Ir al contenido principal

Escribo para saber de mí, para que la muerte no pueda llegarme

Enterarse de cualquier pérdida, por más mínima que sea y sin importar cuánto conocías a esa persona, siempre trae tristeza.
Más cuando te remonta al tiempo difícil que vivieron.
Más porque sabés cuánto se merecía vivir y salir adelante.
Y, mucho más aún, porque lo viviste.

Ayer se murió un conocido, me enteré recién hoy. Nos conocimos en un lugar particular y de una manera particular pero lo que compartimos por ese período fue muy intenso. Es una etapa que ya quisiera olvidar -casi como borrar-, dolorosa.
Pensar que ya no está más, que no pudo llegar a vivir la vida en lugar de sufrirla, pensar que iba a ser padre. Me rompe el corazón. Lo hace añicos.
Antes, la muerte para mí no significaba nada, era como cuestión de creencias: no creía en ella. En lo que sí creía es que yo era inmortal y nunca me iba a morir.
Sucede que cuando se jala tanto de la cuerda, jugando a ser Dios, se rompe. Y lo que llevabas cargando, ya sea dolor o alegría, familia, títulos universitarios y mucha vida por delante, muere también.
Con esto no quiero decir que el recuerdo muere, no. El recuerdo sobrevive a cualquier tragedia. Es inmortal. La muerte no puede tocarlo. Pero lo que el dolor puede hacer con el recuerdo es impensable; lo erosiona, lo tergiversa hasta reducirlo a nada, un simple recuerdo. Todo para no sufrir. Para que el vivir no sea tan difícil.
Entonces, ¿Qué nos queda con el paso del tiempo?, ¿Recuerdos de los cuales dudamos y no sabemos si aquéllo que pasó fue 100% verdadero?
Para eso escribo, para que el dolor y la memoria no puedan jugarme una mala pasada. Escribo contra el dolor, contra la pérdida. Escribo sobre la tragedia y sobre la felicidad. Por eso mis cuadernos me ayudan a recordar quién fui y por todo lo que pasé.
Para que la vida misma no pueda erosionarme.
Y hoy, precisamente escribo para recordarlo a él y para recordar que la vida, con todos sus matices, debe y es una obligación, ser vivida bajo el mandato del bienestar y no la auto-destrución.
Y para hacerme un pequeño recordatorio (y a todos aquéllos que lo necesiten):
La muerte es parte de la vida, por lo tanto es real. Es lejana pero a la vez, cercana. Nunca sabés cuándo te va a tocar. Pero en el mientras tanto, no se la debe esperar con miedo ni deseándola. Se debe vivir, para poder estar satisfecho con uno mismo y con el mundo que nos rodea. No podremos hacer la felicidad total, pero podemos hacernos a nosotros mismos felices.

Comentarios

  1. Yo creo que todo el mundo sabe que la muerte esta ahí a la vuelta de la esquina, que es algo natural como la vida misma, pero es inevitable verla lejana y tenerle un poco de respeto, ya que representa la NADA y a la vez el TODO...

    ResponderEliminar
  2. Está claro que perder a una persona que te importa es una putada, pero en esos momentos solo tienes que dejarte a ti misma un poco de espacio y hacerte sonreir. Porque esa va a ser la felicidad más pura y sincera, y tienes que aprender a dar con ella dentro de ti.

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que a mi me pasa un poco como a ti antes, que no creo del todo en la muerte. Nunca se murió una persona cercana a mi, y claro... Fuerza.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Escribo para huirle al silencio, dijo Clarisa Lispector.

    Saludos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

We live in a rainbow of chaos

Entradas populares de este blog

Alejandra Pizarnik, ensayo

Ayer estuve en la radio "Industria Argentina" Hablando sobre Alejandra Pizarnik, lejos mi poetiza favorita. Les dejo a continuación el ensayo que escribí sobre ella.

Alejandra Pizarnik: Diarios
“Decir que me abandonaste sería muy injusto; pero que me abandonaron, y a veces me abandonaron terriblemente, es cierto”. Kafka

A través del recorrido por sus diarios que fueron publicados en el 2003, intentaré descubrir una faceta de la poeta, para poder entender mejor sus poemas y su modo de sufrir, que la persiguió durante toda su vida. Quiero invitar al lector, que a través de estas páginas, haga su propio descubrimiento. Claro que yo la estoy leyendo bajo mi punto de vista y mis circunstancias; cada uno desarrollará una propia versión de estos diarios. Podrán o no gustarles su trabajo pero para mí es imprescindible incluirla en estos esbozos de pensamientos puesto que Pizarnik fue una gran influencia para mí, y lo será siempre. Nunca morirá mientras la reviva, ya sea pensando en al…
Algo realmente libre tiene que poder cuestionar sus impulsos fundamentales, tiene que poder cambiarlos




/quotes Westworld

Entre mapas, viajes y tú

Que me sienta triste hasta morir no significa que tenga que volver a ti. Sí, estoy sola, la mayor parte del tiempo, sí, a veces el dolor se hace insufrible y cuando días oscuros e incomunicables se hacen presente es cuando siento ganas de estar al lado de alguien, quien sea, el primero que pase y me diga: hey, ven aquí, déjame hacerte compañía. Pero luego me lo pienso mejor, y me mantengo fiel a lo que creo, no, no quiero a cualquiera, no, no lo necesito, hay muchas maneras de estar acompañado, por ejemplo, todas las tardes me siento al menos una hora a leer, y déjenme decirles que mientras mis ojos recorren detenidamente las páginas no hay un momento donde me sienta sola. Ahora estoy viajando a Francia, leyendo a Marcel Proust, En busca del tiempo perdido. Todas las tardes tengo una cita entre París y Combray. Entre el protagonista, el señor Swann y Gilberte. Enfrente de la computadora tengo pegado un mapa de Florencia, con algunos escenarios importantes que recorrí en aquel viaje de …

Concursos