Ir al contenido principal

¿Qué significa el género? ¿Qué significa ser mujer u hombre?



Lo prometido es deuda. Aquí les traigo mi reflexión respecto al género.

¿Qué significa el género? ¿Qué significa ser mujer u hombre?
Y otras preguntas que no vienen al caso, ¿o sí?

Leo muchas definiciones al respecto, y también me pregunto ¿Acaso la clasificación y el encasillamiento le hace bien a alguien? Como persona que pone en práctica diariamente el sentido poético de la vida, me importan más los sentimientos que las definiciones. Y con esto no quiero decir que estoy invalidando lo que siente el otro. No entender tampoco quiere decir invalidar.
Intento poner en palabras lo que siento pero me supera. Quizás si pudiese ordenarlo podría definirme. Quizás…, ya lo he intentado sin éxito. No puedo definirme, sólo puedo afirmar las cosas que me gustan en este mismo momento. Tampoco sé quién seré o cómo, en un futuro. Sé que tengo muy baja tolerancia a la discriminación, y que mi vara de valores éticos y morales es muy alta. También sé respetar incluso cuando desconozco. Y esto debería ser suficiente para entablar una conversación pero es que a veces si no podés hablar con definiciones pareciera que no vale.
La sociedad pareciera estar muy satisfecha con el género binario mujer-hombre. Incluso pueden acercarse a entender al transexual mientras sepa cuál es su género. Si yo dijera que no me identifico con ninguno, ¿cuál sería la respuesta?, ¿o cuál la pregunta que permitiera comenzar un diálogo? Si el género no se define por el sexo, por la orientación e identidad sexuales y, por los valores prestablecidos socialmente para lo masculino y femenino, les hago esta pregunta. ¿Por qué sentís que sos mujer u hombre? ¿Qué hace, qué define que seas de un género determinado? Yo no me rijo por ello, y por eso mismo me es imposible afirmar que me identifico con alguno.
Si comenzamos a cambiar los paradigmas de lo que significa ser mujer o varón creo que todos podríamos vernos confundidos ante esta pregunta ¿Qué soy? Quizá el género no sea más que una construcción cultural y social. Vivimos en un sistema ancestral donde de acuerdo al órgano sexual que tengas es como deberás actuar. Y si cambiaras tus órganos, de igual manera deberás comportarte acorde a un parámetro cultural. Pero no son los órganos lo que me interesa cuestionar, ni el sexo que elijas. Si alguien nace un hombre transgénero que ahora es mujer, ¿por qué lo vemos vestirse como culturalmente se asocia a la mujer? ¿Por qué vestidos, color rosa y tacones? ¿Acaso uno no puede sentirse mujer sin todos estos ítems asociados? Pero si quitamos lo que cultural y socialmente significa ser de un género, ¿qué nos queda? ¿Qué nos hará definirnos como mujer u hombre, o ambos? Si no te define el órgano sexual, tu orientación e identidad sexual, tu forma de vestirte, tu patrón de comportamiento social… ¿qué somos?
¿Se podría afirmar, por ejemplo, que yo sigo siendo mujer aun así me vista con traje y me guste jugar deportes como el fútbol y el boxeo? Sí. Porque los roles paradigmáticos están cambiando, y la línea que divide lo enteramente masculino y femenino también. Por ende, el género va quedando obsoleto. Los gustos, la vestimenta, los sentimientos ya no nos definen. Los hombres también lloran, las mujeres también pueden elegir cualquier profesión que antaño se la consideraba masculina.
Tampoco la orientación sexual es medida (parámetro) de definición. Ser homosexual no invalida al género.
Pero en la sociedad el género parece serlo todo. En tu carnet de identificación, entre otras cosas, se indica el sexo, masculino o femenino. Si chateas con alguien y el nombre no lo indica, es la primera pregunta que te hacen. ¿Eres hombre o mujer? Y esto es lo que condicionará el tipo de relación que tendrás, cual sea tu orientación sexual.
Claro que esto se vuelve más complejo hacia las personas intersexuales. Aun así, en estos casos, la sociedad pide que te definas. Vale, naciste con estos órganos pero decide qué género tendrás. Claramente un ángulo equivocado cuando se ha visto que el sexo no define a éste.
Entonces, repito la pregunta que aún no parece llevar una respuesta certera en mí, ¿qué significa el género? ¿Qué lo define?
