Ir al contenido principal

Supie



Bajó el sol, y ya no se percibe el tinte rosado y violáceo que había en el cielo; ahora prevalece el gris. A la mañana llovió tórridamente como si las nubes necesitaran descargar su furia sobre nosotros. Está bien, puedes hacerlo cuando lo sientas necesario. Ojalá hubiese estado yo en la calle y me habría empapado con su sabiduría. Pero aquí estaba, transcribiendo el libro visual de los diarios de Thoreau. Y mientras aquí veía naturaleza, una ajena, preservada en la historia, se me iba otra parte de ella. El pajarito se fue. Paradójicamente aquí estaba disfrutando y nutriéndome de imágenes..., que no pude decirle un último adiós a Supie. Le puse Supertramp, merecidamente se ganó el apodo porque él es un superviviente.
Él ahora anda conquistando los cielos, y yo ya no puedo alcanzarlo. Me superó. ¿Cómo puede algo tan pequeño y frágil ser mejor que el ser humano? Supie es la prueba. Puede llegar y habitar partes que nosotros no, más que con alas metálicas. De repente escuché un aleteo y se me detuvo el corazón. Desde la computadora supe que Supie se había ido. Salí al balcón y ya no estaba. Llevo este cuerpo cargado de tristeza del que no puedo desprenderme. Me durará algunos días, lo sé; luego se irá junto al pichón. Y nadie puede entender lo que estoy sintiendo porque esta sensibilidad que he desarrollado hacia la naturaleza no la puedo expresar hacia ningún ser humano, a excepción de Madre y Hermana. Hace un rato he llorado; mis llantos pueden contarse con los dedos de las manos, no suelo hacerlo. Al principio temí por Supie porque pensaba que sólo podía planear con las alas hacia abajo, y el abajo es malo para él. Pero pasó algo increíble. Más a la tarde lo vi acostado en el suelo, debajo del balcón. No pude evitar sonreír y bajé a buscarlo, sabiendo de antemano que ya no podría traerlo de regreso, Supie había probado su libertad y nadie se la volvería a arrebatar. Me acerqué sigilosamente y entonces el pájaro voló hacia arriba hasta posarse en los cables de la calle. Sonreí, esta vez, de manera que el corazón volvió a detenerse pero no de tristeza, sino de emoción. Supie demostró que podía volar, y eso significaba que ya no estaría en peligro. Anoche vi un gato pasear por la calle que da a mi departamento y temí que si el pichón no volaba sería presa fácil. Estuvo un rato más en el cableado. En un momento se acercó una torcaza e intentó picotearlo. Probablemente preguntándole si era nuevo en el vecindario. Se habrá reído de su tamaño. Debes pagar derecho de piso, le diría y luego se fue. Más tarde apareció un benteveo que hizo mover el cable y Supie casi se cayó. Tiene una pata de la cual aún no se agarra bien. Desde donde estaba vi la acción transcurrir con otra amplia sonrisa. Supie tiene muchas cosas que aprender pero sé que lo hará bien porque, al fin y al cabo, es Supertramp.  Ahora ya no sé dónde andará porque se fue de allí. Pero es como si la naturaleza o el pichón me hubieran permitido que lo viera una última vez para que entendiera que él estaba bien, que podía volar y sobreviviría. Casi doce días estuvo conmigo. Cuando lo recogí no podía comer solo, mucho menos volar. Ahora se ha ganado el apodo de Supertramp, y aunque existan visualmente miles de pájaros más bonitos, él sigue siendo el más hermoso porque al haber caído tempranamente del nido luchó por su libertad, luchó para vivir. Señores y señoras, esta es la Naturaleza que me emociona y me hace llorar; es tan grande, tan vasta, tan inexplicable de momentos…, que el humano se vuelve pequeño e insustancial pero se engrandece al vivir su vida a través de ella.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cierro mis ojos y todo está bien

Ayer empecé de nuevo teatro donde hacía el año pasado. El grupo es totalmente nuevo; tenía la esperanza de que quedara alguien de mi camada pero no. No importa, son muy copados y la pasé bien cuando pude relajarme.
Es cuestión de acostumbrarme al grupo y al teatro de nuevo. Es... hermoso.
Empecé justo donde dejé el año pasado: Tengo que hacer una re-presentación de una canción a elegir.
Cuando volví de teatro intenté dormir algo pero estaba tan exaltada que ya hice la representación y creo (creo) que puede salir algo bueno de esto.
Se va a exponer más adelante (qué nervios!!)
Tengo anotados unos puntos a seguir durante la canción pero luego lo transformaré en un cuento para que pueda subirlo al blog y que me cuenten qué les parece.
Aparte de teatro, mi fin de semana siguió su ritmo habitual.
Mañana: Taller de escritura.
Estoy contenta y espero poder conservar ambos talleres ya que me hacen bien y son realmente un motivo de vida, si se lo podría llamar así.

Alejandra Pizarnik, ensayo

Ayer estuve en la radio "Industria Argentina" Hablando sobre Alejandra Pizarnik, lejos mi poetiza favorita. Les dejo a continuación el ensayo que escribí sobre ella.

Alejandra Pizarnik: Diarios
“Decir que me abandonaste sería muy injusto; pero que me abandonaron, y a veces me abandonaron terriblemente, es cierto”. Kafka

A través del recorrido por sus diarios que fueron publicados en el 2003, intentaré descubrir una faceta de la poeta, para poder entender mejor sus poemas y su modo de sufrir, que la persiguió durante toda su vida. Quiero invitar al lector, que a través de estas páginas, haga su propio descubrimiento. Claro que yo la estoy leyendo bajo mi punto de vista y mis circunstancias; cada uno desarrollará una propia versión de estos diarios. Podrán o no gustarles su trabajo pero para mí es imprescindible incluirla en estos esbozos de pensamientos puesto que Pizarnik fue una gran influencia para mí, y lo será siempre. Nunca morirá mientras la reviva, ya sea pensando en al…

Piensa

Cuando me levanté de la mesa miré ligeramente hacia atrás; no por mucho tiempo, sólo un vistazo. Y luego miré a mi alrededor. ¿Quiénes de todas estas personas se sentarán en la mesa que acabo de dejar? ¿Cuál es su historia? ¿Por qué están acá? ¿Pasarán un buen rato o quizá se reúnan por una despedida? Ciertamente yo no la pasé muy bien. Esperé más de lo que podía darme. A fin de cuentas es un lugar. Los lugares no significan nada. Una mesa, una silla, una cerveza. El símbolo es la persona. Con quiénes estás, por qué están juntos, qué son las cosas que se dicen. Y yo recuerdo haberla imaginado conmigo.

Concursos