Ir al contenido principal

Querido mundo






Llueve. Siempre estoy a oscuras en mi habitación pero hoy decidido levantar la persiana para poder observar la lluvia. Quisiera hacerle honor y acompañarla con mi llanto pero yo no soy como el resto de la gente que cuando siente angustia llora. Dentro de mí pura piedra, que siente el mundo entero pero nunca se libera. Me voy resquebrajando, aberturas que permiten que la luz artificial de este mundo secuestrado se cuele por entre el dolor. Estoy petrificada, sin embargo siento tanto… si ellos lo supieran y, en lugar de devolverme una sonrisa, me instaran a llorar. Pero ellos sólo sienten lástima, incluso aversión.
Querido mundo, que a veces exige de mí más de lo que puedo dar, hoy no soy persona, no soy mujer, no soy feminista, no soy pacifista, no soy humilde… soy un monstruo. Pero quiero que sepan que los monstruos también duelen y necesitan ser amados. No me teman, no asustaré a sus niños por las noches ni les robaré de sus carteras. Soy vacío. Inmundicia de ser nada, de saberme rota. ¿Quién se atreverá a recomponer los pedazos de alguien, o algo, que en su momento supo ser persona digna y apreciable?
No sé construir espacios sanos que no estén teñidos por mi locura.

Estamos en un mundo capitalista feliz donde la gente quiere leer historias con finales felices; están llenos de esperanza. La posguerra se acabó. Por eso quizá ya no pertenezca a esta sociedad. Yo no tengo libros de auto-superación, ni cómo volverse millonario en una semana, ni como adelgazar y lucir perfecta. Yo no tengo voz, lo que les habla ahora es mi dolor y no sé si tendrá espacio en este modelo de un mundo feliz. Pero les hablo de la resistencia; resistan ante todo aquella superficial forma de vida que nos han obligado a adoptar. No busquen pertenencias materiales, ¡Búsquense a ustedes mismos! Todo ello que duele y prefieren descargarlo en lo superfluo. Resistan y nunca dejen de buscarse a sí mismos. Sé por experiencia propia que este camino es más duro pero al fin y al cabo, antes de convertirnos en puro huesos y carne putrefacta, antes de pasar a esa otra vida, que es la muerte, y la cual desconocemos, sigan buscándose.
En la posteridad, la gente no nos recordará por nuestros bienes materiales sino por la tendencia que marcamos, por dejar de lado lo que nosotros llamamos presente. Salvo que no les importe ser recordados y prefieran ser seres humanos acumulativos de la vacuidad, del sin-sentido. Si esto es así, pues olvídenlo.
Al fin y al cabo, soy una loca, ¿No? Una fracasada. Una inconformista. No me importan lo que digan, yo sé que voy más allá de la palabra; la traspaso hasta vaciarla y convertirme en hechos: en trascendencia. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alejandra Pizarnik, ensayo

Ayer estuve en la radio "Industria Argentina" Hablando sobre Alejandra Pizarnik, lejos mi poetiza favorita. Les dejo a continuación el ensayo que escribí sobre ella.

Alejandra Pizarnik: Diarios
“Decir que me abandonaste sería muy injusto; pero que me abandonaron, y a veces me abandonaron terriblemente, es cierto”. Kafka

A través del recorrido por sus diarios que fueron publicados en el 2003, intentaré descubrir una faceta de la poeta, para poder entender mejor sus poemas y su modo de sufrir, que la persiguió durante toda su vida. Quiero invitar al lector, que a través de estas páginas, haga su propio descubrimiento. Claro que yo la estoy leyendo bajo mi punto de vista y mis circunstancias; cada uno desarrollará una propia versión de estos diarios. Podrán o no gustarles su trabajo pero para mí es imprescindible incluirla en estos esbozos de pensamientos puesto que Pizarnik fue una gran influencia para mí, y lo será siempre. Nunca morirá mientras la reviva, ya sea pensando en al…

Las dos caras de dos monedas

Tony, he de recordarte una sola cosa. Los trenes parten bien temprano por la mañana, desaparecen en una estela de vapor, tu boca los imitaba (tu, tum, tu, tu; tu, tum, tu, tu), yo te veía alejarte a la par, tus dedos maquinales, tus ojos rodantes, tus músculos de acero, eran como un gran monstruo asustado. Pero luego lostrenes regresan, nos llevan devuelta a casa. Tú nunca podrías ser un tren, porque nunca regresaste.
Mariquita, he de recordarte una cosa. Basaste tu personaje en el grandilocuente Dios, maestro de las flores y estudiante de la bondad. Dios rodea los centímetros de los tallos que crecen erguidos al sol, posa sus manoplas en la película transparente del océano para besar con sus labios salados la extensión total de la vida. Dios es el amor que depositan los carteros en los buzones, la sonrisa magistral con que recogen la correspondencia los diminutos seres, Dios controla el camino que une el sentido y la razón. Encontraste la forma de escabullir tu esqueleto en los int…

Piensa

Cuando me levanté de la mesa miré ligeramente hacia atrás; no por mucho tiempo, sólo un vistazo. Y luego miré a mi alrededor. ¿Quiénes de todas estas personas se sentarán en la mesa que acabo de dejar? ¿Cuál es su historia? ¿Por qué están acá? ¿Pasarán un buen rato o quizá se reúnan por una despedida? Ciertamente yo no la pasé muy bien. Esperé más de lo que podía darme. A fin de cuentas es un lugar. Los lugares no significan nada. Una mesa, una silla, una cerveza. El símbolo es la persona. Con quiénes estás, por qué están juntos, qué son las cosas que se dicen. Y yo recuerdo haberla imaginado conmigo.

Concursos