Ir al contenido principal

Me vivo decepcionando de un mundo lleno de percepciones

No importa. No puedo contra esto. ¿Alguna vez se irá, el sentimiento de soledad? Estés o no estés, siempre es lo mismo.
Me cansé de buscar, de esperar, de correr.
Debería dejar de bajar la cabeza para observar un poco mi alrededor. Lo que tengo, los que me ofrecen su mano. En cambio, yo solo ando buscando aquél brazo que me arrastre.
Me tiro al suelo, creo que hoy no me voy a levantar. Quizás la escritura sea el único modo de salvarme. Escribiré aunque hable del dolor, aunque me pierda en las palabras, aunque no sea realmente yo quien esté diciendo que lo siente.
¿Por qué la gente es mala consigo misma y con el otro? El otro puede amarte, dártelo todo pero seguirás traicionándola. No entiendo la traición ni la acepto. ¿Seré yo una más del montón?
Si me preguntaras cómo estoy, ¿Debería responder con la verdad? La verdad por sobre todas las cosas, ¿No es cierto? Pero este corazón no puede ser salvado. Tantas heridas, tantos "debería ser" pero no veo ninguna realidad por aquí.
Entre el ser y el seré hay un paso enorme. Debo, no debo. Saltar o caer. ¿Qué me salvará?
¿Por qué me hiciste esto?, ¿Por qué me hice esto?
¿Quién soy exactamente hoy? Te estuve buscando, ¿Me dejarías entrar? Prometo no fallar.
Por favor, gracias, perdón. Tres palabras que nunca deben olvidarse.
¿En qué momento me olvidé de ellas?, ¿En cuál de todos los caminos que tomé me olvidé de cerrar esta historia?
"Tengo que ser algo, algo, antes de que la multitud me arrastre". No, no digas eso. Dejame arrastrarme con vos. Hundirme en tu pecho. Enredarme en tus cabellos. Salvame o al menos, dejame salvarte. ¿Por favor?
¿Es que acaso la gente ya no pide perdón?
"Ya no importa". Me respondiste. "La gente ha perdido el valor de la palabra, simplemente actúa para sentir algo".
Yo quiero sentir algo.
No quiero ser un eslabón perdido. El punto es: Ya nadie quiere crecer.
Vos, ¿Apostás para arriba?

Comentarios

  1. Las personas tenemos la odiosa mania de concentrarnos en lo que no tenemos y en lo que nos gustaría tener olvidandonos así de lo mas importante, de valorar y apreciar lo que tenemos, ya que estoy segura que te faltaran miles de cosas pero lo que tienes merece mucho la pena, solo tienes que olvidarte de todo lo demas y estoy segura que lo veras ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

We live in a rainbow of chaos

Entradas populares de este blog

Alejandra Pizarnik, ensayo

Ayer estuve en la radio "Industria Argentina" Hablando sobre Alejandra Pizarnik, lejos mi poetiza favorita. Les dejo a continuación el ensayo que escribí sobre ella.

Alejandra Pizarnik: Diarios
“Decir que me abandonaste sería muy injusto; pero que me abandonaron, y a veces me abandonaron terriblemente, es cierto”. Kafka

A través del recorrido por sus diarios que fueron publicados en el 2003, intentaré descubrir una faceta de la poeta, para poder entender mejor sus poemas y su modo de sufrir, que la persiguió durante toda su vida. Quiero invitar al lector, que a través de estas páginas, haga su propio descubrimiento. Claro que yo la estoy leyendo bajo mi punto de vista y mis circunstancias; cada uno desarrollará una propia versión de estos diarios. Podrán o no gustarles su trabajo pero para mí es imprescindible incluirla en estos esbozos de pensamientos puesto que Pizarnik fue una gran influencia para mí, y lo será siempre. Nunca morirá mientras la reviva, ya sea pensando en al…
Algo realmente libre tiene que poder cuestionar sus impulsos fundamentales, tiene que poder cambiarlos




/quotes Westworld

Entre mapas, viajes y tú

Que me sienta triste hasta morir no significa que tenga que volver a ti. Sí, estoy sola, la mayor parte del tiempo, sí, a veces el dolor se hace insufrible y cuando días oscuros e incomunicables se hacen presente es cuando siento ganas de estar al lado de alguien, quien sea, el primero que pase y me diga: hey, ven aquí, déjame hacerte compañía. Pero luego me lo pienso mejor, y me mantengo fiel a lo que creo, no, no quiero a cualquiera, no, no lo necesito, hay muchas maneras de estar acompañado, por ejemplo, todas las tardes me siento al menos una hora a leer, y déjenme decirles que mientras mis ojos recorren detenidamente las páginas no hay un momento donde me sienta sola. Ahora estoy viajando a Francia, leyendo a Marcel Proust, En busca del tiempo perdido. Todas las tardes tengo una cita entre París y Combray. Entre el protagonista, el señor Swann y Gilberte. Enfrente de la computadora tengo pegado un mapa de Florencia, con algunos escenarios importantes que recorrí en aquel viaje de …

Concursos