Ir al contenido principal

Let's go back to the start...


No quiero saber, no quiero escucharlo, jamás oirás salir esas palabras de mi boca.
Me he acomodado dentro de lo ordinario, incluso ignorante pero es para protegerme de ti. Sé que aunque me aleje físicamente jamás podré olvidarte pero me pregunto si aún recordarás los buenos momentos que pasamos. Si me voy hoy, ¿Me seguirás amando?
Las cosas aquí se pusieron un poco complicadas. Mamá hace, papá dice, hermana casi nunca está y la abuela me cuida desde el Cielo, quizá mi tía esté allí también. 
Pero yo no quiero irme, aún no quiero formar parte de la familia que me espera arriba. Pero sé que cuando uno muere, la gente finalmente empieza a escuchar, a creer incluso. Porque ya no estás y no hay nada que se pueda hacer. ¿Llorar, gritar, patear, golpear? De nada eso sirve pero si te sirve de algo, quiero decirte que aún te pienso.
Me dijiste: Todo lo que oigo es... nada, como una gran inmenso silencio, un vacío que quiere atraparme.
Y yo te respondí: Solo tienes que seguir mis palabras, siempre te guiarán a un buen camino.
Ahora que el tiempo ha pasado, ¿Aún puedes oírme? ¿Aún sigues en buen camino? Si no es así, entonces discúlpame.
Creo que la distancia nunca me ha resultado tan dolorosa.
Porque quizá realmente sí seas la única excepción en mi vida, a pesar de todos estos baches que tuvimos que atravesar, a pesar de que la gente hablará y criticará. Te reto a que me ames aquí, allí, cerca, lejos, aún aunque estemos a centímetros de distancia. Nunca dije que fuera fácil pero ¿Tan difícil es arriesgarse por amor? 
Me estaba preguntando; te abandono por miedo; solo te importa tu persona; dime que me amas; vuelve, por favor... ¿Cuántas más veces tendremos que equivocarnos para volver a encontrarnos? 
Te juro que volveré al comienzo si eso te hace feliz, volveré a encontrarme contigo y sonreírte; tú moverás la cabeza y te morderás el labio, yo continuaré sonriendo. 

- Hola, mi nombre es...
- Mucho gusto
- No lo sé, tengo la sensación de que ya nos hemos visto.
- Quizá -Reirás y seré inmensamente feliz.

Horrible pensar que tu persona valdrá más cuando te hayas ido. Nunca, nunca lo digas por favor porque... No quiero saber, no quiero escucharlo... 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alejandra Pizarnik, ensayo

Ayer estuve en la radio "Industria Argentina" Hablando sobre Alejandra Pizarnik, lejos mi poetiza favorita. Les dejo a continuación el ensayo que escribí sobre ella.

Alejandra Pizarnik: Diarios
“Decir que me abandonaste sería muy injusto; pero que me abandonaron, y a veces me abandonaron terriblemente, es cierto”. Kafka

A través del recorrido por sus diarios que fueron publicados en el 2003, intentaré descubrir una faceta de la poeta, para poder entender mejor sus poemas y su modo de sufrir, que la persiguió durante toda su vida. Quiero invitar al lector, que a través de estas páginas, haga su propio descubrimiento. Claro que yo la estoy leyendo bajo mi punto de vista y mis circunstancias; cada uno desarrollará una propia versión de estos diarios. Podrán o no gustarles su trabajo pero para mí es imprescindible incluirla en estos esbozos de pensamientos puesto que Pizarnik fue una gran influencia para mí, y lo será siempre. Nunca morirá mientras la reviva, ya sea pensando en al…

La primera vez que me hice señorita

Extracto de mi libro "Escrache"
Quizás en algunas familias se festeja cuando te viene por primera vez, se ponen contentos sin embargo yo no tengo muy gratos recuerdos, de hecho, odié el día en que mi cuerpo dejó de ser niña. Odiaba mis bustos en desarrollo, el acné en la cara, la panza a medio estirar y por supuesto, haberme desarrollado. Aquél día me sentía extraña en el colegio, con un terrible dolor de panza (Claro que aún no los identificaba como “ovarios”) y la frente me ardía de excitación. Seguí la jornada como de costumbre y al mediodía ya me encontraba en casa. Largué la mochila al piso y corrí al baño; al bajarme la bombacha lancé un grito ahogado y me quedé dura durante unos instantes. La sangre impregnada en la tela lucía opacada ante aquéllos vívidos pensamientos que se entrecruzaban. “¡Por Dios!” Solo pude decir. La abuela que pasaba por casualidad me miró asustada y enseguida entendió la escena. “Dame la bombacha que la pongo para lavar” Me dijo, y se fue con ella.
Algo realmente libre tiene que poder cuestionar sus impulsos fundamentales, tiene que poder cambiarlos




/quotes Westworld

Concursos