domingo, 22 de abril de 2012

Mi vista se nubló, sin duda tenía los ojos empañados. No podía ser que el mundo se viera tan confuso y extrañamente inalterado.

Caminé deprisa a pesar de la poco visibilidad de la que poseía. El silencio acongojaba los pasos de mis nuevas zapatillas. Pensé que ir de compras me levantaría un poco el ánimo pero la realidad era que solo me hacía dar cuenta de lo desdichada que me sentía a tal punto de recurrir al consumismo como reemplazo al vacío que estaba atravesando.

4 comentarios:

Forgotten words dijo...

Pero estoy segura que existe ese alguien que esta deseando llenar ese vacío o por lo menos hacerlo mas llevadero ;)

sandocan en bicicleta dijo...

intenso. intenso como todos estos dias que tocan.
hacia tiempo no te vicitaba, espero tus cosas anden bien regresare mas seguido.

un saludo desde le lejania.

sandocan en bicicleta dijo...

intenso. intenso como todos estos dias que tocan.
hacia tiempo no te vicitaba, espero tus cosas anden bien regresare mas seguido.

un saludo desde le lejania.

Augustine dijo...

Me encantó.