domingo, 19 de febrero de 2012

Live, love, laugh

"Deja tanto tiempo la mirada clavada en el agua que se le saltan las lágrimas. No tenía ganas de llorar, pero cuando le ruedan las lágrimas por la cara se da cuenta de que está muy angustiada. Si se soltara un momento de la amarra que la sostiene dentro de su cáscara de mujer de piedra, podría llorar a los gritos. Pero no quiere, no puede derramarse ahora. Tendrá que encontrar la manera de abrirse pero no llorar; o tal vez llorar pero no romperse. Pero no, preferiría no llorar. Le gustaría poder hablar sin despertar los mecanismos de la lástima. Aunque quizá sea exigirse demasiado".

Raquel Robles - Perder.

1 comentario:

Forgotten words dijo...

Dios me siento tan identificada con el texto, que son pocas las palabras que puedo decir... ojala pudiera llorar tranquilamente con la plena seguridad de que quien me escuche no sienta lastima por mí...