Ir al contenido principal

Reporte semanal

Viernes-mañana: Mail a E. Me angustio. Lloro un poquito cuando le escribo. Ays, perdón pero se me piantan un par de lágrimas. Nudo en la garganta
Viernes-mediodía: Veo a E. La abrazo, le digo que la extraño. Actuamos como si nada. Ya siento que se fue para siempre. Me dice: Nos vemos el martes. Yo pienso: Sí, el martes y luego nunca más. Ays, otro nudo en la garganta. Viernes-noche: Sueño con V. Ella no viene, no está, no vendrá, no estará. Sábado durante todo el día: Dejo de pensar en V. Me pongo de malhumor. El bagre pica pero no hay comida; mate solo. Idiotizada con la computadora. No hago nada. No hay noche de cine.
Hablo con V.(Otra V.) Quiero verla. Ouch, tengo que esperar hasta las vacaciones. Ya no me calienta.
Sábado-tarde: Pienso mucho en D. Lo termino llamando. No sucede nada. Me siento triste igual.


Llamo a E. (otra E.) le digo que voy a visitarla a la clínica el lunes por la tarde.
Sábado-noche: Vuelvo a soñar con V. Me dice que quería escribirme pero no sé por qué no lo hace. No recuerdo el sueño, sólo se qué es Ella. Me levanto confundida. Reviso los e-mails. V. no responde. V. no aparece. Ya lo sabía. Domingo-mañana: E. responde el e-mail. Me recuerda cuánto nos extraña y que nos vemos el martes (de nuevo con eso)- Ya no quiero llorar ni tengo nudo en la garganta. 
E. se ríe del chiste que le escribí. Es muy mal pero dice que me imagina contándoselo y se ríe. Yo, feliz. Y Julito Iglesias tiene razón:


Prefiero no escribirle a V. porque mi orgullo viene primero. Sí, mi orgullo herido, ctm.
Domigo-mediodía: Armo lista de regalos navideños. Ays, ¿Qué le regalo a D.?

Situación con D.
Todo comenzó como un juego, típico de adolescentes. Un abrazo por acá, otro por allá. Unos piropos.
El juego se profundizó; parecía un campo de batalla, minado a cada paso que avanzábamos.
Un día nos dejaron solitos como si estuviéramos en el jardín de infantes y le di un besito. Lo intenté 3 veces ¡Dicen que la tercera es la vencida! D. me esquivaba todo colorado. Se rió y me dijo Chau. Chaucitooo. Yo me quedé ahí solita, sonriente, pensando en sus labios.
El juego siguió.
Otro día solitos en la misma habitación, D. me dijo que tenías que terminar lo que comenzamos. Me hice la lobolu. "No sé de qué hablás". Histeriqueo V.2.0.
D. avanzaba hacia mí, yo retrocedía hasta que quedé contra la pared. Ctm, pensé, ya no puedo moverme. D. me besó. Yo tenía los ojos abiertos y D. parecía hipnotizado. D. metió lengua, todo bien feito. Pensé: No besa bien, qué lo parió.

D. se fue contentísimo. Yo, nada.
Los días pasaron, el juego se fue apagando. Yo lo esquivaba siempre. D. ya no me gustaba pero lo quería como un amigo.
D. el lunes me dijo: ¿Por qué siento que siempre me ignorás? (D. es muy exigente, siempre pide amor con sus chistes pero cuando tiene que ponerse serio, es muy orgulloso). Me di la vuelta, lo miré sin expresión alguna en la cara y le dije: ¿Nunca se te ocurrió pensar que quizá no estoy interesada? (Ouchhh, perdoname amorcitoo pero es la true). Entonces D. me miró de la misma manera pero sonriendo porque siempre sonríe: Sí, a veces pienso eso.




Así fue la historieta con D. Otro día cuento otro capítulo muy tiernis que ahora no quiero porque me da cosita.
En fin, ese es mi resumen de semana (creo, ¿Creo?)
Bueno, como diría mi buen amigo Jesse Pinkman!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alejandra Pizarnik, ensayo

Ayer estuve en la radio "Industria Argentina" Hablando sobre Alejandra Pizarnik, lejos mi poetiza favorita. Les dejo a continuación el ensayo que escribí sobre ella.

Alejandra Pizarnik: Diarios
“Decir que me abandonaste sería muy injusto; pero que me abandonaron, y a veces me abandonaron terriblemente, es cierto”. Kafka

A través del recorrido por sus diarios que fueron publicados en el 2003, intentaré descubrir una faceta de la poeta, para poder entender mejor sus poemas y su modo de sufrir, que la persiguió durante toda su vida. Quiero invitar al lector, que a través de estas páginas, haga su propio descubrimiento. Claro que yo la estoy leyendo bajo mi punto de vista y mis circunstancias; cada uno desarrollará una propia versión de estos diarios. Podrán o no gustarles su trabajo pero para mí es imprescindible incluirla en estos esbozos de pensamientos puesto que Pizarnik fue una gran influencia para mí, y lo será siempre. Nunca morirá mientras la reviva, ya sea pensando en al…

La primera vez que me hice señorita

Extracto de mi libro "Escrache"
Quizás en algunas familias se festeja cuando te viene por primera vez, se ponen contentos sin embargo yo no tengo muy gratos recuerdos, de hecho, odié el día en que mi cuerpo dejó de ser niña. Odiaba mis bustos en desarrollo, el acné en la cara, la panza a medio estirar y por supuesto, haberme desarrollado. Aquél día me sentía extraña en el colegio, con un terrible dolor de panza (Claro que aún no los identificaba como “ovarios”) y la frente me ardía de excitación. Seguí la jornada como de costumbre y al mediodía ya me encontraba en casa. Largué la mochila al piso y corrí al baño; al bajarme la bombacha lancé un grito ahogado y me quedé dura durante unos instantes. La sangre impregnada en la tela lucía opacada ante aquéllos vívidos pensamientos que se entrecruzaban. “¡Por Dios!” Solo pude decir. La abuela que pasaba por casualidad me miró asustada y enseguida entendió la escena. “Dame la bombacha que la pongo para lavar” Me dijo, y se fue con ella.
Algo realmente libre tiene que poder cuestionar sus impulsos fundamentales, tiene que poder cambiarlos




/quotes Westworld

Concursos