Ir al contenido principal



Si supiera llorar lo estaría haciendo en este mismo momento porque de verdad siento una tristeza que no cabe en mí. Pero no, lo único que desprendo de mi cuerpo inerte son palabras infinitamente rotas. Pienso que quizá si las expulso podré volver a ser algo completo. Querida, la herencia es tan pesada, tan violenta, que a veces creo que no podré escapar de ella. Mas esta violencia no procede de mis antepasados, viene de mí, de este mismo envase vacío que alguna vez se supo muerto. Bastaba un simple acto para materializar la muerte, y hasta en ello fallé. Hoy pienso que no me hubiese gustado fallar. Es que no soporto tener que volver a cargar con la angustia, y ahora estoy muy cansada como para simplificarla y despreocuparme. Sé que la vida también es felicidad, pero nadie entiende que toda la felicidad del mundo no se compara con el dolor de una simple angustia. Una sola te aniquila. En cambio nadie ha muerto hasta ahora de felicidad.
Es un circuito vicioso, una vez que te has puesto triste es difícil salir de él, porque un momento o recuerdo triste fácilmente sucede al otro y así hasta que ya no recordás por qué estabas triste en principio. Esta sea quizás la definición más apropiada para la depresión. Y lo que la gente tampoco entiende es que salir de ella no es un tema de fortaleza mental. Es algo que va más allá. Tampoco nada tiene que ver con ser inteligente. Estar deprimido no significa ser débil. Al contrario, hay que hacer un gran esfuerzo para no morir. Y esa fuerza que puja desde tu interior es la fortaleza más bella e íntegra que he visto en la vida. Es como un instinto ancestral, como las raíces de un árbol expandiéndose debajo de la tierra en búsqueda del agua. Metafóricamente hablando tu mente está dividida en raíces y cada una de ellas se arrastra hacia la luz, esperando poder absorber un día más de vida. Pero tu alimento no es el oxígeno o el agua, sino motivos insignificantes y pequeños, como poder escuchar esa canción de vuelta, o llegar a ver a tu banda favorita. Y es terriblemente difícil conseguirlo cuando de noche oscurece y sentís cómo el frío va rodeándote, y el vacío va chupando tu salvia. Te vas secando hasta desaparecer.



Ahora imagínate en una habitación sin ventanas, la única puerta está cerrada con llaves y a tu lado tenes una vela pero está apagada. Sentís que el poco aire que circula va viciándose, y que cada bocanada es un segundo menos de vida. Si al menos pudieras ver qué hay a tu alrededor. Tanteas el suelo con tus manos pero no lográs distinguir nada. Cualquiera se sentiría desesperado, impotente y terriblemente asustado. Bueno, así es la depresión. Sabes que hay una salida sólo que no podes encontrarla. Volviendo a la situación anterior, ¿Cómo escaparías de la habitación? Bueno, por empezar rebuscando en la habitación podrías encontrar una pila y virulana. Frotándolas conseguirías hacer fuego para encender la vela. Con la luz, te darías cuenta que la puerta sólo tenía una traba. Y escaparías. Pero no es tan fácil cuando estás en una situación bajo presión, y eso es precisamente la depresión.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alejandra Pizarnik, ensayo

Ayer estuve en la radio "Industria Argentina" Hablando sobre Alejandra Pizarnik, lejos mi poetiza favorita. Les dejo a continuación el ensayo que escribí sobre ella.

Alejandra Pizarnik: Diarios
“Decir que me abandonaste sería muy injusto; pero que me abandonaron, y a veces me abandonaron terriblemente, es cierto”. Kafka

A través del recorrido por sus diarios que fueron publicados en el 2003, intentaré descubrir una faceta de la poeta, para poder entender mejor sus poemas y su modo de sufrir, que la persiguió durante toda su vida. Quiero invitar al lector, que a través de estas páginas, haga su propio descubrimiento. Claro que yo la estoy leyendo bajo mi punto de vista y mis circunstancias; cada uno desarrollará una propia versión de estos diarios. Podrán o no gustarles su trabajo pero para mí es imprescindible incluirla en estos esbozos de pensamientos puesto que Pizarnik fue una gran influencia para mí, y lo será siempre. Nunca morirá mientras la reviva, ya sea pensando en al…

La primera vez que me hice señorita

Extracto de mi libro "Escrache"
Quizás en algunas familias se festeja cuando te viene por primera vez, se ponen contentos sin embargo yo no tengo muy gratos recuerdos, de hecho, odié el día en que mi cuerpo dejó de ser niña. Odiaba mis bustos en desarrollo, el acné en la cara, la panza a medio estirar y por supuesto, haberme desarrollado. Aquél día me sentía extraña en el colegio, con un terrible dolor de panza (Claro que aún no los identificaba como “ovarios”) y la frente me ardía de excitación. Seguí la jornada como de costumbre y al mediodía ya me encontraba en casa. Largué la mochila al piso y corrí al baño; al bajarme la bombacha lancé un grito ahogado y me quedé dura durante unos instantes. La sangre impregnada en la tela lucía opacada ante aquéllos vívidos pensamientos que se entrecruzaban. “¡Por Dios!” Solo pude decir. La abuela que pasaba por casualidad me miró asustada y enseguida entendió la escena. “Dame la bombacha que la pongo para lavar” Me dijo, y se fue con ella.
Algo realmente libre tiene que poder cuestionar sus impulsos fundamentales, tiene que poder cambiarlos




/quotes Westworld

Concursos