Ir al contenido principal

Escribo para saber de mí, para que la muerte no pueda llegarme

Enterarse de cualquier pérdida, por más mínima que sea y sin importar cuánto conocías a esa persona, siempre trae tristeza.
Más cuando te remonta al tiempo difícil que vivieron.
Más porque sabés cuánto se merecía vivir y salir adelante.
Y, mucho más aún, porque lo viviste.

Ayer se murió un conocido, me enteré recién hoy. Nos conocimos en un lugar particular y de una manera particular pero lo que compartimos por ese período fue muy intenso. Es una etapa que ya quisiera olvidar -casi como borrar-, dolorosa.
Pensar que ya no está más, que no pudo llegar a vivir la vida en lugar de sufrirla, pensar que iba a ser padre. Me rompe el corazón. Lo hace añicos.
Antes, la muerte para mí no significaba nada, era como cuestión de creencias: no creía en ella. En lo que sí creía es que yo era inmortal y nunca me iba a morir.
Sucede que cuando se jala tanto de la cuerda, jugando a ser Dios, se rompe. Y lo que llevabas cargando, ya sea dolor o alegría, familia, títulos universitarios y mucha vida por delante, muere también.
Con esto no quiero decir que el recuerdo muere, no. El recuerdo sobrevive a cualquier tragedia. Es inmortal. La muerte no puede tocarlo. Pero lo que el dolor puede hacer con el recuerdo es impensable; lo erosiona, lo tergiversa hasta reducirlo a nada, un simple recuerdo. Todo para no sufrir. Para que el vivir no sea tan difícil.
Entonces, ¿Qué nos queda con el paso del tiempo?, ¿Recuerdos de los cuales dudamos y no sabemos si aquéllo que pasó fue 100% verdadero?
Para eso escribo, para que el dolor y la memoria no puedan jugarme una mala pasada. Escribo contra el dolor, contra la pérdida. Escribo sobre la tragedia y sobre la felicidad. Por eso mis cuadernos me ayudan a recordar quién fui y por todo lo que pasé.
Para que la vida misma no pueda erosionarme.
Y hoy, precisamente escribo para recordarlo a él y para recordar que la vida, con todos sus matices, debe y es una obligación, ser vivida bajo el mandato del bienestar y no la auto-destrución.
Y para hacerme un pequeño recordatorio (y a todos aquéllos que lo necesiten):
La muerte es parte de la vida, por lo tanto es real. Es lejana pero a la vez, cercana. Nunca sabés cuándo te va a tocar. Pero en el mientras tanto, no se la debe esperar con miedo ni deseándola. Se debe vivir, para poder estar satisfecho con uno mismo y con el mundo que nos rodea. No podremos hacer la felicidad total, pero podemos hacernos a nosotros mismos felices.

Comentarios

Forgotten words ha dicho que…
Yo creo que todo el mundo sabe que la muerte esta ahí a la vuelta de la esquina, que es algo natural como la vida misma, pero es inevitable verla lejana y tenerle un poco de respeto, ya que representa la NADA y a la vez el TODO...
Katua ha dicho que…
Está claro que perder a una persona que te importa es una putada, pero en esos momentos solo tienes que dejarte a ti misma un poco de espacio y hacerte sonreir. Porque esa va a ser la felicidad más pura y sincera, y tienes que aprender a dar con ella dentro de ti.
Catastrophic ha dicho que…
Yo creo que a mi me pasa un poco como a ti antes, que no creo del todo en la muerte. Nunca se murió una persona cercana a mi, y claro... Fuerza.

Un beso.
Lola ha dicho que…
Escribo para huirle al silencio, dijo Clarisa Lispector.

Saludos!

Entradas populares de este blog

Are you proud of who I am?

La muerte es la negación lógica de la vida (leo por ahí ) pero ¿Qué es la vida?, ¿Realmente es la muerte una negación o algo que simplemente no podemos evitar?, ¿Qué es lo lógico, acaso no es un parámetro al igual que la normalidad?
Los domingos filosóficos y lluviosos son de lo más lindo para mí aunque termine con dolores de cabeza.
They really are once in a  generation {the sparks that started the fire}



El arte es una mierda, se crea desde la mierda del más mísero sentimiento. No se supone que te hace sentir bien en el mismísimo momento en el que estás creando porque duele, porque sentís que te arranca un pedazo de tu propia carne; la sangre discurre por entre la hoja, la bautiza y ahora ese pedazo de mierda es tu hijo bastardo. El que quizá nunca deseaste engendrar pero ahora acá lo tenés, es tuyo. Es tu mierda y con ella debes hacer algo. Quizá te atrevas a mostrársela a una persona que tenga buen criterio; tomarás valor, juntarás coraje y esa mierda, de repente, tiene ahora un nombre, lleva tu apellido, no hay modo de desvincularte de tu arte. Pero la verdadera pregunta es: ¿Vos creaste el arte o el arte te creó a vos?
fotos de mi autoría

Qué es la locura

Hace poco cumplí 26 años. Todavía me cuesta creer que haya llegado a los 26. Si le hubiesen preguntado a mi yo de hace 5 años atrás les diría que el futuro está equivocado, que no llegaré. Pero yo nunca estuve loca, sólo rota y terriblemente vacía. Alguna gente creerá que intentar matarse es la locura en sí misma, en su máxima expresión, mas no comprenden ni jamás lo harán por qué razones uno podría llegar a buscar la muerte. Desafortunadamente el deseo momentáneo no condice con el deseo posterior. El deseo se encuentra en un cambio constante. Uno puede desear morir en un momento determinado de su vida, y aunque sólo vea oscuridad y angustia, las cosas se arreglan con el tiempo, de alguna manera.   Desafortunadamente algunas personas mueren con un solo intento, sin la chance real de volver a sentirse vivo y estable. Sólo basta un intento negativo y propulso a la destrucción para dejar de existir. ¿Acaso esto es la locura? Locura es existir, y vivir bajo este acuerdo de sociedad y cult…