Ir al contenido principal

El hombre de la acera de enfrente


Estoy cansada de ensuciarme las manos, de tener que correr al lavatorio creyendo que así me volveré pura. Estoy cansada de embarrarme y de que nadie pueda verlo, quisiera que alguien que me coja entre sus manos y me diga: está bien, te acepto así como eres.
Hay días que sólo puedo sentarme a esperar a que llueva pero luego pienso en el pobre hombre que se sienta aquí debajo, con su teléfono, y se me pasan las ganas. Puede que yo esté segura y tenga un techo pero no todos las personas pueden reposar en el mismo momento, a veces cuando uno descansa el otro recién comienza su maratón. Me gustaría que se desatara la peor tormenta de la historia, como antaño en el arca de Noé, y que el pobre hombre viniera a mi casa, a verme ensuciarme las manos mientras nos protegemos del apocalipsis. 
Estoy cansada de mirar el reloj y que sean siempre las seis de la tarde, hora propicia para desatar a las bestias depresivas en mi cabeza. Quisiera que sean las once, hora propicia para irse a dormir, que llueva como nunca y que el pobre hombre me lea un cuento antes de desfallecer del cansancio.
Si vieran mis uñas negras, y mis tetas caídas, jamás creerían que soy una señorita, desconfiarían de mis padres, les preguntarían qué clase de espécimen raro crearon. Si vieran mis cejas al estilo Frida Kahlo, el bello crecido de la axila, y esta grave tendencia al decaimiento, ni siquiera tendrían fuerzas para apiadarse de mí. Creo que el único que parece preocuparse es el pobre hombre de aquí debajo, hace un rato apareció de la nada, sonriendo –no sé por qué sonreía, ¿acaso hay motivos para hacerlo?- y me saludó. “Buenas tardes, señorita”
“Buenas tardes…” No quise agregar señor puesto que aún no tenemos ese tipo de confianza.
Pero ¿es que acaso me mira de verdad o sólo ve una sombra difusa como una gota de lluvia? Yo no soy una señorita, no sé lo que soy pero le prometo, por lo que más quiera, que intentaré averiguarlo para la próxima vez que me salude.  
Qué difícil, esto de tener que andar saludándose cuando el día está tan feo, con muchas ganas de llorar, y uno aún no se conoce.

Comentarios

  1. Leída, y reconocida en la parte que te dejas conocer... y que uno es capaz de percibir.

    Y leído también tu ensayo sobre Pizarnik.

    Abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

We live in a rainbow of chaos

Entradas populares de este blog

Alejandra Pizarnik, ensayo

Ayer estuve en la radio "Industria Argentina" Hablando sobre Alejandra Pizarnik, lejos mi poetiza favorita. Les dejo a continuación el ensayo que escribí sobre ella.

Alejandra Pizarnik: Diarios
“Decir que me abandonaste sería muy injusto; pero que me abandonaron, y a veces me abandonaron terriblemente, es cierto”. Kafka

A través del recorrido por sus diarios que fueron publicados en el 2003, intentaré descubrir una faceta de la poeta, para poder entender mejor sus poemas y su modo de sufrir, que la persiguió durante toda su vida. Quiero invitar al lector, que a través de estas páginas, haga su propio descubrimiento. Claro que yo la estoy leyendo bajo mi punto de vista y mis circunstancias; cada uno desarrollará una propia versión de estos diarios. Podrán o no gustarles su trabajo pero para mí es imprescindible incluirla en estos esbozos de pensamientos puesto que Pizarnik fue una gran influencia para mí, y lo será siempre. Nunca morirá mientras la reviva, ya sea pensando en al…

La primera vez que me hice señorita

Extracto de mi libro "Escrache"
Quizás en algunas familias se festeja cuando te viene por primera vez, se ponen contentos sin embargo yo no tengo muy gratos recuerdos, de hecho, odié el día en que mi cuerpo dejó de ser niña. Odiaba mis bustos en desarrollo, el acné en la cara, la panza a medio estirar y por supuesto, haberme desarrollado. Aquél día me sentía extraña en el colegio, con un terrible dolor de panza (Claro que aún no los identificaba como “ovarios”) y la frente me ardía de excitación. Seguí la jornada como de costumbre y al mediodía ya me encontraba en casa. Largué la mochila al piso y corrí al baño; al bajarme la bombacha lancé un grito ahogado y me quedé dura durante unos instantes. La sangre impregnada en la tela lucía opacada ante aquéllos vívidos pensamientos que se entrecruzaban. “¡Por Dios!” Solo pude decir. La abuela que pasaba por casualidad me miró asustada y enseguida entendió la escena. “Dame la bombacha que la pongo para lavar” Me dijo, y se fue con ella.
Algo realmente libre tiene que poder cuestionar sus impulsos fundamentales, tiene que poder cambiarlos




/quotes Westworld

Concursos