martes, 26 de julio de 2011

Palabras en boca

Últimamente anduve muy sensible por cualquier tema, especialmente las pérdidas. Pensé mucho en mi tía; pensé en mi vida (el antes y el después). Aunque algunos crean que es estúpido, la muerte de la cantante Amy Winehouse me afectó muchísimo, veo sus videos, escucho sus letras y me dan ganas de llorar (no lloro porque bueno... soy yo! y yo no lloro, rara vez)
Recién estaba escuchando "back to black" y se me humedecieron los ojos. Aquélla parte que dice: "Sólo nos decimos adiós con palabras; he muerto miles de veces y yo vuelvo a la oscuridad" Me derriba literalmente porque me hace acordar a mi historia. Las veces que "morí", aquélla muerte en vida, o vida vegetativa. Vivir pero no vivir, no sentirse con vida o con las ganas, al menos.
Lo que sufrí durante todos estos años.
Me toca esta muerte porque no fue una muerte cualquiera; ella tenía adicciones y (según versiones) murió de sobredosis. No es lo mismo que me digan: murió de muerte súbita. No. Dada mi historia. Mis intentos; mis deseos; y mi, ahora, mejoramiento.
Si bien ahora estoy mejor y ya no pienso en matarme, sigo muy sensible con el tema suicidio o problemas de esa índole.
No puedo simplemente mirar hacia adelante, con mis proyectos pretendiendo que nada pasó, porque las marcas están y eso, les aseguro, no se borra.
Eso sí, no me voy a echar atrás, no ahora que estoy consiguiendo lo que quiero: estar bien.

2 comentarios:

Forgotten words dijo...

Creo que nadie puede saber lo que has pasado, pero lo unico que puedo decirte es que no estas sola y que no te permitas morir en vida porque eso es lo mas doloroso y de lo que mas te puedes arrepentir en tu vida...Simplemente puedo decirte que si necesitas algo aqui estoy para lo que necesites :)

Katua dijo...

Las cicatrices se quedan ahí para que seamos conscientes de nuestra fotaleza, de que pese a haberlo intentad con saña, no morimos, porque estamos destinadas a algo, porque no llego nuestro momento.
No soy religiosa, para nada, pero a veces creo que existe un pequeño plan para todos, bien sea para ellos mismos, o para guiar a otros en su camino.
Si no tuviera esa creencia, creeme, yo si que no estaría aquí desde hace mucho.