Ir al contenido principal

I love you




Me dijiste te amo, y luego te disculpaste. Yo solo sonreí, porque no sabía qué contestar. Sé que todos ansiamos que nos digan cuánto los amamos, pero si el amor es apresurado termina desgastándose y eso es exactamente lo que no quiero.
Quiero ir despacio, amarte lentamente, despertar un día y extrañarte hasta que me duela el pecho.
Abrazada a tu recuerdo, paso estos días sin ti, llamándote en mis sueños. Todo lo que quería era amar, me dije una vez, y ahora se me presenta el amor en el aquí y ahora, y tengo miedo de arruinarlo. De alejarte de mi cuerpo antes de que te decepciones de mí. Pero la verdad es que solo tengo miedo de enamorarme.
Hace un tiempo creí que mi corazón iba a estallar en miles de pedazos y que jamás podría juntarlos. Que tendría que vivir de a partes, oculta en la oscuridad para no perderme. Te cuento que una parte de mí se fue aquél día que él me dijo adiós. No, no lo dijo, simplemente se fue.
Me encontraba perdida, trastabillando de un lado hacia el otro, intentando encontrarle un sentido a la vida, un propósito. 
Con el tiempo, la herida fue cerrándose pero el miedo, ¡Oh, el miedo! No se fue. Si me tocas demasiado fuerte gritaré, me retorceré de dolor, pediré piedad. Suéltame. Suéltame. Déjame morir en soledad. Pero sé que no lo harás, que me abrazarás y no me dejarás ir, susurrándome: Quédate conmigo porque yo te amo y te protegeré. 
Me enredaré en tus brazos, seremos una sola persona, entenderé que no se puede morir de amor, y que el sufrimiento puede sustituirse, cambiar en miles de maneras. Pero si tu no me faltas, esta llama que late dentro mío no se extinguirá. 
Te pido, te ruego, no me alejes, por favor, que si lo haces no sé si podré volver a reponerme. 
Recuérdame estas dos semanas; volveré pronto y ya no será un beso de despedida, será un eterno comienzo.
Mi cabeza piensa en todos los planes que haríamos juntas, mi cabeza me demanda que te recuerde  y no habrá ya nadie de por medio. ¡Que hablen, que digan lo que quieran! Yo te tengo a ti, y tú me tienes a mí. 

Comentarios

PinkTomate. ha dicho que…
Que hermosa entrada, es hermoso enamorarse, pero ese sentimiento acarrea una gran responsabilidad, si,con la otra persona, pero más que todo con nosotros mismos.

Un abrazo.

Entradas populares de este blog

Cierro mis ojos y todo está bien

Ayer empecé de nuevo teatro donde hacía el año pasado. El grupo es totalmente nuevo; tenía la esperanza de que quedara alguien de mi camada pero no. No importa, son muy copados y la pasé bien cuando pude relajarme.
Es cuestión de acostumbrarme al grupo y al teatro de nuevo. Es... hermoso.
Empecé justo donde dejé el año pasado: Tengo que hacer una re-presentación de una canción a elegir.
Cuando volví de teatro intenté dormir algo pero estaba tan exaltada que ya hice la representación y creo (creo) que puede salir algo bueno de esto.
Se va a exponer más adelante (qué nervios!!)
Tengo anotados unos puntos a seguir durante la canción pero luego lo transformaré en un cuento para que pueda subirlo al blog y que me cuenten qué les parece.
Aparte de teatro, mi fin de semana siguió su ritmo habitual.
Mañana: Taller de escritura.
Estoy contenta y espero poder conservar ambos talleres ya que me hacen bien y son realmente un motivo de vida, si se lo podría llamar así.

Are you proud of who I am?

La muerte es la negación lógica de la vida (leo por ahí ) pero ¿Qué es la vida?, ¿Realmente es la muerte una negación o algo que simplemente no podemos evitar?, ¿Qué es lo lógico, acaso no es un parámetro al igual que la normalidad?
Los domingos filosóficos y lluviosos son de lo más lindo para mí aunque termine con dolores de cabeza.

I can't stop dreaming now

Pasaste por el otro lado, donde mi mirada podía alcanzarte pero no lo hice puesto que ya no significa nada -o al menos eso intento. Si pudiese resignificarte no lo haría, preferiría que me tragara el olvido antes que perecer nuevamente ante las puertas de aquel sentido escrupuloso e inútil que es el amor.
Preferiría ser león antes que cordero, y lamer las heridas de mi víctima, que pongan el cuerpo los otros, que se desangren y que se atrevan a sentir, puesto que no seré yo, no serán las palabras las que representen este estado confuso que atravieso, será el silencio y luego será nada. Nada, nada, nada...


Concursos