Ir al contenido principal

Conversaciones conmigo misma







- ¿De verdad vas a hacerlo?
- ¿Qué otra opción me queda?
- No lo sé, ¿Hablar? Siempre es bueno.
- Te estoy hablando ahora.
- No, me estás diciendo lo que vas a hacer, de lo que no estoy de acuerdo.
- Bueno, de acuerdo. No lo haré. Me quedaré sentada aquí, mirando películas contigo mientras el tiempo pasa y sigo sentada como una estúpida.
- Me parece un plan perfecto.
- Me dijo que todo estaba igual que antes… Y… no lo sé. Prometí que la próxima vez le diría que no me hablara porque me lastimaba pero no pude hacerlo porque… una parte de mí sigue anhelando aquel amor platónico.
- Ahora sí estás hablando en lugar de engullirte las palabras.
- No me juzgues. Cada uno hace lo que puede.
- ¿Y qué más quisieras poder decirle?
- Que lo extraño, que me dé una segunda oportunidad.
- ¿Crees que es realista eso que pedís?
- ¡Claro que no! Él sale con otra… y yo no sé qué lugar ocupo en su cabeza ahora. Quizás sea el relleno de una torta, un extra en una película y la incertidumbre me mata.
- ¿Por qué no se lo preguntas?
- No puedo, no quiero. Mi orgullo está primero. No me puedo mostrar débil ante él. Tengo que actuar como si su ida, mejor dicho su huida, nunca me afectó y que sigo siendo la misma persona fuerte de antes.
- Y mientras tanto, eso te está matando por dentro.
- Cada vez que me habla, que vuelve hacia mí, es una espina que se clava en mi corazón. Una más, de las tantas que cargo.
- No puedes decirle adiós, ¿Verdad?
- Nunca se lo puedes decir al primer amor de tu vida.
- ¿El primero?
- Bueno, el segundo pero este al menos sí fue real. Aún recuerdo su perfume en mis sábanas, sus besos, nuestros momentos acostados en la cama hablando de los sueños de convertirnos en grandes escritores. Soñábamos el mundo entero y todo estaba a nuestro alcance. No había nada que no pudiéramos conseguir.
- Excepto la realidad. Saber que solo eran sueños.
- ¡Deja de lastimarme! ¿Por qué no puedo soñar? Soñar es lo único que puedo permitirme ahora mismo porque la realidad duele más. Necesito desplazarme continuamente entre libros, imaginarme un paisaje distinto donde solo existe mi imaginación.
- ¿No te arrepientes?
- ¿De haber amado?
- Sí.
- A veces pero si no lo hubiera hecho nunca hubiera sabido lo que es amar con locura, pasión, con fervor. Aunque el amor me haya destruido.
- Entonces valió la pena.
- El mientras tanto lo valió; la despedida fue más dura porque nunca hubo una. Desapareció, me dejó sola, vacía, adolorida. El inmenso vacío me tragó.
- Entonces deberías poder decirle adiós de una vez por todas.
- Ojalá, ojalá pudiera. Aún no estoy lista para hacerlo. Quizás un día cuando encuentre una persona que me haga feliz, reír sin razón, palpitar este corazón marchito. Pero aún tengo esperanzas, no todos los días, claro, pero debo aferrarme a algo.
- Repito: Debes decirle adiós.
- Algún día, querida Lucía, algún día.

Comentarios

  1. está guay el blog! muy variado y los gifs muy acertados! te invito a pasar por :
    http://boccachicobeat.blogspot.fr/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

We live in a rainbow of chaos

Entradas populares de este blog

Alejandra Pizarnik, ensayo

Ayer estuve en la radio "Industria Argentina" Hablando sobre Alejandra Pizarnik, lejos mi poetiza favorita. Les dejo a continuación el ensayo que escribí sobre ella.

Alejandra Pizarnik: Diarios
“Decir que me abandonaste sería muy injusto; pero que me abandonaron, y a veces me abandonaron terriblemente, es cierto”. Kafka

A través del recorrido por sus diarios que fueron publicados en el 2003, intentaré descubrir una faceta de la poeta, para poder entender mejor sus poemas y su modo de sufrir, que la persiguió durante toda su vida. Quiero invitar al lector, que a través de estas páginas, haga su propio descubrimiento. Claro que yo la estoy leyendo bajo mi punto de vista y mis circunstancias; cada uno desarrollará una propia versión de estos diarios. Podrán o no gustarles su trabajo pero para mí es imprescindible incluirla en estos esbozos de pensamientos puesto que Pizarnik fue una gran influencia para mí, y lo será siempre. Nunca morirá mientras la reviva, ya sea pensando en al…

Las dos caras de dos monedas

Tony, he de recordarte una sola cosa. Los trenes parten bien temprano por la mañana, desaparecen en una estela de vapor, tu boca los imitaba (tu, tum, tu, tu; tu, tum, tu, tu), yo te veía alejarte a la par, tus dedos maquinales, tus ojos rodantes, tus músculos de acero, eran como un gran monstruo asustado. Pero luego lostrenes regresan, nos llevan devuelta a casa. Tú nunca podrías ser un tren, porque nunca regresaste.
Mariquita, he de recordarte una cosa. Basaste tu personaje en el grandilocuente Dios, maestro de las flores y estudiante de la bondad. Dios rodea los centímetros de los tallos que crecen erguidos al sol, posa sus manoplas en la película transparente del océano para besar con sus labios salados la extensión total de la vida. Dios es el amor que depositan los carteros en los buzones, la sonrisa magistral con que recogen la correspondencia los diminutos seres, Dios controla el camino que une el sentido y la razón. Encontraste la forma de escabullir tu esqueleto en los int…

Piensa

Cuando me levanté de la mesa miré ligeramente hacia atrás; no por mucho tiempo, sólo un vistazo. Y luego miré a mi alrededor. ¿Quiénes de todas estas personas se sentarán en la mesa que acabo de dejar? ¿Cuál es su historia? ¿Por qué están acá? ¿Pasarán un buen rato o quizá se reúnan por una despedida? Ciertamente yo no la pasé muy bien. Esperé más de lo que podía darme. A fin de cuentas es un lugar. Los lugares no significan nada. Una mesa, una silla, una cerveza. El símbolo es la persona. Con quiénes estás, por qué están juntos, qué son las cosas que se dicen. Y yo recuerdo haberla imaginado conmigo.

Concursos