viernes, 8 de junio de 2012

La creación del arte

Ando con anginas, dolor de garganta, decaimiento. Supongo que éste no será mi fin de semana para salir. Me estuvo reservando unas cuantas películas para ver, al fin y al cabo, es todo lo que hice en los últimos dos días: Mirar películas.
Mañana iré a comprarme un libro, ya que me devoré todos los que tenía. El último fue Sunset Park, de Paul Auster. ¡Qué gran escritor! Es lo que pienso, cada vez que leo algo de él, aunque éste último libro no me gustó tanto como otros de él.
Todavía no caigo en la cuenta de que dentro de unos meses, yo misma estaré en algún estante de alguna librería, con mi libro. Fue siempre me sueño, el ser escritora pero ¡Qué tarea tan difícil!
Cada vez que me siento ante una hoja en blanco y pienso: ¿Sobre qué escribiré esta vez? Me bloqueo, simplemente tengo que empezar a escribir unas lineas hasta que el escrito sale solo, sin la necesidad de pensar en él. Entro en un trance, que solo los que escriben o andan por esos campos del arte, pueden entender. Lo que hacemos es crear, algo nuevo, algo distinto. Intentamos impactar ante los ojos del espectador, que al menos pueda entender un tercio de lo que intentamos decir, expresar. Nunca van a estar en nuestras cabezas -que dicho sea de paso, son un desastre- pero que puedan entender al menos, un poco de todo nuestro desorden.
Desórdenes que se transforman en creaciones, que luego pasarán a ser juzgadas por los otros, o mismo bajo la lente de nuestros ojos.
Admiro la capacidad de los que se atreven a mostrar su arte, aún así siendo evaluado, y van al frente con sus "desórdenes" impresos en hojas, pinturas, canciones, películas.
Admiro a aquellos que a pesar de salir derrotados frente al espectador, continúan haciendo arte.
¡Qué maravilloso!

1 comentario:

Anónimo dijo...

Me encanto! Vamos con el arte amiga!! asi vale la pena vivir.... creando. Grisel