos amar, tememos que la verdad no nos santifique, y que las noches beban el néctar de nuestros sueños, vaciándolos por completo.
Esto somos nosotros, dos amantes a destiempo que se buscaron cuando no estaban perdidos, y se encontraron cuando otros brazos suplían el silencio.
¿Crees que siempre seremos esto?, ¿qué me dices, Tony, todavía estamos a tiempo? He encontrado a alguien mejor que tú, un hombre que me recita el abecedario cuando no me apetece hablar, un hombre que no se asusta por los fantasmas hambrientos.
Tú apenas habías leído cuentos infantiles, que nada tenían que ver conmigo, pero te idealicé para que supieras ser mejor que mi imaginación. ¿Te acuerdas cuando soñamos con trinunfar en aquel concurso literario? Prometimos que lo haríamos juntos, yo tenía una historia en mente, tú dijiste que la escribirías pronto. Pero más pronta fue la ruptura. ¿Alguna vez te dije que yo terminé participando en el concurso? Cuando me tocó hacer la segunda etapa no pude volver, cada recoveco de la casa llevaba tus pisadas, las que se alejaron de mi tibieza.
Suelo idealizar a la gente porque temo descubrir que, en verdad, son más aburridos de lo que pienso. Nadie parece ir a la par mío, nadie parece ser la persona indicada.
Eso no es enteramente cierto. Mariquita lo era, era la luz que se escurría por entre las flores del zapallo, los ojos que observaban despertar por la mañana a la naturaleza, la salvia salvaje chorreando por los árboles, el pasto sudando rocío luego de una ardua noche. Pero yo era un ser demasiado oscuro para encajar en su vida, mi noche no la permitió abrirse a mí. Yo era el azote del viento que quebranta las ramas, el mar rabioso que se traga vidas, los ojos fugitivos y psicóticos del adicto yendo por su última dosis, los monstruos que trepan por las camas y se comen a los niños…, en fin, yo no era para ella.
Intenté volver al día para poder acercarme a Mariquita, intenté transmutar esta amargura en los ojos que diariamente me daban vida. Pero llegué tarde.
Parece que llegar tarde es ya una constante en mí.

Comentarios

  1. "Nadie parece ir a la par mío, nadie parece ser la persona indicada.
    Parece que llegar tarde es ya una constante en mí."
    Vaya perlas he leído... aun que suenan un poco a derrota (que a lo mejor me equivoco)... me siento muchas veces a la par que tu.
    Me ha encantado.
    Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

We live in a rainbow of chaos

Entradas populares de este blog

Alejandra Pizarnik, ensayo

Ayer estuve en la radio "Industria Argentina" Hablando sobre Alejandra Pizarnik, lejos mi poetiza favorita. Les dejo a continuación el ensayo que escribí sobre ella.

Alejandra Pizarnik: Diarios
“Decir que me abandonaste sería muy injusto; pero que me abandonaron, y a veces me abandonaron terriblemente, es cierto”. Kafka

A través del recorrido por sus diarios que fueron publicados en el 2003, intentaré descubrir una faceta de la poeta, para poder entender mejor sus poemas y su modo de sufrir, que la persiguió durante toda su vida. Quiero invitar al lector, que a través de estas páginas, haga su propio descubrimiento. Claro que yo la estoy leyendo bajo mi punto de vista y mis circunstancias; cada uno desarrollará una propia versión de estos diarios. Podrán o no gustarles su trabajo pero para mí es imprescindible incluirla en estos esbozos de pensamientos puesto que Pizarnik fue una gran influencia para mí, y lo será siempre. Nunca morirá mientras la reviva, ya sea pensando en al…

Las dos caras de dos monedas

Tony, he de recordarte una sola cosa. Los trenes parten bien temprano por la mañana, desaparecen en una estela de vapor, tu boca los imitaba (tu, tum, tu, tu; tu, tum, tu, tu), yo te veía alejarte a la par, tus dedos maquinales, tus ojos rodantes, tus músculos de acero, eran como un gran monstruo asustado. Pero luego lostrenes regresan, nos llevan devuelta a casa. Tú nunca podrías ser un tren, porque nunca regresaste.
Mariquita, he de recordarte una cosa. Basaste tu personaje en el grandilocuente Dios, maestro de las flores y estudiante de la bondad. Dios rodea los centímetros de los tallos que crecen erguidos al sol, posa sus manoplas en la película transparente del océano para besar con sus labios salados la extensión total de la vida. Dios es el amor que depositan los carteros en los buzones, la sonrisa magistral con que recogen la correspondencia los diminutos seres, Dios controla el camino que une el sentido y la razón. Encontraste la forma de escabullir tu esqueleto en los int…

Piensa

Cuando me levanté de la mesa miré ligeramente hacia atrás; no por mucho tiempo, sólo un vistazo. Y luego miré a mi alrededor. ¿Quiénes de todas estas personas se sentarán en la mesa que acabo de dejar? ¿Cuál es su historia? ¿Por qué están acá? ¿Pasarán un buen rato o quizá se reúnan por una despedida? Ciertamente yo no la pasé muy bien. Esperé más de lo que podía darme. A fin de cuentas es un lugar. Los lugares no significan nada. Una mesa, una silla, una cerveza. El símbolo es la persona. Con quiénes estás, por qué están juntos, qué son las cosas que se dicen. Y yo recuerdo haberla imaginado conmigo.

Concursos