Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2015

Un día oscuro, muy oscuro

La danza de la muerte, rodea mis entrañas, saborea su ácido eufórico que recorre mi cuerpo entero. Los pies no se detienen cuando la hemorragia verbal de su madre cesa. Solo se dedica a ver la sangre que sale de su boca y se echa a reír como un verdadero loco. Quizá ya lo sea, el pobre diablo se ha transformado en un loco más que dibuja su normalidad con el lápiz labial de su madre. Marca las paredes “Actúa normal”, luego raya la frase y contempla su pequeña obra de arte. Destrucción inmoral del ser. Arte dañada ante el objeto humano; cuando sus dedos rozaron la pared, cuando sus manos dibujaron unas letras, la racionalidad que cabía en su cabeza se partió en dos pedazos y su ser moral dejó de existir. Dicen que la Razón no siempre tiene la razón. Pero ¿A quién le importa? Ramón está a punto de cometer el acto más valiente –o estúpido-, de su vida. No hay lugar para la cobardía, aunque intenta acorralarlo.  Yo decido cuando quiero terminar con todo esto, simplemente estoy esperando. Mientra…

A punto

El cielo es pequeño. ¿Qué se puede hacer con él? Dentro y fuera de mis mejillas, azota el denso viendo de una corriente eléctrica. Se está nublando; el olor que levanta la tierra, las hojas meciéndose violentamente en los árboles, todo indica que está a punto de llover. Pero "a punto" es un punto donde aún el presente no es pasada, y nada de aquello que esperamos, sucede. "A punto" es cuando abres la boca, miras el cielo y te sientes infinita aunque sea solo por un instante. "A punto", es precipitarse a un momento que aún no ha ocurrido, con la mente abierta, latente porque sabemos con exactitud lo que pasará a continuación, cuál será el siguiente paso. "A punto"= Momento exacto de cambio; de anticipación y sobre todo, destructor de la conciencia.

Me pregunto...

"I don't blame you; you're free".



Hoy estuve viendo comerciales anti-drogas y comencé a preguntarme muchas cosas.
Por ejemplo: ¿Cómo le hablaría a mis hijos sobre las drogas y los prevería de todas las consecuencias que traen? ¿Haría alguna diferencia -como madre- decirles: ¡No lo hagas, no es bueno!?
Es decir, en la generación de mi madre y más aún la anterior, habían muchos prejuicios al hablar sobre este tipo de cosas. En especial sobre el sexo.