sábado, 17 de noviembre de 2012

La vida

Arráncame el dolor que sobrepasa mis tardes, mis noches incompletas.
Arráncame lo que creas que sobra de mí. No quiero continuar viviendo una vida que no puede ser luchada.
Tantas oportunidades como personas en el mundo. Terminaremos encontrándonos, aunque más desdichados y en soledad, para que nuestros cuerpos se fundan en uno. Y te digo, que no me importará cuán rota estés porque he venido a sanar tus heridas. Sólo déjame estar a tu lado, déjame entrar por una rendija, por un hueco que nadie ni nada puede rellenar. 
Seré tu sombra, alimentaré tu ego hasta que te respetes, hasta que puedas afirmar: Soy alguien en esta vida y me lo merezco. 
A veces es impensable el efecto que puede tener una persona sobre ti, maravilloso, pero ten cuidado porque  así como te hacen feliz pueden quitarte todo de ti; mas yo no lo permitiré. 
Amo lo que queda del amor luego de una tempestad, amo las sonrisas cuando camino por la calle, amo amanecer otro día sintiendo que puedo hacer una diferencia. Y así como amo la vida, te amaré a ti.

No hay comentarios: