Ir al contenido principal

¿Me esperarías la vida entera?


Querer hablar y no poder. Plantearte las cosas a la cara, pero no poder porque te tengo a millones de kilómetros de acá. Y si te tuviera acá al lado solo por un momento, ¿Marcaría alguna diferencia? Si después volvés a irte.
Te puedo escribir, bien sabés que me encantan las cartas largas y melosas. De nuevo, ¿Va a hacer eso alguna diferencia?
En estos últimos días escuché tantas canciones sobre amores a la distancia, que cuanto más les prestaba atención más me di cuenta que la distancia implica un gran esfuerzo. Hacer la fidelidad, la confianza, compartir secretos cuando no podés mirarla a la cara. Y si me siento mal, ¿Quién me va a dar ese abrazo y contacto físico que necesito?, ¿Y yo, cómo voy a protegerte?
Me paso largo rato abrazando los últimos momentos reales compartidos, me toco el cuello y todavía siento tus besos. Y tengo palabras y caricias tuyas revoloteando en todo el cuerpo. Me estremezco. Quiero llorar, pero bien sabés que yo no lloro, no puedo. Si llorara, ahora sería por vos.
¿Cuándo podemos hablar? Necesito hablar y tomar una decisión.
¿Me esperarías la vida entera? -Esa pregunta rebota hacia mí. ¿Te esperaría una vida entera, el tiempo necesario para verte una vez más?
Vos sabés que soy fiel, que soy tuya ahora y no pienso en nadie más pero vos estás allá y yo acá. ¿Y sabés lo que eso significa, tenés una mínima idea? Significa distancia. Me pierdo de compartir momentos con vos, de conocerte mejor y viceversa.
Me pasé la vida esperando, en estos 20 años. ¿Para qué seguir esperando? Necesito algo concreto. Acá, conmigo. Una caricia, un beso, un abrazo, escuchar tu voz, verte. No puedo soportar seguir esperando. Me siento una boluda, siento que mis amigos no me entienden y se ríen de esto que siento pero es verdadero. Es amor. Y a la vez, creo que no es nada :(
Dejo de escribir porque me duele. Una vez me dijeron: El amor es lo mejor y lo peor que te puede pasar en la vida.
Hoy lo entiendo. ¿Cómo puede algo ser tan hermoso y doloroso a la vez? No lo sé.

Comentarios

  1. Creo que cuando amamos de verdad, cuando realmente abrimos nuestro corazón, lo que estamos haciendo es abrir las puertas a la felicidad, dejando mucho margen para que el dolor actue, ya que todas nuestras defensas se caen...pero soy de las que piensa que vale la pena, porque los momentos que te ofrece el amor son impagables..

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la relación foto-texto. Joder.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

We live in a rainbow of chaos

Entradas populares de este blog

Alejandra Pizarnik, ensayo

Ayer estuve en la radio "Industria Argentina" Hablando sobre Alejandra Pizarnik, lejos mi poetiza favorita. Les dejo a continuación el ensayo que escribí sobre ella.

Alejandra Pizarnik: Diarios
“Decir que me abandonaste sería muy injusto; pero que me abandonaron, y a veces me abandonaron terriblemente, es cierto”. Kafka

A través del recorrido por sus diarios que fueron publicados en el 2003, intentaré descubrir una faceta de la poeta, para poder entender mejor sus poemas y su modo de sufrir, que la persiguió durante toda su vida. Quiero invitar al lector, que a través de estas páginas, haga su propio descubrimiento. Claro que yo la estoy leyendo bajo mi punto de vista y mis circunstancias; cada uno desarrollará una propia versión de estos diarios. Podrán o no gustarles su trabajo pero para mí es imprescindible incluirla en estos esbozos de pensamientos puesto que Pizarnik fue una gran influencia para mí, y lo será siempre. Nunca morirá mientras la reviva, ya sea pensando en al…

La primera vez que me hice señorita

Extracto de mi libro "Escrache"
Quizás en algunas familias se festeja cuando te viene por primera vez, se ponen contentos sin embargo yo no tengo muy gratos recuerdos, de hecho, odié el día en que mi cuerpo dejó de ser niña. Odiaba mis bustos en desarrollo, el acné en la cara, la panza a medio estirar y por supuesto, haberme desarrollado. Aquél día me sentía extraña en el colegio, con un terrible dolor de panza (Claro que aún no los identificaba como “ovarios”) y la frente me ardía de excitación. Seguí la jornada como de costumbre y al mediodía ya me encontraba en casa. Largué la mochila al piso y corrí al baño; al bajarme la bombacha lancé un grito ahogado y me quedé dura durante unos instantes. La sangre impregnada en la tela lucía opacada ante aquéllos vívidos pensamientos que se entrecruzaban. “¡Por Dios!” Solo pude decir. La abuela que pasaba por casualidad me miró asustada y enseguida entendió la escena. “Dame la bombacha que la pongo para lavar” Me dijo, y se fue con ella.
Algo realmente libre tiene que poder cuestionar sus impulsos fundamentales, tiene que poder cambiarlos




/quotes Westworld

Concursos