Ir al contenido principal

¿Lo hice? ¿Lo hice?



"Recuerdo que hace años me dijeron que debía tomar precauciones respecto al amor, lo hice, lo hice..."
¿Lo hice? ¿O siempre fui una niña asustadiza, en busca de un poco de amor, mendigando alguna palabra que sonase dulce, un calor humano que matara este frío interno?
Y luego la canción continúa: "Era descuidada, me olvidé. Lo hice, Lo hice".
Pero a mí nunca me advirtieron que el amor podía ser tan doloroso, tan punzante. Me crearon expectativas altas, salidas de cuentos de princesas.
Corazón dócil, de fácil conquista; cae ante la tentativa de un amor eterno, un futuro con promesas, algunas palabras dulces y luego su voz, guiándome por este sendero, diciéndome que no tema, que jamás me lastimará. Pero yo no he tomado precauciones y definitivamente, me termina lastimando.
¿Cuántas, ¡Oh, dime!, cuántas veces hemos vuelto hacia atrás?
Doy vuelta como en un carrusel, donde me encuentro sola. Su voz resuena de algún rincón, mas ningún rostro se asoma. Te digo adiós... ¿Te lo digo? ¿Me lo digo a mí misma?
¿Me prometes que siempre vamos a estar juntos? Me dice, y mis labios tiemblan. mi fuerza flaquea. Por suerte, estamos muy lejos, y no puede verme. No puede ver lo que mi rostro expresa: Terror. Miedo. Ilusión. Y algunas recuerdos claro... Porque yo también hice aquella misma pregunta, y me engañaron, porque prefiero la verdad aunque duela más y porque yo no quiero lastimarte, intento que mis palabras sean lo más honestas que pueden ser.
Porque no quiero que conozcas, a tan temprana edad, lo que es la desilusión. Porque cuando te aman y te abandonan, duele aún más que cuando te dejan porque ya no te aman. Porque sabes que el amor sigue allí, esperándote, pero no puedes alcanzarlo. Él te empujó muy lejos de su cuerpo, fuera de su universo.
¡Oh, mi Dios, la insoportable incerteza de saber si aún te ama! Querer correr, aunque generalmente solo vagamos en las calles, para preguntarle, sin esperar respuesta alguna: ¿Aún me sigues amando como lo prometiste?
Y de fondo, me dicen: Está bien no estar bien. Pero existe esta maldición de tener que aparentar que todo está perfecto; que tu vida está encaminada. Y ¿Si no sabes qué diablos hacer con ella? ¿Quedarás marginado?
Si pudiera... ¡Esperen! Aún puedo. Sí, aún puedo no cometer aquel error que me lleva a uno más grande.
"Es tu decisión", me dijo. ¡Y yo cuánto odio la idea de que depositen toda la responsabilidad en mí!
En estas noches, querida Pizarnik, quisiera que me abraces con tus dulces y temblorosas palabras, para quitar todas las dudas que caben en mí.
Ya cometí ese error... no quiero volverlo a repetir.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
El amor es un cubo de rubik para el que no tenemos manos...

Entradas populares de este blog

Are you proud of who I am?

La muerte es la negación lógica de la vida (leo por ahí ) pero ¿Qué es la vida?, ¿Realmente es la muerte una negación o algo que simplemente no podemos evitar?, ¿Qué es lo lógico, acaso no es un parámetro al igual que la normalidad?
Los domingos filosóficos y lluviosos son de lo más lindo para mí aunque termine con dolores de cabeza.

Cierro mis ojos y todo está bien

Ayer empecé de nuevo teatro donde hacía el año pasado. El grupo es totalmente nuevo; tenía la esperanza de que quedara alguien de mi camada pero no. No importa, son muy copados y la pasé bien cuando pude relajarme.
Es cuestión de acostumbrarme al grupo y al teatro de nuevo. Es... hermoso.
Empecé justo donde dejé el año pasado: Tengo que hacer una re-presentación de una canción a elegir.
Cuando volví de teatro intenté dormir algo pero estaba tan exaltada que ya hice la representación y creo (creo) que puede salir algo bueno de esto.
Se va a exponer más adelante (qué nervios!!)
Tengo anotados unos puntos a seguir durante la canción pero luego lo transformaré en un cuento para que pueda subirlo al blog y que me cuenten qué les parece.
Aparte de teatro, mi fin de semana siguió su ritmo habitual.
Mañana: Taller de escritura.
Estoy contenta y espero poder conservar ambos talleres ya que me hacen bien y son realmente un motivo de vida, si se lo podría llamar así.

Qué es la locura

Hace poco cumplí 26 años. Todavía me cuesta creer que haya llegado a los 26. Si le hubiesen preguntado a mi yo de hace 5 años atrás les diría que el futuro está equivocado, que no llegaré. Pero yo nunca estuve loca, sólo rota y terriblemente vacía. Alguna gente creerá que intentar matarse es la locura en sí misma, en su máxima expresión, mas no comprenden ni jamás lo harán por qué razones uno podría llegar a buscar la muerte. Desafortunadamente el deseo momentáneo no condice con el deseo posterior. El deseo se encuentra en un cambio constante. Uno puede desear morir en un momento determinado de su vida, y aunque sólo vea oscuridad y angustia, las cosas se arreglan con el tiempo, de alguna manera.   Desafortunadamente algunas personas mueren con un solo intento, sin la chance real de volver a sentirse vivo y estable. Sólo basta un intento negativo y propulso a la destrucción para dejar de existir. ¿Acaso esto es la locura? Locura es existir, y vivir bajo este acuerdo de sociedad y cult…