Cuando digo que yo no me rijo por éste, me refiero a que hace tiempo dejé de preocuparme por lo social. Empecé a hacer las cosas que me gustan y no las que debía hacer de acuerdo a mi sexo. He nacido mujer pero he hecho cosas que la sociedad decía que pertenecían al espectro masculino. Me encanta ver fútbol, practiqué boxeo, me compré ropa de hombre, nunca usé vestidos ni tacones (estos últimos me resultan tremendamente incómodos), casi nunca uso maquillaje (la verdad queda bonito pero rehúso del esfuerzo diario y prefiero que una persona luzca natural). Comencé a rechazar lo femenino o masculino cuando fui consciente de los privilegios que el hombre gozaba. Esto abrió una pregunta en mí. Si yo fuera hombre, ¿qué me gustaría hacer? Lo primero que pensé fue la libertad con la que caminaría por la calle sin el miedo a la mirada masculina o los “piropos” (¡que no lo son!) que tanto me incomodaban. El cuerpo tiene un rol muy importante en el ser humano. Más allá de los adornos de la ropa, el maquillaje y el estilo, socialmente importa mucho si eres delgado o no.
Por más que me preguntara todo lo que haría si fuera un hombre la verdad es que no lo era. Y la solución tampoco radicaba en cambiarme el sexo o el género. Yo podría hacerme hombre y aun así socialmente no gozaría de los mismos privilegios.  La solución es que los géneros dejen de ser definitorios, parámetros de lo que uno debe hacer y dejar de hacer. La solución es que los derechos que el ser humano comparta sean los mismos. Sin importar su género, su orientación sexual, su color de piel, su creencia religiosa, etc. No olvidemos que en el pasado la persona de color oscura era esclava. No olvidemos los genocidios cometidos por las religiones y los partidos políticos. No olvidemos lo que aún en día sucede, porque por más que pensemos que estas son historias que estudiamos en los libros, no pertenecen exclusivamente al pasado. Cuando el ser humano deje de creer que existe una superioridad de razas, de escalones sociales y económicos, de géneros, y de Dioses, quizá podamos ser libres e iguales. La igualdad debe ser representada en cuanto a derechos, porque luego cada uno, aunque comparta gustos y pensamientos, somos diferentes. Las definiciones ayudan a identificarnos, a comprendernos pero debemos tener en cuenta que sólo son eso, algo circunstancial (puesto que no sabemos el futuro) que necesita de diversidad y cambio. ¿Quién dice que si fuéramos inmortales no adoptaríamos cientos de personalidades a lo largo de nuestra historia? Pero ante todo la diversidad necesita respeto ante  lo que no nos iguala. Entiendan además que el respeto no significa abalar, sencillamente es un estado de comprensión. Respeto, por ejemplo, a la gente católica pero no comparto un ápice de sus convicciones. Respeto que sus creencias sean distintas pero no por esto haré un genocidio de todo aquel que no comparta mi opinión. No por esto invalidaré su identidad.
 Siguiendo con el tema principal, mis gustos no me definen. Mis gustos son circunstanciales, sin género porque siento que éste sólo me limita. Intento además que sean atemporales dentro de la medida posible porque claro que vivimos en la época que nos tocó vivir. Por esto disfruto leer escritores de otros siglos, me gusta saber cómo vivían antes, las modas que los atravesaban, los conocimientos en los que ponían énfasis. La historia no es lineal, no se puede decir que todo lo que pensamos hoy en día es superior a otras épocas. En muchos casos es sólo distinto. Podemos verlo en las profesiones. Antes era importantísimo ser filósofo, podías vivir de los coloquios, cuestionar era una profesión viable. Hoy en día un jugador de fútbol profesional gana mucho más que un médico, un abogado y por supuesto un filósofo.
Las modas cambian y no quieren decir que son correctas y de exclusiva necesidad. Por esto me parece tan importante que intentemos vivir nuestra vida fuera de los parámetros de la sociedad. Porque elegir nuestra identidad y ser felices con nuestra decisión es más importante que adaptarse a un estereotipo. Y también más difícil. A nadie le gusta sentirse discriminado pero es necesaria esta diversidad para comenzar a derribar estigmas, para comenzar a  vivir lo que sentimos, a elegir lo que queremos sin que todo esto genere angustia. Y lo he sufrido en el pasado (lo sigo sufriendo), pero al menos no quiero que la angustia me frene. Aún en el sufrimiento, encuentro una salida. Me reafirmo en él, dejo que me atraviese estando intacta, análoga, pero no indiferente. Porque el dolor te cambia, eso es cierto. Y eso está bien, mientras que el cambio te haga ser una mejor persona. Es por ello que es necesario doler, y no lo digo como una alabanza sino desde la necesidad del planteamiento y del re-descubrimiento. Lo que sí no se necesita es la discriminación, el ocultamiento, la enfermedad, la invalidación de una identidad.

