miércoles, 7 de marzo de 2012

Aquí contigo, para siempre


Brindarle culto a la lástima; perderse entre las sábanas y creerse en otro mundo, en otra vida.
Porque la vida está en otra parte. Pero ¿Dónde está esa parte? Acá, allá. Es lo mismo. Está en vos.
Vos sos lo que la vida logra hacer de ella.
Desnudar la ausencia, hacerla parte de lo cotidiano. ¿No me ves? Estoy tomando tu mano, si sólo pudieras darte la vuelta me verías. He estado allí todo el tiempo. ¡Qué invisble soy ante tus ojos!
Eras la dama que aprendió a callar, a bajar la cabeza, a someterse, a obedecer. Conmigo no te pido sumisión, te hablo de igual a igual, porque de eso trata el amor. Respetarse.
Te quiero y eso es lo que vale. Te quiero y quisiera que me des al menos una oportunidad. ¡Cuántas vidas pueden cambiar con tan solo una oportunidad!

1 comentario:

p i l i dijo...

Hacía bastante que no te leía, pero me sigue encantando cómo escribís :)