Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2014

Las voces que aún permanecen en la memoria

Artículo Clarín sobre la AMIA, miércoles 18 de julio de 2012: “Los muertos vuelven a morir cada vez que una sociedad olvida”.
Las voces que aún permanecen en la memoria
El hombre de cincuenta años, de baja estatura pero escuálido, entró a la sala del hospital donde su padre acababa de fallecer. Lo miró durante un largo rato mientras el médico le explicaba que ya no había nada que hacer. Pero el hombre, no le presta atención, realmente. Estaba concentrado en  la expresión de la cara del difunto, ruda, sus músculos no estaba relajados.             El médico pareció percibir lo que estaba pensando y se atrevió a decir unas palabras, que bien sabía, no eran de su incumbencia.   - ¿Sabés? Estaba bastante tranquilo, con aquella misma mirada fija en la ventana. Parecía como si no le preocupara el hecho de que iba a morir.             Morris lo miró por primera vez y asintió, y se tomó su tiempo para hablar - ¿Le puedo hacer una pregunta?    - Pues claro   - ¿Acaso él… dijo algo antes de…?           …

Los libros que se olvidan

Me pregunto por qué los buenos libros, aquellos que te hacen reflexionar, terminan olvidados, en desuso, como si nunca hubiesen sido creados y mimados en cada palabra latente que forma la trama de la historia... Un día entrás a esa librería de aspecto desaliñado, casi en ruinas, con millones de libros usados, apilados unos junto a otros. Difícil de distinguirlos de manera particular, pues forman una gran masa: El gran libro. Quisiera cogerlo entero y absorber cada centímetro de sí pero no puedo porque en cuanto me acerco, comienzo a distinguir los títulos que conforman al libro. Uno llama tu atención. No es por el precio barato en exposición, ni su aspecto arrugado a tal punto que se deformó y no se reconoce si es un libro o pedazos de papales unidos. 
No importa. Lo tomás con tus dos manos y ya podés sentir su poder. Un título, acompañado de una ciudad en ruina, llama tu atención y te olvidás dónde estás y cómo llegaste allí, casi por inercia, para escapar de las tóxicas avenidas y la…

Descarga

¿Cómo puede todo esto desvanecerse? No, no quiero hablar. Pero me duele. No te quiero, me equivoqué. Fue solo un beso. ¿Podemos volver a empezar?
Realmente lo siento pero es algo que me supera. No puedo respirar. Quiero llorar. Quiero olvidarme de que alguna vez sucedió pero los meses siguen pasando y vos no estás acá. Ni acá ni allá. Decime, ¿Existe el Cielo? ¿Cómo se siente?
Ayer estaba en el piso número veinte, en la casa de una amiga de mamá, y  pensé en Ponce que se suicidó saltando de un sexto piso.
Miré para abajo, solo se veían las luces de las casas y los edificios. Ninguna señal del suelo. Pensé qué se sentiría arrojarme. Volar por solo un tiempo, antes de estrellarme y morir.
Pero resulta que yo no quiero morirme, pero a veces me siento triste hasta morir, no puedo evitarlo. Y me acuerdo de vos y me pongo a llorar. Sé que no te conocí bien pero duele, maldita sea. DUELE.
¿Qué pérdida no duele? Decime. ¿Eh?
Este no tenía que ser tu final. Y me molesta toda esa gente estúpida…

Concursos