martes, 30 de octubre de 2012

La novela

Ahora que terminé mi segunda novela (Tiempo record: 17 días!!!) no sé qué hacer. En realidad, sí. Tengo que pasarla a la computadora porque solo pasé unas hojas. Escribo a mano siempre, me es mejor el papel y la lapicera la verdad. Y luego, corregirla y llevarla a editoriales para ver qué les parece.
Por cómo terminó, tendré que hacer una segunda parte. Aún no tengo mucha idea de qué tratará, solo la base. Pero eso más adelante...
Cuando uno termina un libro, ya sea que lo escribe o lo lee, se siente ese vacío. Es como si algo muriera dentro tuyo y hay que hacer un pequeño duelo antes de entrar al próximo. Así me siento. Pero estoy muy contenta de haber podido escribirla, por más que no vea la luz de las librerías, estoy orgullosa de mi creación.
Eso es lo increíble de escribir: Podés usar tu imaginación y escribir lo que sea. Crearte una y otra vez, hasta dar con el personaje indicado. Podés ser lo que quieras. Fuerte, valiente y decidida. Puedo salir del estado físico-real y sumergirme en una realidad fuera de lo normal, donde a veces me gustaría ir.
Creo que a veces escribo para eso, para poder enfrentar la realidad, porque sin mis fantasías, no sé qué haría.
Hubo un período de mi vida, que escribía para sobrevivir. Ahora logré escribir por placer, placer a lo que estaba creando y eso es maravilloso.
Todos deberíamos poder explayar nuestros sentimientos y sueños a través del arte. El arte mi salvó, literalmente. Pero como sé, esto es un día a día, luchar para vivir otro día. Así que, seguiré creando hasta encontrarme con mí misma en la realidad y gustarme.

No hay comentarios: