viernes, 3 de febrero de 2012

¿Me esperarías la vida entera?


Querer hablar y no poder. Plantearte las cosas a la cara, pero no poder porque te tengo a millones de kilómetros de acá. Y si te tuviera acá al lado solo por un momento, ¿Marcaría alguna diferencia? Si después volvés a irte.
Te puedo escribir, bien sabés que me encantan las cartas largas y melosas. De nuevo, ¿Va a hacer eso alguna diferencia?
En estos últimos días escuché tantas canciones sobre amores a la distancia, que cuanto más les prestaba atención más me di cuenta que la distancia implica un gran esfuerzo. Hacer la fidelidad, la confianza, compartir secretos cuando no podés mirarla a la cara. Y si me siento mal, ¿Quién me va a dar ese abrazo y contacto físico que necesito?, ¿Y yo, cómo voy a protegerte?
Me paso largo rato abrazando los últimos momentos reales compartidos, me toco el cuello y todavía siento tus besos. Y tengo palabras y caricias tuyas revoloteando en todo el cuerpo. Me estremezco. Quiero llorar, pero bien sabés que yo no lloro, no puedo. Si llorara, ahora sería por vos.
¿Cuándo podemos hablar? Necesito hablar y tomar una decisión.
¿Me esperarías la vida entera? -Esa pregunta rebota hacia mí. ¿Te esperaría una vida entera, el tiempo necesario para verte una vez más?
Vos sabés que soy fiel, que soy tuya ahora y no pienso en nadie más pero vos estás allá y yo acá. ¿Y sabés lo que eso significa, tenés una mínima idea? Significa distancia. Me pierdo de compartir momentos con vos, de conocerte mejor y viceversa.
Me pasé la vida esperando, en estos 20 años. ¿Para qué seguir esperando? Necesito algo concreto. Acá, conmigo. Una caricia, un beso, un abrazo, escuchar tu voz, verte. No puedo soportar seguir esperando. Me siento una boluda, siento que mis amigos no me entienden y se ríen de esto que siento pero es verdadero. Es amor. Y a la vez, creo que no es nada :(
Dejo de escribir porque me duele. Una vez me dijeron: El amor es lo mejor y lo peor que te puede pasar en la vida.
Hoy lo entiendo. ¿Cómo puede algo ser tan hermoso y doloroso a la vez? No lo sé.

2 comentarios:

Forgotten words dijo...

Creo que cuando amamos de verdad, cuando realmente abrimos nuestro corazón, lo que estamos haciendo es abrir las puertas a la felicidad, dejando mucho margen para que el dolor actue, ya que todas nuestras defensas se caen...pero soy de las que piensa que vale la pena, porque los momentos que te ofrece el amor son impagables..

Catastrophic dijo...

Me encanta la relación foto-texto. Joder.