Ir al contenido principal

Go sadness, go.

Hoy tenía muchísimas ganas de escribir lo increíble y raro que fue mi día de ayer pero algo pasó en el medio. Unas palabras cruzadas con una persona; una tristeza que vagabundeaba por mi cabeza y se apoderó de mis pensamientos. Un dolor que renació de las cenizas: el dolor de aceptar y ser feliz; de intentar conservar la felicidad sin que se escape de mis dedos como si fuera arena. Me siento privada de hablar. Mi único recurso es escribir y escribir.
Ella no me deja en paz; hoy la soledad está picante; busca algún punto débil para incrustar el aguijón y derrotarme; 
Cansada, derrotada, dejo que la tristeza vaya ablandando mi cuerpo como si fuera plástico derritiéndose.
Me pidieron que fuera feliz, ahora me cortan las alas. Y quiero volar pero no me dejan. Este encierro mental es tóxico. Porque todo es un juego psicológico. 
Te dicen que seas feliz, que vivas la vida y cuando lo haces, aparecen los reproches. 
Quizá nada de lo que haga pueda satisfacerlos. Nada en este mundo. Es como si tuviera que consultarles cada paso que por mi propia mano, decido tomar.
Pero sé que hay un lugar donde me puedo sentir como en casa, como si fuera mi hogar. Deberé seguir buscando.





-¿Qué hiciste esta vez? - Nada, elegí ser feliz. ¿Por qué me miras como decepcionada? -Es porque no me lo consultaste. - ...


Me compré un pasaje al ayer para comparar cuánta infelicidad podía cargar mi pequeño corazón. Hoy ya se hizo más grande, más fuerte. 
Morir en la cima, morir en paz. No morir. Elegir vivir. Elegir cada día, ser un poquito más feliz.
¡Cuántas elecciones he dejado de lado! ¡Cuántas elecciones preferí que la tristeza tomara!
¿Elecciones presidenciales? ¡Por favor, más elecciones positivas de vida! Conceptos filosóficos, profundos sobre el vivir austeramente, brindar más amor y recibir lo que corresponde.
Y si paso de largo o me cruzo de cuadra, es porque quiero que el día que me veas, esté sonriente y radiante. Quiero que me veas ser feliz, genuinamente y realmente feliz. Lo más cercano a la felicidad.
Quiero que mi rostro exprese muchas arrugas, todas aquellas cicatrices que me gané por haber luchado y vencido las adversidades de la vida.
Quiero que las veas y te sientas orgullosa de mí. 
No estoy intentando huir. Dije que me quedaría, así que si también tú te atreves a quedarte e intentar armar una nueva historia, una mejor versión, te reto a que tomes mi mano y no la dejes ir.
Te reto a que me ames, lentamente, sin apuros, con muchas sonrisas vergonzosas y cosquillas en el estómago como mariposas revoloteando en tu interior.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Are you proud of who I am?

La muerte es la negación lógica de la vida (leo por ahí ) pero ¿Qué es la vida?, ¿Realmente es la muerte una negación o algo que simplemente no podemos evitar?, ¿Qué es lo lógico, acaso no es un parámetro al igual que la normalidad?
Los domingos filosóficos y lluviosos son de lo más lindo para mí aunque termine con dolores de cabeza.
They really are once in a  generation {the sparks that started the fire}



El arte es una mierda, se crea desde la mierda del más mísero sentimiento. No se supone que te hace sentir bien en el mismísimo momento en el que estás creando porque duele, porque sentís que te arranca un pedazo de tu propia carne; la sangre discurre por entre la hoja, la bautiza y ahora ese pedazo de mierda es tu hijo bastardo. El que quizá nunca deseaste engendrar pero ahora acá lo tenés, es tuyo. Es tu mierda y con ella debes hacer algo. Quizá te atrevas a mostrársela a una persona que tenga buen criterio; tomarás valor, juntarás coraje y esa mierda, de repente, tiene ahora un nombre, lleva tu apellido, no hay modo de desvincularte de tu arte. Pero la verdadera pregunta es: ¿Vos creaste el arte o el arte te creó a vos?
fotos de mi autoría

Qué es la locura

Hace poco cumplí 26 años. Todavía me cuesta creer que haya llegado a los 26. Si le hubiesen preguntado a mi yo de hace 5 años atrás les diría que el futuro está equivocado, que no llegaré. Pero yo nunca estuve loca, sólo rota y terriblemente vacía. Alguna gente creerá que intentar matarse es la locura en sí misma, en su máxima expresión, mas no comprenden ni jamás lo harán por qué razones uno podría llegar a buscar la muerte. Desafortunadamente el deseo momentáneo no condice con el deseo posterior. El deseo se encuentra en un cambio constante. Uno puede desear morir en un momento determinado de su vida, y aunque sólo vea oscuridad y angustia, las cosas se arreglan con el tiempo, de alguna manera.   Desafortunadamente algunas personas mueren con un solo intento, sin la chance real de volver a sentirse vivo y estable. Sólo basta un intento negativo y propulso a la destrucción para dejar de existir. ¿Acaso esto es la locura? Locura es existir, y vivir bajo este acuerdo de sociedad y cult…