jueves, 12 de marzo de 2015

-escapar-


Incapacidad para escribir. Verborragia mental. Pensamientos unidos por un único deseo: escapar. ¿A dónde? Tengo la limusina esperándome, a mi lado. Tengo un vasto paisaje que me contempla; mas no puedo, no quiero nada de todo el panorama que se me ofrece.
¿Necesito aquello que reclamo mío? No. Pero tengo el dinero y puedo comprarlo. Puedo comprar una pequeña dosis de felicidad momentánea. El mismísimo momento cuando el objeto está en tus manos y sabes que te pertenece. Lleva tu registro, tus huellas dactilares por todas partes. Sin embargo, nada me pertenece y yo no pertenezco más que a un vacío inmenso. Más allá de las grandes montañas, de los bosques tupidos y la tierra de los dioses perdidos.
Supertramp, bienvenida, me saluda el Dios del Olvido. Ahora soy uno de ellos. ¿En qué momento llegué allí, me extravié del buen camino y terminé abandonada? La suerte no juega de mi lado.
Dioses que sólo aparecen en mi mente. Invenciones maravillosas pero terroríficas.

Si solo pudiera de verdad escapar hacia el olvido… 

No hay comentarios: