Ir al contenido principal

Escribo para saber de mí, para que la muerte no pueda llegarme

Enterarse de cualquier pérdida, por más mínima que sea y sin importar cuánto conocías a esa persona, siempre trae tristeza.
Más cuando te remonta al tiempo difícil que vivieron.
Más porque sabés cuánto se merecía vivir y salir adelante.
Y, mucho más aún, porque lo viviste.

Ayer se murió un conocido, me enteré recién hoy. Nos conocimos en un lugar particular y de una manera particular pero lo que compartimos por ese período fue muy intenso. Es una etapa que ya quisiera olvidar -casi como borrar-, dolorosa.
Pensar que ya no está más, que no pudo llegar a vivir la vida en lugar de sufrirla, pensar que iba a ser padre. Me rompe el corazón. Lo hace añicos.
Antes, la muerte para mí no significaba nada, era como cuestión de creencias: no creía en ella. En lo que sí creía es que yo era inmortal y nunca me iba a morir.
Sucede que cuando se jala tanto de la cuerda, jugando a ser Dios, se rompe. Y lo que llevabas cargando, ya sea dolor o alegría, familia, títulos universitarios y mucha vida por delante, muere también.
Con esto no quiero decir que el recuerdo muere, no. El recuerdo sobrevive a cualquier tragedia. Es inmortal. La muerte no puede tocarlo. Pero lo que el dolor puede hacer con el recuerdo es impensable; lo erosiona, lo tergiversa hasta reducirlo a nada, un simple recuerdo. Todo para no sufrir. Para que el vivir no sea tan difícil.
Entonces, ¿Qué nos queda con el paso del tiempo?, ¿Recuerdos de los cuales dudamos y no sabemos si aquéllo que pasó fue 100% verdadero?
Para eso escribo, para que el dolor y la memoria no puedan jugarme una mala pasada. Escribo contra el dolor, contra la pérdida. Escribo sobre la tragedia y sobre la felicidad. Por eso mis cuadernos me ayudan a recordar quién fui y por todo lo que pasé.
Para que la vida misma no pueda erosionarme.
Y hoy, precisamente escribo para recordarlo a él y para recordar que la vida, con todos sus matices, debe y es una obligación, ser vivida bajo el mandato del bienestar y no la auto-destrución.
Y para hacerme un pequeño recordatorio (y a todos aquéllos que lo necesiten):
La muerte es parte de la vida, por lo tanto es real. Es lejana pero a la vez, cercana. Nunca sabés cuándo te va a tocar. Pero en el mientras tanto, no se la debe esperar con miedo ni deseándola. Se debe vivir, para poder estar satisfecho con uno mismo y con el mundo que nos rodea. No podremos hacer la felicidad total, pero podemos hacernos a nosotros mismos felices.

Comentarios

  1. Yo creo que todo el mundo sabe que la muerte esta ahí a la vuelta de la esquina, que es algo natural como la vida misma, pero es inevitable verla lejana y tenerle un poco de respeto, ya que representa la NADA y a la vez el TODO...

    ResponderEliminar
  2. Está claro que perder a una persona que te importa es una putada, pero en esos momentos solo tienes que dejarte a ti misma un poco de espacio y hacerte sonreir. Porque esa va a ser la felicidad más pura y sincera, y tienes que aprender a dar con ella dentro de ti.

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que a mi me pasa un poco como a ti antes, que no creo del todo en la muerte. Nunca se murió una persona cercana a mi, y claro... Fuerza.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Escribo para huirle al silencio, dijo Clarisa Lispector.

    Saludos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

We live in a rainbow of chaos

Entradas populares de este blog

Alejandra Pizarnik, ensayo

Ayer estuve en la radio "Industria Argentina" Hablando sobre Alejandra Pizarnik, lejos mi poetiza favorita. Les dejo a continuación el ensayo que escribí sobre ella.

Alejandra Pizarnik: Diarios
“Decir que me abandonaste sería muy injusto; pero que me abandonaron, y a veces me abandonaron terriblemente, es cierto”. Kafka

A través del recorrido por sus diarios que fueron publicados en el 2003, intentaré descubrir una faceta de la poeta, para poder entender mejor sus poemas y su modo de sufrir, que la persiguió durante toda su vida. Quiero invitar al lector, que a través de estas páginas, haga su propio descubrimiento. Claro que yo la estoy leyendo bajo mi punto de vista y mis circunstancias; cada uno desarrollará una propia versión de estos diarios. Podrán o no gustarles su trabajo pero para mí es imprescindible incluirla en estos esbozos de pensamientos puesto que Pizarnik fue una gran influencia para mí, y lo será siempre. Nunca morirá mientras la reviva, ya sea pensando en al…

Las dos caras de dos monedas

Tony, he de recordarte una sola cosa. Los trenes parten bien temprano por la mañana, desaparecen en una estela de vapor, tu boca los imitaba (tu, tum, tu, tu; tu, tum, tu, tu), yo te veía alejarte a la par, tus dedos maquinales, tus ojos rodantes, tus músculos de acero, eran como un gran monstruo asustado. Pero luego lostrenes regresan, nos llevan devuelta a casa. Tú nunca podrías ser un tren, porque nunca regresaste.
Mariquita, he de recordarte una cosa. Basaste tu personaje en el grandilocuente Dios, maestro de las flores y estudiante de la bondad. Dios rodea los centímetros de los tallos que crecen erguidos al sol, posa sus manoplas en la película transparente del océano para besar con sus labios salados la extensión total de la vida. Dios es el amor que depositan los carteros en los buzones, la sonrisa magistral con que recogen la correspondencia los diminutos seres, Dios controla el camino que une el sentido y la razón. Encontraste la forma de escabullir tu esqueleto en los int…

Piensa

Cuando me levanté de la mesa miré ligeramente hacia atrás; no por mucho tiempo, sólo un vistazo. Y luego miré a mi alrededor. ¿Quiénes de todas estas personas se sentarán en la mesa que acabo de dejar? ¿Cuál es su historia? ¿Por qué están acá? ¿Pasarán un buen rato o quizá se reúnan por una despedida? Ciertamente yo no la pasé muy bien. Esperé más de lo que podía darme. A fin de cuentas es un lugar. Los lugares no significan nada. Una mesa, una silla, una cerveza. El símbolo es la persona. Con quiénes estás, por qué están juntos, qué son las cosas que se dicen. Y yo recuerdo haberla imaginado conmigo.

Concursos