miércoles, 28 de diciembre de 2011

Cierre del año y semi-despedida


-Escrito el 24/12-
Mientras ordeno el cuarto porque hoy es Noche Buena y quiero que todo luzca más ordenado, repaso los libros que me compré y los que debo guardar en la biblioteca que me fui creando, con orgullo, y con mi plata.
Me gusta re-leer los títulos y repasar su grosor con la yema de los dedos. De fondo suena el último disco de P.J Harvey. Paz.
Pienso en mi futuro, uno más lejano; la recopilación de mis diarios que llamaré "Ensayos acerca de la vida y la muerte", porque mi vida marca claramente dos etapas furtivas. La pulsión de muerte y luego la que resurgió y logró vencer, LA VIDA.
Vuelvo a echarle una ojeada al cuarto e intento captar todo en estas imágenes mentales, como si mis ojos estuviesen cubiertos por lentes oculares. Voy a estar poco más de 1 mes afuera sin mis libros, mis cuadernos, mis posters, mi habitación en sí. Voy a sobrevivir, claro que sí pero será raro.
Tantas veces que me quejé de estas 4 paredes, de los tediosas que volvían mi vida... ahora las estaré dejando, un poquito, no mucho pero aún así, necesario.
Está bueno de vez en cuando dejar los espacios íntimos para salir al mundo exterior. Aunque esto que está acá también sea mi mundo, y es aquí donde produje mis mejores obras literarias y descubrimientos respecto a libros y música.
Pero debo admitir que por más que yo lo sienta así, la vida no es solo mis libros, mis escritos. La vida es todo. Afuera y adentro.
El centro donde trabajo, el hospial de día, el parque Rivadavia, las ferias americanas, los amigos, los cafés en Starbucks, las librerías, las mateadas, los viajes en colectivos que nunca sabes a donde te llevarán. Y afuera está la sociedad; el hilo conductor hacia mi identidad, mi libertad de elección y de ser.
Existe una ambigüedad, igual de importante, entre el adentro y el afuera. Creo que no debería existir porque todo ello soy yo. ¡Y mucho más!
Sé que muchos no creían en mí, ni yo misma. Sé que a muchos les sorprende verme viva y bien. Sé que a mí también me sorprende.
Estoy agradecida agradecida con la vida, con Él de arriba, con los que me apoyaron -en especial mi madre y mi hermana- y quiero felicitarme, por haberme dado una oportunidad. ¡Cuántas cosas se pueden lograr con tan solo una oportunidad!
Sé que durante mucho tiempo estuve cerrada a la vida, a las personas. Sé que decepcioné y alejé a mucha gente importante. Perdí a dos familiares sin la oportunidad de expresarles verbalmente mi gratitud y amor hacia ellos.
Pero quiero que sepan que ya no seré más aquélla enfermiza y abandónia persona. En eso estuve trabajando todo este tiempo.
No quiero decir, con esto, que jamás volveré a lastimar o a equivocarme. Porque fallar es humano, y eso es lo que soy. Triste o hermosa cualidad, tómenlo como quieran.
Necesito pedirles un favor, a quien sea que me esté leyendo aunque no me conozca, dense la oportunidad de sentirse al menos un poquito mejor que ahora. Dense la oportunidad de conocer la otra faceta de la vida, la humana pero real bella vida.
Existe el dolor y seguirá existiendo, pero también la felicidad.
Me estoy despidiendo, por ahora, nos volveremos a leer.
Cierro la entrada y el año con un recorrido visual y verbal, y todo lo que mi alma expresa es felicidad.
¡2012 allá vamos!

5 comentarios:

Forgotten words dijo...

Me ha encantado esta entrada, tan cargada de verdad, de esfuerzos, de agradecimientos, de actitud positiva...me encanta y espero que realmente ahora venga ese esperado y trabajado cambio, te lo mereces :)

Niña imantada dijo...

Muy bonito. Todos nos merecemos una oportunidad de sentirnos mejor. Feliz 2012!

:)

Catastrophic dijo...

Un mes sin leerte? Si tú estás bien haremos el esfuerzo pero...

Por cierto, esta entrada me ha gustado mucho. En serio.

charlie dijo...

A mí también me encantó la entrada. Me gusta esa actitud! Siempre hay luz atrás de las nubes.
¡Feliz 2012!

mab dijo...

eres un ser tan especial. qué hermoso saber que la vida se abre paso en vos. conocerte es un privilegio.