Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2018

La muerte sienta bien

-foto del tren Sarmiento-
Estaba pensando que probablemente la última persona que me importó, o que fue ideológicamente importante en mi cabeza, fue Mariquita; quizá porque me ayudó a descubrir lo mucho que llevo en mí sobre la naturaleza. Además me gustó porque me hizo gustarme a mí misma; me sentí una mejor persona a su alrededor. Cuando dejé de verla pensé que todo eso bueno que estaba sintiendo se iría con ella, pero no, mi amor por la naturaleza sigue estando y es incluso más fuerte. Me siento suficiente con la naturaleza y me es imposible trasladar esta empatía hacia el ser humano. Reconozco que también hay una parte de mí que no quiere simpatizar con la gente. No quiero que me lastimen, no quiero esperar nada de ellos. Pero más miedo me da el pensamiento de que pudiera estar perdiéndome de conocer a increíble gente que podría hacerme muy feliz. Justo cuando uno cree que sufrió lo suficiente y que ya conoce todos los sufrimientos, aparece una persona que te hace sufrir de una fo…

Supie

Bajó el sol, y ya no se percibe el tinte rosado y violáceo que había en el cielo; ahora prevalece el gris. A la mañana llovió tórridamente como si las nubes necesitaran descargar su furia sobre nosotros. Está bien, puedes hacerlo cuando lo sientas necesario. Ojalá hubiese estado yo en la calle y me habría empapado con su sabiduría. Pero aquí estaba, transcribiendo el libro visual de los diarios de Thoreau. Y mientras aquí veía naturaleza, una ajena, preservada en la historia, se me iba otra parte de ella. El pajarito se fue. Paradójicamente aquí estaba disfrutando y nutriéndome de imágenes..., que no pude decirle un último adiós a Supie. Le puse Supertramp, merecidamente se ganó el apodo porque él es un superviviente.
Fin de semana largo, días de contemplación interna y externa; estímulos que ayudan a pensar y pensamientos que se convierten en estímulos.
Leyendo los diarios de Henry D. Thoreau de 1840, siento como si mis brazos se hundieran en la tierra fértil que es su mente y me condujeran a través de aquellos bosques. Busco la flora y la fauna que él mismo anotaba y me llena de dicha.
Algunas de ellas son:

Hypericum

Concursos