El segundo punto que me hizo cuestionar el género fue el contacto con la naturaleza, lo que para mí significa el sentido poético de la vida.
Ante ella no debes actuar en base a tu género o sexo porque no hay distinción. Es solo esa conexión interna lo que importa. Podes correr desnudo, en vestido o en esmoquin, por un bosque que no haría la diferencia mientras tu cuerpo (delgado, gordo o lo que sea) esté en contacto con el pasto. Que tus pies toquen el césped, y que tus manos se enreden en un árbol, que tu nariz huela las rosas y que tus ojos se hastíen de ver el cielo.
Cuanto tus manos trabajan la tierra, ella no se pregunta todas estas cuestiones humanas. Se puede amar desde el sentimiento, y no desde la apariencia. Todos aquí en la Tierra tenemos el mismo derecho a respirar oxígeno, el aire no se pregunta quién debería hacerlo, el Sol no decide qué parte geográfica iluminará, el fruto del árbol no madura sólo para algunos. Es todo esto, tremendamente sabio sobre la naturaleza, lo que debería hacernos dar cuenta lo poco que importa qué nos hace ser diferentes. Sólo el hombre necesita hacer de la definición un genocidio.
  
Y para terminar, quizás sólo deba decirse que somos género humano. Las variantes vendrán después. Género: humano; sexo: xxx; orientación sexual: xxx, etc. Todo puede cambiar. Lo único que no cambia es el género humano. Y esto sucede porque tenemos conciencia y libertad de elección. Un animal no puede cambiar su sexo, por ejemplo. Por ende es más fácil averiguar si es femenino o masculino, u ambos. ¿El género? Será género animal.
Y todos somos parte de la naturaleza. Ella es superior a los géneros, incluso precede a todo lo demás. Antes que ser humano, ser animal o ser vegetal, Ella ya existía.
Ya ven que las definiciones no sirven de mucho. Porque hay demasiadas cosas en el Universo que no conocemos. Quizás haya otras especies que ignoramos, y con suerte no tendrán todos estos cuestionamientos de palabrería absurda. Con suerte serán avanzados y no tendrán que clasificarse para revalidar su existencia, su identidad, su ser. Basta con respetar todo lo que existe para vivir en paz. Ya sea un árbol, un pájaro o un ser humano. Eso debería ser suficiente. Pero no lo es.
Y yo misma debo sumergirme en este mar de definiciones para intentar entenderme un poco, porque cuestionar es parte de la naturaleza humana. Porque preguntarse estas cosas parece más sencillo que volver a las primarias, ¿de dónde venimos? ¿Qué pasa luego de la muerte? ¿Existe un Dios? ¿Hay vida más allá del planeta Tierra? ¿Por qué estamos acá? ¿Alguien nos creó o somos una casualidad?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alejandra Pizarnik, ensayo

Ayer estuve en la radio "Industria Argentina" Hablando sobre Alejandra Pizarnik, lejos mi poetiza favorita. Les dejo a continuación el ensayo que escribí sobre ella.

Alejandra Pizarnik: Diarios
“Decir que me abandonaste sería muy injusto; pero que me abandonaron, y a veces me abandonaron terriblemente, es cierto”. Kafka

A través del recorrido por sus diarios que fueron publicados en el 2003, intentaré descubrir una faceta de la poeta, para poder entender mejor sus poemas y su modo de sufrir, que la persiguió durante toda su vida. Quiero invitar al lector, que a través de estas páginas, haga su propio descubrimiento. Claro que yo la estoy leyendo bajo mi punto de vista y mis circunstancias; cada uno desarrollará una propia versión de estos diarios. Podrán o no gustarles su trabajo pero para mí es imprescindible incluirla en estos esbozos de pensamientos puesto que Pizarnik fue una gran influencia para mí, y lo será siempre. Nunca morirá mientras la reviva, ya sea pensando en al…

Las dos caras de dos monedas

Tony, he de recordarte una sola cosa. Los trenes parten bien temprano por la mañana, desaparecen en una estela de vapor, tu boca los imitaba (tu, tum, tu, tu; tu, tum, tu, tu), yo te veía alejarte a la par, tus dedos maquinales, tus ojos rodantes, tus músculos de acero, eran como un gran monstruo asustado. Pero luego lostrenes regresan, nos llevan devuelta a casa. Tú nunca podrías ser un tren, porque nunca regresaste.
Mariquita, he de recordarte una cosa. Basaste tu personaje en el grandilocuente Dios, maestro de las flores y estudiante de la bondad. Dios rodea los centímetros de los tallos que crecen erguidos al sol, posa sus manoplas en la película transparente del océano para besar con sus labios salados la extensión total de la vida. Dios es el amor que depositan los carteros en los buzones, la sonrisa magistral con que recogen la correspondencia los diminutos seres, Dios controla el camino que une el sentido y la razón. Encontraste la forma de escabullir tu esqueleto en los int…

Piensa

Cuando me levanté de la mesa miré ligeramente hacia atrás; no por mucho tiempo, sólo un vistazo. Y luego miré a mi alrededor. ¿Quiénes de todas estas personas se sentarán en la mesa que acabo de dejar? ¿Cuál es su historia? ¿Por qué están acá? ¿Pasarán un buen rato o quizá se reúnan por una despedida? Ciertamente yo no la pasé muy bien. Esperé más de lo que podía darme. A fin de cuentas es un lugar. Los lugares no significan nada. Una mesa, una silla, una cerveza. El símbolo es la persona. Con quiénes estás, por qué están juntos, qué son las cosas que se dicen. Y yo recuerdo haberla imaginado conmigo.

Concursos