jueves, 10 de noviembre de 2011

Been down so long...

... que estar arriba resulta poco creíble.
Imágenes que veo, y pienso:
Mi vida a través de libros; me identifico con personajes ficticios donde se transformar parte de mi realidad. Es como una verborragia en palabras, metida para adentro, aún así muy intensa.
"Ella leía acerca de otra gente que no podía ser, y de aventuras que jamás tendría"
Siempre me sentí así; vivía infantil e imaginariamente en las realidas de otros libros y películas. Cualquier historia que pudiera transportarme a otra vida; no la mía.
Perdí demasiado tiempo contando otras anécdotas, soñando en silencio, librada a la soledad. Necesitaba rellenar aquél hueco -para que no llegaran mis pensamientos- entonces leía.
Ahora aprendí a llevar un equilibrio, entre la lectura, la escritura y mi verdadera vida. Que las palabras puedan salir de adentro, volverse una voz, y a su vez, que la escuchen.
Ahora "paro la cinta y rebobino". Pienso. ¿Qué fue de mi vida todo este tiempo, qué va a ser?
¿Importa pensar en un después?, ¿Qué es más importante que el ahora?
Exacto, ahora.
Si me preguntaran si volvería a pasar por todo esto para comenzar a vivir, no lo dudaría. Sí. No es tan equivocado eso que dicen, que la vida se aprende a "los golpes". Vivir cuesta vida. A todos. Nadie queda excluído porque sino, ¿Cómo aprenderían ellos a vivir? Cierto, hay gente que no vive, solo se limita a existir.

3 comentarios:

Ana dijo...

Es increible encontrar a alguien que ame tanto la literatura!
un besoo!

May dijo...

yo creo que no se puede escribir de nada sin conocer bien el mundo, sin haber realmente vivido.

Catastrophic dijo...

A mi me encanta también leer cuando todavía podía.