Ir al contenido principal

Contigo, sin mí



Cruzando el extraño puente donde te vi, clavé la mirada
en tus ojos y luego seguí avanzando. No podía detenerme en este punto, o podría
caer, y jamás levantarme.
Sentí miedo de perderte, pero siquiera perderme a mí
mismo me aterrorizaba aún más. Entonces, decliné. Flaqueé el franco; perdí la
apuesta; te negué; me cerré; acuchillé al sentimiento. Y me perdí de todas
formas, absuelto en una nebulosa aún más dolorosa que tu amor no correspondido.
¿Dónde estabas?, ¿Por qué huiste? Tomé tu mano, fría,
pálida, y me dejé caer. Creí haberte sujetado fuerte. Sí, caeríamos juntos.
Juntos, de a uno. Pero en el pavimento, estrellado contra la soledad, sólo
estaba yo. Estiré la mano a medida que te susurraba, ibas perdiendo nitidez. Tu
suave rostro pasó del oscuro a la nada. Y la nada misma, me devolvió una imagen
de quién fui que todavía trato de derrocar.
Los huesos, abandonados a tus palabras, se fueron
rompiendo; mas no importó. No era tal semejante dolor como aceptar tu ida.
Entonces huí, también. No sé cómo, logré levantarme
aunque una parte mía se quedó allí, infinitamente unida al suelo.
Mis piernas delgadas se entregaron a una carrera contra
el tiempo. No fue a ti a quién busqué, fue a mi dignidad. Tampoco la hallé;
había huido con vos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alejandra Pizarnik, ensayo

Ayer estuve en la radio "Industria Argentina" Hablando sobre Alejandra Pizarnik, lejos mi poetiza favorita. Les dejo a continuación el ensayo que escribí sobre ella.

Alejandra Pizarnik: Diarios
“Decir que me abandonaste sería muy injusto; pero que me abandonaron, y a veces me abandonaron terriblemente, es cierto”. Kafka

A través del recorrido por sus diarios que fueron publicados en el 2003, intentaré descubrir una faceta de la poeta, para poder entender mejor sus poemas y su modo de sufrir, que la persiguió durante toda su vida. Quiero invitar al lector, que a través de estas páginas, haga su propio descubrimiento. Claro que yo la estoy leyendo bajo mi punto de vista y mis circunstancias; cada uno desarrollará una propia versión de estos diarios. Podrán o no gustarles su trabajo pero para mí es imprescindible incluirla en estos esbozos de pensamientos puesto que Pizarnik fue una gran influencia para mí, y lo será siempre. Nunca morirá mientras la reviva, ya sea pensando en al…

Las dos caras de dos monedas

Tony, he de recordarte una sola cosa. Los trenes parten bien temprano por la mañana, desaparecen en una estela de vapor, tu boca los imitaba (tu, tum, tu, tu; tu, tum, tu, tu), yo te veía alejarte a la par, tus dedos maquinales, tus ojos rodantes, tus músculos de acero, eran como un gran monstruo asustado. Pero luego lostrenes regresan, nos llevan devuelta a casa. Tú nunca podrías ser un tren, porque nunca regresaste.
Mariquita, he de recordarte una cosa. Basaste tu personaje en el grandilocuente Dios, maestro de las flores y estudiante de la bondad. Dios rodea los centímetros de los tallos que crecen erguidos al sol, posa sus manoplas en la película transparente del océano para besar con sus labios salados la extensión total de la vida. Dios es el amor que depositan los carteros en los buzones, la sonrisa magistral con que recogen la correspondencia los diminutos seres, Dios controla el camino que une el sentido y la razón. Encontraste la forma de escabullir tu esqueleto en los int…

Piensa

Cuando me levanté de la mesa miré ligeramente hacia atrás; no por mucho tiempo, sólo un vistazo. Y luego miré a mi alrededor. ¿Quiénes de todas estas personas se sentarán en la mesa que acabo de dejar? ¿Cuál es su historia? ¿Por qué están acá? ¿Pasarán un buen rato o quizá se reúnan por una despedida? Ciertamente yo no la pasé muy bien. Esperé más de lo que podía darme. A fin de cuentas es un lugar. Los lugares no significan nada. Una mesa, una silla, una cerveza. El símbolo es la persona. Con quiénes estás, por qué están juntos, qué son las cosas que se dicen. Y yo recuerdo haberla imaginado conmigo.

Concursos