Ir al contenido principal

Un pequeño universo dentro del gran UNIVERSO

Hay un universo de pequeñas cosas que solo se despiertan cuando tú las nombras.



Porque todas las culpas, mi culpa.
Porque mis ojos se cierran; está el cansancio físico pero le gana el mental.
Que alguien me oiga desde este dolor. Me estoy acercando, estoy cada vez más cerca. Las estrellas se doblan ante mi presencia. Huyen de mí. Podré ser una soñadora pero sé que mis sueños no son suficientes para construir un hogar junto a las estrellas.
Cayendo desde el cielo, intentando aferrarme a las nubes; mis manos las traspasan; soy insuficiente. Soy… No sé lo que soy. En este momento, sólo un alma solitaria que no desea romperse contra el pavimento.
J. me dijo que ya iba a volar, cualquier día de mi vida tendría la oportunidad. Se refería a volar en avión; lo miré penando y reí:
“Si me tiro de la terraza podría volar unos segundos…” El regreso de su mirada era de desconcierto.
“Sí, pero ¿Después qué?”
“Después qué… no sé, no hay después”jálame de la oscuridad, de la nada misma, de este vacío, por favor, ayúdame, no me dejes caer, no me dejes retroceder. No dejes que esta mente inmadura piense acaso en la posibilidad de caer-, eso pensé, eso pensé pero no dije.
No encajo.


Estábamos hablando del proyecto de mi próxima novela y al lado de nuestra mesa, unos adolescentes de 13 años vivían, reían. Los chicos miraban a sus chicas; ellas pestañaban y coqueteaban a través de miradas dudosas.
Y de repente, me detuve. Mi boca quedó abierta pero a las palabras se las llevó el viento. Mis ojos apuntaban hacia la otra mesa; toda mi atención estaba puesta en ellos.
J. me miró y sonrió: Son adolescentes, todos fuimos así una vez. Decíamos boludeces.
“¿Por qué tienen que ser tan malos?” J. volvió a repetirme lo anterior pero yo pensaba en lo mucho que me lastimaron cuando tenía 13 años; lo malos que fueron conmigo. Un daño irreparable porque lamentablemente a esa edad, no se pueden borrar los recuerdos.
Quisiera formatear mi mente… bueno, lo intenté pero no funcionó. Hasta hace dos años, todo lo que podía recordar era a partir de los doce años en adelante. De verdad un enorme bloque me separaba de los años anteriores. ¡Lo había logrado aún sin proponérmelo! Pero luego comencé a recordar. Fue mi elección, fue consciente. Me dije: Quiero recordar. Hice un gran esfuerzo (todavía lo sigo haciendo; hay días como hoy, que quisiera borrar todo, comenzar de nuevo) y entonces la memoria comenzó a ceder, como un elástico; el terreno del campo de recuerdos se extendió y muchas cosas que vi, dolieron. Duelen y no puedo quitar el ardor que trajo la herida. Mi carne roja, expuesta, me enseñó a no guiarme por instintos básicos y destructivos, sino a pelear. ¡Pelear para vivir un nuevo día! Y ese día poder continuar construyendo la vida que quiero tener, la persona que quiero ser.

¿Les cuento algo real? Es jodidamente doloroso. Quiero putear. Quiero gritar. ¡LA CONCHA DE LA LORA, DUELE MUCHOOOOOOOOOOOOO! ¡BASTAAAAAA! Lo hago. Grito. Aúllo. Lloro. ¿Cambia algo? No, porque aún puedo recordar pero al menos lo elijo. No elijo el sufrimiento, no confundan, elijo llorar la herida pero mover la página y seguir adelante.

Comentarios

  1. Tus sueños son verdaderas estrellas, tú misma eres la luna si decides creen en todo lo que guardas, aunque ni siquiera tu termines de verlo, pero lo sientas

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

We live in a rainbow of chaos

Entradas populares de este blog

Alejandra Pizarnik, ensayo

Ayer estuve en la radio "Industria Argentina" Hablando sobre Alejandra Pizarnik, lejos mi poetiza favorita. Les dejo a continuación el ensayo que escribí sobre ella.

Alejandra Pizarnik: Diarios
“Decir que me abandonaste sería muy injusto; pero que me abandonaron, y a veces me abandonaron terriblemente, es cierto”. Kafka

A través del recorrido por sus diarios que fueron publicados en el 2003, intentaré descubrir una faceta de la poeta, para poder entender mejor sus poemas y su modo de sufrir, que la persiguió durante toda su vida. Quiero invitar al lector, que a través de estas páginas, haga su propio descubrimiento. Claro que yo la estoy leyendo bajo mi punto de vista y mis circunstancias; cada uno desarrollará una propia versión de estos diarios. Podrán o no gustarles su trabajo pero para mí es imprescindible incluirla en estos esbozos de pensamientos puesto que Pizarnik fue una gran influencia para mí, y lo será siempre. Nunca morirá mientras la reviva, ya sea pensando en al…
Algo realmente libre tiene que poder cuestionar sus impulsos fundamentales, tiene que poder cambiarlos




/quotes Westworld

La primera vez que me hice señorita

Extracto de mi libro "Escrache"
Quizás en algunas familias se festeja cuando te viene por primera vez, se ponen contentos sin embargo yo no tengo muy gratos recuerdos, de hecho, odié el día en que mi cuerpo dejó de ser niña. Odiaba mis bustos en desarrollo, el acné en la cara, la panza a medio estirar y por supuesto, haberme desarrollado. Aquél día me sentía extraña en el colegio, con un terrible dolor de panza (Claro que aún no los identificaba como “ovarios”) y la frente me ardía de excitación. Seguí la jornada como de costumbre y al mediodía ya me encontraba en casa. Largué la mochila al piso y corrí al baño; al bajarme la bombacha lancé un grito ahogado y me quedé dura durante unos instantes. La sangre impregnada en la tela lucía opacada ante aquéllos vívidos pensamientos que se entrecruzaban. “¡Por Dios!” Solo pude decir. La abuela que pasaba por casualidad me miró asustada y enseguida entendió la escena. “Dame la bombacha que la pongo para lavar” Me dijo, y se fue con ella.

Concursos