Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2018

Papá, un pedido

Papá no me dejes mucho tiempo esperando en la puerta del auto,  no dejes que el espejo me desnude porque hoy duele; no dejes que me mire cuando la ventanilla está cerrada porque los huesos cansan  y es muy fácil perderse de día 
Papá no te pido que comprendas  que esto no es normal,  lo mal que se siente la sonrisa encajonada en el desorden de mi vida,  temiendo que sea una maleta  la que estructure al sentimiento  y temiendo que la palabra no baste para vivir
(y la vida quedó sola)  FIN

Poema al ser que está por venir

A ti te escribo, que aún no naces y ya me conmueves:


Si ella pudiese entender el mundo a partir de la primicia de que puede ser feliz, entonces mi dolor no será una herencia.
Que por favor no conozca los terrores de la noche, y que no se adentre en el silencio como única posibilidad de vida, porque hablando puede domar a las bestias, y lograr que los frutos maduren, puede enseñarle a la flor acerca de su inmortalidad, y puede contar mi historia, transmutarla del boca en boca, hasta que alguien la embellezca. Porque si ella habla, oh si habla, puede que yo tenga una salida, puede que aprenda que aún tengo voz, que no enmudece ante el vacío, puede que yo no transfiera este lenguaje en un devenir de conceptos clínicos, de recetas encajonadas y divanes idílicos. Si ella habla puede que finalmente me enseñe  lo que no quise aprender.
Para Eloise, mi futura maestra.

El género

He estado pensando mucho sobre el género últimamente. Les compartiré luego algo que escribí.
Pero si tuvieran que responder por qué son del género que son, ¿cuál sería la respuesta? 
El ángulo que he tomado para responder a la pregunta es el siguiente:
El género no se puede definir desde el sexo, la orientación e identidad sexuales, ni los valores prestablecidos socialmente para lo masculino y femenino.