Ir al contenido principal

Naturae






Si me preguntaran por qué pienso que me pasaron las cosas que me pasaron no sabría decirlo. Sé que a la gente le gusta buscar significados ocultos, como si un hecho tuviera un significado mayor. Yo sólo sé que las cosas son, y en sus respectivos tiempos verbales: fueron, son y serán. Así como la gente muchas veces actúa sin meditar, o lastima porque es una persona dañina. Entender que no te hace daño porque particularmente quiere hacerlo, sino porque probablemente lo haga con todos. Si me dieran a elegir preferiría no toparme con esta gente, no me importa eso de que "aprender de la experiencia te hace más fuerte". No necesito ser más fuerte, necesito no tener estas situaciones.
También es mentira eso de que el mal vuelve, o que si haces el bien sólo recibirás el bien. Sabemos que la vida no es así. 
Lo que sí sé es cómo quiero ser yo ante cualquier persona o situación. No tengo intención de hacer ningún daño (y si lo he hecho es porque no estaba bien conmigo misma y eso repercutía a mi alrededor. Lamentablemente son muchos los ejemplos que puedo dar). Creo que una de las lecciones más valiosas que he aprendido hasta ahora es que si vos estás bien con vos mismo tratarás a tu entorno del mismo modo. Yo ahora me siento en paz, y la naturaleza me ayuda a preservar esto. Cuando siento que la gente me va arrastrando en un círculo de absurda competencia, envidia y rencor basta con pasar un rato con las plantas o con mis perras para volver a centrarme. La naturaleza no tiene un significado per se oculto o divino. Todo lo que es y todo lo que tiene está expuesto ante nuestros ojos. No oculta motivos malignos como el ser humano. Si hace daño es porque este daño es necesario en su ecosistema o porque mismo el humano está perturbando su ciclo. No crea huracanes con el fin de destruirnos (aunque como consecuencia es posible que vidas humanas mueran); tampoco tiene la capacidad de elegir entre el bien y el mal como nosotros. Pero aún así, siempre, aunque no podamos entenderlo, elige el bien. Y tampoco individualiza. No discrimina, no existen todo eso de la "raza" (esta palabra, de todas formas, es muy estúpida. La única raza que existe es la humana), la orientación sexual, la religión, el trabajo, las clases económicas o sociales, etc. Significamos igualdad. Para ella somos un todo. Eso quiere decir que no importa si en el proceso vos o pepito mueren.  
Sí, a veces puede parecer cruel pero es lo que es, no engaña con las apariencias ni juega con nuestros sentimientos. Y es por todo esto que quizá sea la única cosa que se lleva mis máximos respetos. No profeso religión alguna pero si tuviera que elegir, sería Ella mi diosa.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Alejandra Pizarnik, ensayo

Ayer estuve en la radio "Industria Argentina" Hablando sobre Alejandra Pizarnik, lejos mi poetiza favorita. Les dejo a continuación el ensayo que escribí sobre ella.

Alejandra Pizarnik: Diarios
“Decir que me abandonaste sería muy injusto; pero que me abandonaron, y a veces me abandonaron terriblemente, es cierto”. Kafka

A través del recorrido por sus diarios que fueron publicados en el 2003, intentaré descubrir una faceta de la poeta, para poder entender mejor sus poemas y su modo de sufrir, que la persiguió durante toda su vida. Quiero invitar al lector, que a través de estas páginas, haga su propio descubrimiento. Claro que yo la estoy leyendo bajo mi punto de vista y mis circunstancias; cada uno desarrollará una propia versión de estos diarios. Podrán o no gustarles su trabajo pero para mí es imprescindible incluirla en estos esbozos de pensamientos puesto que Pizarnik fue una gran influencia para mí, y lo será siempre. Nunca morirá mientras la reviva, ya sea pensando en al…

Las dos caras de dos monedas

Tony, he de recordarte una sola cosa. Los trenes parten bien temprano por la mañana, desaparecen en una estela de vapor, tu boca los imitaba (tu, tum, tu, tu; tu, tum, tu, tu), yo te veía alejarte a la par, tus dedos maquinales, tus ojos rodantes, tus músculos de acero, eran como un gran monstruo asustado. Pero luego lostrenes regresan, nos llevan devuelta a casa. Tú nunca podrías ser un tren, porque nunca regresaste.
Mariquita, he de recordarte una cosa. Basaste tu personaje en el grandilocuente Dios, maestro de las flores y estudiante de la bondad. Dios rodea los centímetros de los tallos que crecen erguidos al sol, posa sus manoplas en la película transparente del océano para besar con sus labios salados la extensión total de la vida. Dios es el amor que depositan los carteros en los buzones, la sonrisa magistral con que recogen la correspondencia los diminutos seres, Dios controla el camino que une el sentido y la razón. Encontraste la forma de escabullir tu esqueleto en los int…

Piensa

Cuando me levanté de la mesa miré ligeramente hacia atrás; no por mucho tiempo, sólo un vistazo. Y luego miré a mi alrededor. ¿Quiénes de todas estas personas se sentarán en la mesa que acabo de dejar? ¿Cuál es su historia? ¿Por qué están acá? ¿Pasarán un buen rato o quizá se reúnan por una despedida? Ciertamente yo no la pasé muy bien. Esperé más de lo que podía darme. A fin de cuentas es un lugar. Los lugares no significan nada. Una mesa, una silla, una cerveza. El símbolo es la persona. Con quiénes estás, por qué están juntos, qué son las cosas que se dicen. Y yo recuerdo haberla imaginado conmigo.

Concursos