sábado, 19 de noviembre de 2011

I try and figure out just where I fit in

Algunos días son mejores que otros. "Charlie Bartlett"
Pensamos demasiado y sentimos poco.
Nuevo comienzo, eh? Nuevo comienzo.
Estoy leyendo 3 novelas al mismo tiempo (El común olvido; Criadas y señoras; Los hundidos y los caídos de Primo Levi).
Entre las 3, forman una mezcla de lo que abarca el período de mi vida en este momento: La historia sobre el Holocausto (Primo Levi), el machismo y el feminismo en USA (Criadas y señoras), y las pérdidas familiares, de una madre (El común olvido).
Hace rato que no leo; hace rato que no termino una novela completa. Por lo general llego a 3/4 partes y la abandono por otra que luego vuelvo a dejar. ¿Por qué? No logro entenderlo. Digamos que no ando muy consistente en todo lo que hago.
¡Cómo cuesta sostener el bienestar, los logros! Terminar las cosas, los procesos.
Pero cada libro que leo me aporta algo nuevo, distinto, bueno.
Por ejemplo, "Los hundidos y los caídos" de Primo Levi, un sobreviviente judío que pasó 1 año en el campo de exterminio Auschwitz.
Él en sí fue un "salvado" porque sobrevivió pero con la culpa y la vergüenza se pregunta: "¿Por qué sobreviví yo y no el otro?, ¿Qué tengo de especial? Nada, solo tuve suerte..."
Luego pienso en mi historia, en los caídos, en los que aún la luchan o se entregaron a la muerte en vida hace tiempo.
¿Qué me diferencia de ellos? Nada, solo que estoy del otro lado de la vereda. Gran diferencia, eh? Pues sí. Pero ¿Por qué?, ¿Por qué no podemos ser todos "los salvados"?
¿Por qué Primo Levi se suicidó luego de haber sobrevivido a una de los peores genocidios? Por eso mismo. No pudo soportar la diferencia abismal que había entre los hundidos y él.
Porque ser un salvado muchas veces produce miedo, y trae culpa. Y aquél que no puede manejar la culpa -la cual es inútil. ¿Culpable de qué exactamente?- termina muriéndose, por dentro o por fuera.
Murió a los 68 años, creo que aguantó demasiado su dolor; aún así cumplió con su misión: dar testimonio del atroz hecho que vivió. Preservar su memoria aún después de su muerte.
Tal es así que hoy, luego de 24 años, puedo leerlo y enorgullecerme de su persona.

2 comentarios:

Catastrophic dijo...

El libro de Levi pinta interesante... una pena ser incapaz de leer últimamente.

Un beso!

Andy Godoy dijo...

como te entiendo. la vida, las novelas, simples cosas y al mismo tiempo tienen un peso importante
nos dejan una enseñanza
poder vivir bien y cruzar esa barrera que tanto nos cuesta.
por supuesto es un trabajo para oda la vida y no es de la noche a la mañana
no estas sola, un beso grande