lunes, 25 de julio de 2016



Quiero hacer un apartado que llamaré Fraseología, con frases de películas, libros o series que vaya encontrando.

Ni siquiera tenés que amarme bien. Me conformo con tan poco. Lo entenderías si te hubieras quedado, si yo no hubiese sido tan cobarde. Supongo, no lo sé.

Todo eso ya no importa. No son más interrogantes los que me acechan, simplemente me apeno por mí, por vos, por la vida, por todo y por la nada. Me da tristeza que no me ames pero también que yo me odie tanto. El otro día pensaba que difícilmente alguien podría amarme. ¡Soy tan imperfecta! Y vamos, que un poco de desperfecto está bien, somos humanos, pero si te pasas de la raya ya es molesto. Y comenzás a quedarte sola, bien sola, te vas dando cuenta de que toda esa soledad que reservaste para cuando te sintieras abrumada de estar tan rodeada, ya no sirve. Es inútil, y ya la has agotado toda. Necesitás crear más soledad y, al mismo tiempo, necesitás compañía. Tus necesidades no importan, son nulas cuando la mirada del otro está puesta siempre en el afuera. Nunca nadie ha intentado ponerse en tus zapatos, aparte de tu madre. Pero también pensás lo desgraciada que te sentirías si ni siquiera tuvieras el amor de una madre. En eso sos afortunada aunque hasta ahí llegó tu suerte. No te molestaría que la vida te mimara un poquito más. No dañaría. 

P.D.: Voy a intentar ser consistente y escribir aquí con mayor frecuencia.

No hay comentarios: