Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2018

Fui pájaro

Londres París Bruselas
Amsterdam

Fui pájaro y fui buitre. Qué nobleza. Qué entereza. Qué agilidad. Ojalá aún pudiera conservar las alas, y escapar cuando las cosas se ponen feas.
Fui rareza. Y a veces evité algunas miradas. Pero también me sorprendí a mí misma enamorándome de algunos rostros,
                              algunos ojos,
                                                   algunas vestimentas,
                                                                                     algunas arquitecturas,
                                                                                                                        algunas historias antiquísimas que no he podido yo presenciar.
Me enamoré de lo ajeno pero fui fértil en aquella sociedad secreta de lenguas extrañas e imposibles de digerir. No entendía lo que decían, mas era tan bello que el lenguaje ya no dolía.
Y escuchaba un canto detrás de alguna oración, que no cabía en mí tanta felicidad. Quizá me estuvieran pregunta…

Mi viaje al viejo mundo. Bélgica

Foto: Camino a Bruselas, Bélgica.


Observé desde la ventanilla del tren un paisaje inhóspito otoñal, y lo que al principio se me antojó una cárcel logró convertirse en el significado verdadero de la libertad. Deseé bajarme y correr entre los árboles desnudos y la naturaleza, como un lobo salvaje; deseé perderme en el paisaje hasta olvidar mi humanización, hasta aprenderme el nombre de las constelaciones y memorizar su fecha de defunción; así sabré yo cuándo me toca nacer. Mi identidad dantesca poco me sirvió de ayuda pero al menos pude sentir el aire viciado del rocío a primera hora, cuando el sol se pone y deja de esconderse, cuando las raíces de los árboles tocan el fondo de la Tierra y vuelven a emerger para transmitirnos sus conocimientos. Oh, algo aprendí pero no deberé ser yo quien les cuente aquellas historias; mas sí puedo decirles lo que significa ser SALVAJE... nunca me sentí más culta y más cuerda embadurnada de salvia y veneno ancestral, nunca fui tan feliz siendo tan poco …