viernes, 9 de diciembre de 2016




Mi vida, (la gran vida) incompleta.
Mis ojos, (y todos los ojos del mundo lloraron todas las tristezas del mundo. ¡Pero qué mundo tan miserable!) insaciables.
Quizá no alcance todo lo que me sea disponible, de una forma u otra.

De pronto siento aburrimiento que fácilmente se transforma en vacío; pero ya no sé qué es lo que me falta porque no tengo grandes carencias. Quizá tengo más de lo que necesito y sea ése el problema. A veces pienso que estoy en constante búsqueda, una búsqueda ciega y sin sentido. No tiene fin porque no anhelo algo en particular. Quizá lo quiera todo. Quizá lo sienta nada. Pero estos términos, tan vagos e imprecisos, no me dicen nada, cuando yo espero que me lo digan todo.

No hay comentarios: