martes, 12 de junio de 2012

Yo, oculto

"Las palabras no hacen el amor, hacen la ausencia".
Nuevamente, aquí, citando a la genialidad de Alejandra Pizarnik.
Mis palabras, además de ausentarse, hacen el silencio. Sólo en mis escritos pueden ser; pero en la realidad, pareciera que me viera obligada a callar.
¿Qué es lo que callo? El otro día me dijeron que tienen la impresión de mí, de que siempre vivo ocultando algo. Yo también lo siento así. Pero no sé con exactitud qué es lo que oculto.
(Mamá, ¿Podés dejar de hablarme? No me ayudás, ahora, en nada)
Estoy endeudada con todo lo posible en la vida, y no sólo me refiero a dinero. Todo es deudas, deudas, deudas, y yo me pierdo en ellas.
El personaje Tomás, de mi novela, es un adolescente que también oculta, por miedo, por prejuicio, porque es lo que sabe hacer, su mecanismo de defensa.
Y está pasando por serios problemas personales. Está en la eterna duda del "ser o no ser". Es lógico porque tiene 15 años, está, ya saben, en esa etapa. Pero yo también lo estoy, y le llevo 5 años.
Conflictos que pueden llevar una vida entera resolver, porque hay cosas que no tienen una respuesta definitiva.

2 comentarios:

p i l i dijo...

El que digan "es sólo una fase" siempre me molestó un poco. Sí, los adolescentes con todos los cambios que tienen, tienen a veces esos conflictos. Pero para ciertas personas, esos conflictos ya está en el propio ser. La edad física es sólo un detalle.
Ya quiero leer tu novela :)
Un abrazo!

Forgotten words dijo...

Pues quiero decirte que no tienes que sentir mal ni rara por eso, ya que son muchas mas las personas que se encuentran como tú, y sino solo tienes que ver a Jane...
Pero lo importante no esta en el problema en si sino en como lo afrontes y el lugar que le des en tu vida y en tu corazón..hay cosas que no sabremos hasta que la muerte nos extienda la mano, hay otras que aprenderemos por el camino y otras que se quedarán ahí perdidas por perdida de interés, pero lo que nunca podemos hacer es dejar que estas guien nuestra vida