Ir al contenido principal

Sólo sé que no sé nada


No sé si escribirte un poema o callarte. Me estás volviendo loca, y no pasó una semana. Me quemás la cabeza.
¿Sos un sueño, o sos real?
No sé si debería abrirme tanto, tengo miedo a salir lastimada pero cuando te veo, me olvido de mí, de mis amores pasados, las malas jugadas de la vida. Y te dejo entrar. ¿Es eso malo?
Pandora (Skins) diría que es amor. Yo no lo llamo así. No todavía, pasó muy poco tiempo, pero ¿Qué mas puedo agregar? Me tenés, en todo sentido.
A veces quisiera ser más dura, menos ilusa, pero no puedo. Cuando estoy con vos, todas mis fuerzas se me van (Como dice la canción de Jesse and Joy - Espacio Sideral).
O: "Me hacés débil", como diría Effy (Skins, nuevamente).
Pero acá estoy escribiéndote, palabras que sé que no llegarás a leer, y no sé lo que espero.
La facilidad con la que me pierdo cuando te miro a los ojos, me asusta, entonces bajo la mirada. No puedo sostenerla por mucho tiempo aunque así quisiera, observarte una vida entera, abrazada a vos.
Y quisiera llorar, ¿Por qué? Esa es una buena pregunta. Porque no me gusta estar en este estado, estar pendiente de vos. No quiero que me veas así, rendida ante vos porque eso sería mostrarte todas mis debilidades y aún es muy pronto. Demasiado pronto, pero siento que te conozco de toda la vida.
¿Por qué el amor o lo que sea, nos vuelve tan débiles? Y siempre está el miedo de que ese amor no encaje en el corazón del otro, que cierre las persianas, que te deje atrás, que te use, te tire a la calle en un bollito, como a un papel.
Ahí es cuando me odio, porque simplemente a vos no podría odiarte. Entonces el odio pega contra el espejo, y rebota hacia mí.
"No seas tan estúpida", me repito. ¿Dónde quedó el orgullo?
Pero no me siento regalada, ni mucho menos. Me siento enganchada, como nunca antes lo había estado, y me da miedo.
Miedo de que me abandones, o que yo, especialista en las huídas, te abandone primero, por miedo a perderte.
Y si te pierdo, ¿Qué más da? Seguiré viviendo, en soledad, como lo hice hasta ahora, aunque te llevarás una parte de mí, debo confesarte. Como con cada amante que amé. Todos ellos tienen una parte de mí, si lograra juntarlas, quizás volvería a ser yo pero sé que eso no es posible. Estoy dolida, vengo de un pasado herido que no ha aprendido a madurar.
Podría arruinarlo todo, con un simple mensaje, podría echarme para atrás, podría echarte a vos a un lado. Mi corazón me repite: No, no es eso lo que querés. Querés que se quede, y que la palabra infinito no sea suficiente, para almacenar tus momentos con él.
Sí, eso querés. Querés que sea infinito.
Estás llorando por una ausencia irreal, que aún no es. Estás llorando porque quisieras tenerlo acá, en tus brazos.
Te digo, ¿Qué me importan los demás? Dejalos que hablen, yo solo quiero estar con vos.

Comentarios

  1. Que hermosa reflexión, si que estás enamorada, yo he tenido la oportunidad de sentir amor, pero no lo dejé por miedo, no hagas lo mismo que yo, es mejor llorar por haber amado que llorar por nunca haber amado.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Mucha gente al leer estas palabras te diría que representan el gran dilema entre razón y corazón, pero la verdad la únical ucha que hay es la que se libra justo dentro de tu corazón, donde se enfrenta la ilusión, la esperanza, el cariño, las ganas, la locura y el amor todos contra el miedo..y tu crees que el miedo podrá con todos esos sentimientos? yo apuesto que no ;)
    Tambien hablas del poco tiempo, pero en realidad los sentimientos entienden de eso? yo apuesto que tampoco
    Espero que te dejes llevar y te des la oportunidad de ver que pasará y porque no de ser feliz ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

We live in a rainbow of chaos

Entradas populares de este blog

Cierro mis ojos y todo está bien

Ayer empecé de nuevo teatro donde hacía el año pasado. El grupo es totalmente nuevo; tenía la esperanza de que quedara alguien de mi camada pero no. No importa, son muy copados y la pasé bien cuando pude relajarme.
Es cuestión de acostumbrarme al grupo y al teatro de nuevo. Es... hermoso.
Empecé justo donde dejé el año pasado: Tengo que hacer una re-presentación de una canción a elegir.
Cuando volví de teatro intenté dormir algo pero estaba tan exaltada que ya hice la representación y creo (creo) que puede salir algo bueno de esto.
Se va a exponer más adelante (qué nervios!!)
Tengo anotados unos puntos a seguir durante la canción pero luego lo transformaré en un cuento para que pueda subirlo al blog y que me cuenten qué les parece.
Aparte de teatro, mi fin de semana siguió su ritmo habitual.
Mañana: Taller de escritura.
Estoy contenta y espero poder conservar ambos talleres ya que me hacen bien y son realmente un motivo de vida, si se lo podría llamar así.

Alejandra Pizarnik, ensayo

Ayer estuve en la radio "Industria Argentina" Hablando sobre Alejandra Pizarnik, lejos mi poetiza favorita. Les dejo a continuación el ensayo que escribí sobre ella.

Alejandra Pizarnik: Diarios
“Decir que me abandonaste sería muy injusto; pero que me abandonaron, y a veces me abandonaron terriblemente, es cierto”. Kafka

A través del recorrido por sus diarios que fueron publicados en el 2003, intentaré descubrir una faceta de la poeta, para poder entender mejor sus poemas y su modo de sufrir, que la persiguió durante toda su vida. Quiero invitar al lector, que a través de estas páginas, haga su propio descubrimiento. Claro que yo la estoy leyendo bajo mi punto de vista y mis circunstancias; cada uno desarrollará una propia versión de estos diarios. Podrán o no gustarles su trabajo pero para mí es imprescindible incluirla en estos esbozos de pensamientos puesto que Pizarnik fue una gran influencia para mí, y lo será siempre. Nunca morirá mientras la reviva, ya sea pensando en al…

Piensa

Cuando me levanté de la mesa miré ligeramente hacia atrás; no por mucho tiempo, sólo un vistazo. Y luego miré a mi alrededor. ¿Quiénes de todas estas personas se sentarán en la mesa que acabo de dejar? ¿Cuál es su historia? ¿Por qué están acá? ¿Pasarán un buen rato o quizá se reúnan por una despedida? Ciertamente yo no la pasé muy bien. Esperé más de lo que podía darme. A fin de cuentas es un lugar. Los lugares no significan nada. Una mesa, una silla, una cerveza. El símbolo es la persona. Con quiénes estás, por qué están juntos, qué son las cosas que se dicen. Y yo recuerdo haberla imaginado conmigo.

Concursos