Ir al contenido principal



Si supiera llorar lo estaría haciendo en este mismo momento porque de verdad siento una tristeza que no cabe en mí. Pero no, lo único que desprendo de mi cuerpo inerte son palabras infinitamente rotas. Pienso que quizá si las expulso podré volver a ser algo completo. Querida, la herencia es tan pesada, tan violenta, que a veces creo que no podré escapar de ella. Mas esta violencia no procede de mis antepasados, viene de mí, de este mismo envase vacío que alguna vez se supo muerto. Bastaba un simple acto para materializar la muerte, y hasta en ello fallé. Hoy pienso que no me hubiese gustado fallar. Es que no soporto tener que volver a cargar con la angustia, y ahora estoy muy cansada como para simplificarla y despreocuparme. Sé que la vida también es felicidad, pero nadie entiende que toda la felicidad del mundo no se compara con el dolor de una simple angustia. Una sola te aniquila. En cambio nadie ha muerto hasta ahora de felicidad.
Es un circuito vicioso, una vez que te has puesto triste es difícil salir de él, porque un momento o recuerdo triste fácilmente sucede al otro y así hasta que ya no recordás por qué estabas triste en principio. Esta sea quizás la definición más apropiada para la depresión. Y lo que la gente tampoco entiende es que salir de ella no es un tema de fortaleza mental. Es algo que va más allá. Tampoco nada tiene que ver con ser inteligente. Estar deprimido no significa ser débil. Al contrario, hay que hacer un gran esfuerzo para no morir. Y esa fuerza que puja desde tu interior es la fortaleza más bella e íntegra que he visto en la vida. Es como un instinto ancestral, como las raíces de un árbol expandiéndose debajo de la tierra en búsqueda del agua. Metafóricamente hablando tu mente está dividida en raíces y cada una de ellas se arrastra hacia la luz, esperando poder absorber un día más de vida. Pero tu alimento no es el oxígeno o el agua, sino motivos insignificantes y pequeños, como poder escuchar esa canción de vuelta, o llegar a ver a tu banda favorita. Y es terriblemente difícil conseguirlo cuando de noche oscurece y sentís cómo el frío va rodeándote, y el vacío va chupando tu salvia. Te vas secando hasta desaparecer.



Ahora imagínate en una habitación sin ventanas, la única puerta está cerrada con llaves y a tu lado tenes una vela pero está apagada. Sentís que el poco aire que circula va viciándose, y que cada bocanada es un segundo menos de vida. Si al menos pudieras ver qué hay a tu alrededor. Tanteas el suelo con tus manos pero no lográs distinguir nada. Cualquiera se sentiría desesperado, impotente y terriblemente asustado. Bueno, así es la depresión. Sabes que hay una salida sólo que no podes encontrarla. Volviendo a la situación anterior, ¿Cómo escaparías de la habitación? Bueno, por empezar rebuscando en la habitación podrías encontrar una pila y virulana. Frotándolas conseguirías hacer fuego para encender la vela. Con la luz, te darías cuenta que la puerta sólo tenía una traba. Y escaparías. Pero no es tan fácil cuando estás en una situación bajo presión, y eso es precisamente la depresión.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Are you proud of who I am?

La muerte es la negación lógica de la vida (leo por ahí ) pero ¿Qué es la vida?, ¿Realmente es la muerte una negación o algo que simplemente no podemos evitar?, ¿Qué es lo lógico, acaso no es un parámetro al igual que la normalidad?
Los domingos filosóficos y lluviosos son de lo más lindo para mí aunque termine con dolores de cabeza.
They really are once in a  generation {the sparks that started the fire}



El arte es una mierda, se crea desde la mierda del más mísero sentimiento. No se supone que te hace sentir bien en el mismísimo momento en el que estás creando porque duele, porque sentís que te arranca un pedazo de tu propia carne; la sangre discurre por entre la hoja, la bautiza y ahora ese pedazo de mierda es tu hijo bastardo. El que quizá nunca deseaste engendrar pero ahora acá lo tenés, es tuyo. Es tu mierda y con ella debes hacer algo. Quizá te atrevas a mostrársela a una persona que tenga buen criterio; tomarás valor, juntarás coraje y esa mierda, de repente, tiene ahora un nombre, lleva tu apellido, no hay modo de desvincularte de tu arte. Pero la verdadera pregunta es: ¿Vos creaste el arte o el arte te creó a vos?
fotos de mi autoría

Qué es la locura

Hace poco cumplí 26 años. Todavía me cuesta creer que haya llegado a los 26. Si le hubiesen preguntado a mi yo de hace 5 años atrás les diría que el futuro está equivocado, que no llegaré. Pero yo nunca estuve loca, sólo rota y terriblemente vacía. Alguna gente creerá que intentar matarse es la locura en sí misma, en su máxima expresión, mas no comprenden ni jamás lo harán por qué razones uno podría llegar a buscar la muerte. Desafortunadamente el deseo momentáneo no condice con el deseo posterior. El deseo se encuentra en un cambio constante. Uno puede desear morir en un momento determinado de su vida, y aunque sólo vea oscuridad y angustia, las cosas se arreglan con el tiempo, de alguna manera.   Desafortunadamente algunas personas mueren con un solo intento, sin la chance real de volver a sentirse vivo y estable. Sólo basta un intento negativo y propulso a la destrucción para dejar de existir. ¿Acaso esto es la locura? Locura es existir, y vivir bajo este acuerdo de sociedad y cult…