miércoles, 23 de noviembre de 2011

Tenemos que cantar lo que sentimos, y sentir lo que cantamos

"Ella dice que no le importa, pero sus ojos cuentan otra historia".
Últimamente me cuesta el afuera. Es tan fácil hacerse la soledad, un hueco en tu cama vacía, en la computadora o entre tus escritos.
La soledad es tan fácil de mantener pero ¡Qué costos caros que trae con el tiempo!
Hagamos el silencio. Me dije una vez. Pero el silencio duele. ¿Y todas esas cosas que quería decirme, dónde están? Están, el problema es que estoy cansada de escucharme mi propio discurso. ¿Saben? De vez en cuando, creo, que no estaría mal tener a alguien al lado, de confianza. Estoy pensando en alguien, pero está tan lejos -dentro y fuera de mí-
Tengo gran parte de lo que quiero en la vida pero aún hay un hueco, un gran hueco, que hace desmerecer el trabajo de todas las otras partes que llenan mi vida. Y eso no es lindo. Me hace sentir culpable y la culpa trae más soledad. Más encierro.
No sé si ya había subida esa foto, pero la vi hoy y pudo simplificar mucho lo que siento en estos días. A veces me pregunto cómo me verán los demás, el afuera. No sé si mi mirada expresa cómo me siento. La gente me toma a chiste porque río todo el tiempo, creen que la soledad no me afecta (o quizás no me ven como una chica sola, quizás es una sensación interna).
Quisiera poder filmarme, mi vida cotidiana, para después verme. Quizás me llevaría una gran sorpresa. Y también quisiera poder expresar cómo me siento sin tener que llegar a una crisis o explosión. Expresarme de una forma más natural, conectarme con el afuera. Que no todo tenga que ser "terapia".
De hecho, mi vida es una terapia todo el maldito tiempo. He convertido a este blog en una sesión terapéutica con la licenciada Lucía (a.k.a. myself). Lo siento (pero qué liberador se siente poder al menos escribir lo que siento).
P.S: Se necesita, por favor, recomendación de bandas de música y lecturas que apoyen el movimiento liberador y sanador del alma (pero nada de auto-ayuda, que ya tengo mucho conmigo misma).
Desde ya, gracias!

2 comentarios:

Forgotten words dijo...

Me encanta tu entrada ya que me siento muy identificada contigo y sobre todo con lo que has puesto, ya que a mi la gnete como tiene una tia a la que nada le afecta, a la que todo le va bien, ya que siempre estoy ahí para los demás con una sonrisa y jamás muestro ni siquiera un poco de debilidad.... pero es algo que solo nosotras tenemos la respuesta, es algo que cuesta y no se consigue en un día o en dos, pero conseguir se tiene que conseguir estoy segura :)
Te recomiendo el libro de El ticket de tu vida y La mecanica del corazón

PinkTomate. dijo...

No es un libro de auto-ayuda (Yo también los odio) Es un libro del confiable Erich Fromm, uno de mis escritores favoritos, podría decirte que no puedo estar triste leyendo uno de sus libros. Te recomiendo un libro de el que se llama "El amor a la vida" Es un libro que trata de muchísimos temas, incluso hablan de la segunda guerra mundial, de enfermedades mentales, de psicoanálisis, de religión, es un libro maravilloso que abarca toda clase de problemáticas históricas, sociales, espirituales y mentales apuntando un solo objetivo: "El amor a la vida".

Espero te sirva preciosa, un beso enorme :)