Ir al contenido principal

Go sadness, go.

Hoy tenía muchísimas ganas de escribir lo increíble y raro que fue mi día de ayer pero algo pasó en el medio. Unas palabras cruzadas con una persona; una tristeza que vagabundeaba por mi cabeza y se apoderó de mis pensamientos. Un dolor que renació de las cenizas: el dolor de aceptar y ser feliz; de intentar conservar la felicidad sin que se escape de mis dedos como si fuera arena. Me siento privada de hablar. Mi único recurso es escribir y escribir.
Ella no me deja en paz; hoy la soledad está picante; busca algún punto débil para incrustar el aguijón y derrotarme; 
Cansada, derrotada, dejo que la tristeza vaya ablandando mi cuerpo como si fuera plástico derritiéndose.
Me pidieron que fuera feliz, ahora me cortan las alas. Y quiero volar pero no me dejan. Este encierro mental es tóxico. Porque todo es un juego psicológico. 
Te dicen que seas feliz, que vivas la vida y cuando lo haces, aparecen los reproches. 
Quizá nada de lo que haga pueda satisfacerlos. Nada en este mundo. Es como si tuviera que consultarles cada paso que por mi propia mano, decido tomar.
Pero sé que hay un lugar donde me puedo sentir como en casa, como si fuera mi hogar. Deberé seguir buscando.





-¿Qué hiciste esta vez? - Nada, elegí ser feliz. ¿Por qué me miras como decepcionada? -Es porque no me lo consultaste. - ...


Me compré un pasaje al ayer para comparar cuánta infelicidad podía cargar mi pequeño corazón. Hoy ya se hizo más grande, más fuerte. 
Morir en la cima, morir en paz. No morir. Elegir vivir. Elegir cada día, ser un poquito más feliz.
¡Cuántas elecciones he dejado de lado! ¡Cuántas elecciones preferí que la tristeza tomara!
¿Elecciones presidenciales? ¡Por favor, más elecciones positivas de vida! Conceptos filosóficos, profundos sobre el vivir austeramente, brindar más amor y recibir lo que corresponde.
Y si paso de largo o me cruzo de cuadra, es porque quiero que el día que me veas, esté sonriente y radiante. Quiero que me veas ser feliz, genuinamente y realmente feliz. Lo más cercano a la felicidad.
Quiero que mi rostro exprese muchas arrugas, todas aquellas cicatrices que me gané por haber luchado y vencido las adversidades de la vida.
Quiero que las veas y te sientas orgullosa de mí. 
No estoy intentando huir. Dije que me quedaría, así que si también tú te atreves a quedarte e intentar armar una nueva historia, una mejor versión, te reto a que tomes mi mano y no la dejes ir.
Te reto a que me ames, lentamente, sin apuros, con muchas sonrisas vergonzosas y cosquillas en el estómago como mariposas revoloteando en tu interior.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alejandra Pizarnik, ensayo

Ayer estuve en la radio "Industria Argentina" Hablando sobre Alejandra Pizarnik, lejos mi poetiza favorita. Les dejo a continuación el ensayo que escribí sobre ella.

Alejandra Pizarnik: Diarios
“Decir que me abandonaste sería muy injusto; pero que me abandonaron, y a veces me abandonaron terriblemente, es cierto”. Kafka

A través del recorrido por sus diarios que fueron publicados en el 2003, intentaré descubrir una faceta de la poeta, para poder entender mejor sus poemas y su modo de sufrir, que la persiguió durante toda su vida. Quiero invitar al lector, que a través de estas páginas, haga su propio descubrimiento. Claro que yo la estoy leyendo bajo mi punto de vista y mis circunstancias; cada uno desarrollará una propia versión de estos diarios. Podrán o no gustarles su trabajo pero para mí es imprescindible incluirla en estos esbozos de pensamientos puesto que Pizarnik fue una gran influencia para mí, y lo será siempre. Nunca morirá mientras la reviva, ya sea pensando en al…

Las dos caras de dos monedas

Tony, he de recordarte una sola cosa. Los trenes parten bien temprano por la mañana, desaparecen en una estela de vapor, tu boca los imitaba (tu, tum, tu, tu; tu, tum, tu, tu), yo te veía alejarte a la par, tus dedos maquinales, tus ojos rodantes, tus músculos de acero, eran como un gran monstruo asustado. Pero luego lostrenes regresan, nos llevan devuelta a casa. Tú nunca podrías ser un tren, porque nunca regresaste.
Mariquita, he de recordarte una cosa. Basaste tu personaje en el grandilocuente Dios, maestro de las flores y estudiante de la bondad. Dios rodea los centímetros de los tallos que crecen erguidos al sol, posa sus manoplas en la película transparente del océano para besar con sus labios salados la extensión total de la vida. Dios es el amor que depositan los carteros en los buzones, la sonrisa magistral con que recogen la correspondencia los diminutos seres, Dios controla el camino que une el sentido y la razón. Encontraste la forma de escabullir tu esqueleto en los int…

Piensa

Cuando me levanté de la mesa miré ligeramente hacia atrás; no por mucho tiempo, sólo un vistazo. Y luego miré a mi alrededor. ¿Quiénes de todas estas personas se sentarán en la mesa que acabo de dejar? ¿Cuál es su historia? ¿Por qué están acá? ¿Pasarán un buen rato o quizá se reúnan por una despedida? Ciertamente yo no la pasé muy bien. Esperé más de lo que podía darme. A fin de cuentas es un lugar. Los lugares no significan nada. Una mesa, una silla, una cerveza. El símbolo es la persona. Con quiénes estás, por qué están juntos, qué son las cosas que se dicen. Y yo recuerdo haberla imaginado conmigo.

Concursos