Ir al contenido principal

I love you




Me dijiste te amo, y luego te disculpaste. Yo solo sonreí, porque no sabía qué contestar. Sé que todos ansiamos que nos digan cuánto los amamos, pero si el amor es apresurado termina desgastándose y eso es exactamente lo que no quiero.
Quiero ir despacio, amarte lentamente, despertar un día y extrañarte hasta que me duela el pecho.
Abrazada a tu recuerdo, paso estos días sin ti, llamándote en mis sueños. Todo lo que quería era amar, me dije una vez, y ahora se me presenta el amor en el aquí y ahora, y tengo miedo de arruinarlo. De alejarte de mi cuerpo antes de que te decepciones de mí. Pero la verdad es que solo tengo miedo de enamorarme.
Hace un tiempo creí que mi corazón iba a estallar en miles de pedazos y que jamás podría juntarlos. Que tendría que vivir de a partes, oculta en la oscuridad para no perderme. Te cuento que una parte de mí se fue aquél día que él me dijo adiós. No, no lo dijo, simplemente se fue.
Me encontraba perdida, trastabillando de un lado hacia el otro, intentando encontrarle un sentido a la vida, un propósito. 
Con el tiempo, la herida fue cerrándose pero el miedo, ¡Oh, el miedo! No se fue. Si me tocas demasiado fuerte gritaré, me retorceré de dolor, pediré piedad. Suéltame. Suéltame. Déjame morir en soledad. Pero sé que no lo harás, que me abrazarás y no me dejarás ir, susurrándome: Quédate conmigo porque yo te amo y te protegeré. 
Me enredaré en tus brazos, seremos una sola persona, entenderé que no se puede morir de amor, y que el sufrimiento puede sustituirse, cambiar en miles de maneras. Pero si tu no me faltas, esta llama que late dentro mío no se extinguirá. 
Te pido, te ruego, no me alejes, por favor, que si lo haces no sé si podré volver a reponerme. 
Recuérdame estas dos semanas; volveré pronto y ya no será un beso de despedida, será un eterno comienzo.
Mi cabeza piensa en todos los planes que haríamos juntas, mi cabeza me demanda que te recuerde  y no habrá ya nadie de por medio. ¡Que hablen, que digan lo que quieran! Yo te tengo a ti, y tú me tienes a mí. 

Comentarios

PinkTomate. ha dicho que…
Que hermosa entrada, es hermoso enamorarse, pero ese sentimiento acarrea una gran responsabilidad, si,con la otra persona, pero más que todo con nosotros mismos.

Un abrazo.

Entradas populares de este blog

Are you proud of who I am?

La muerte es la negación lógica de la vida (leo por ahí ) pero ¿Qué es la vida?, ¿Realmente es la muerte una negación o algo que simplemente no podemos evitar?, ¿Qué es lo lógico, acaso no es un parámetro al igual que la normalidad?
Los domingos filosóficos y lluviosos son de lo más lindo para mí aunque termine con dolores de cabeza.

Alejandra Pizarnik, ensayo

Ayer estuve en la radio "Industria Argentina" Hablando sobre Alejandra Pizarnik, lejos mi poetiza favorita. Les dejo a continuación el ensayo que escribí sobre ella.

Alejandra Pizarnik: Diarios
“Decir que me abandonaste sería muy injusto; pero que me abandonaron, y a veces me abandonaron terriblemente, es cierto”. Kafka

A través del recorrido por sus diarios que fueron publicados en el 2003, intentaré descubrir una faceta de la poeta, para poder entender mejor sus poemas y su modo de sufrir, que la persiguió durante toda su vida. Quiero invitar al lector, que a través de estas páginas, haga su propio descubrimiento. Claro que yo la estoy leyendo bajo mi punto de vista y mis circunstancias; cada uno desarrollará una propia versión de estos diarios. Podrán o no gustarles su trabajo pero para mí es imprescindible incluirla en estos esbozos de pensamientos puesto que Pizarnik fue una gran influencia para mí, y lo será siempre. Nunca morirá mientras la reviva, ya sea pensando en al…
They really are once in a  generation {the sparks that started the fire}



El arte es una mierda, se crea desde la mierda del más mísero sentimiento. No se supone que te hace sentir bien en el mismísimo momento en el que estás creando porque duele, porque sentís que te arranca un pedazo de tu propia carne; la sangre discurre por entre la hoja, la bautiza y ahora ese pedazo de mierda es tu hijo bastardo. El que quizá nunca deseaste engendrar pero ahora acá lo tenés, es tuyo. Es tu mierda y con ella debes hacer algo. Quizá te atrevas a mostrársela a una persona que tenga buen criterio; tomarás valor, juntarás coraje y esa mierda, de repente, tiene ahora un nombre, lleva tu apellido, no hay modo de desvincularte de tu arte. Pero la verdadera pregunta es: ¿Vos creaste el arte o el arte te creó a vos?
fotos de mi autoría