sábado, 30 de julio de 2011

De la conciencia no nos podemos librar


Quedó el espacio; el nosotros; el después; el nunca-más.
Quedaron las inseguridades; los miedos; los atajos; las esperanzas y la fragilidad.
El intento de librarme de tu conciencia y de la mía: libertad amaestrada. Es la culpa del viajante que se fue sin decir adiós, y ahora le pesan los días a través de la ausencia.
Cúlpame, si así es necesario. Cóndename. Pero mis fotografías no mienten.
Soy tan real como lo fui cuando estuve del otro sendero, será que quizás no puedas aceptar este cambio. No está mal cambiar, no está mal no aceptar algunas cosas: el cambio es necesario.
Sino, seguiríamos estancados en la misma calle una y otra vez, rodando de miseria.
No creas que esta vida no es dura pero se puede vivir, en lugar de sufrir.
Recuérdame la fragilidad del tiempo y yo te voy a dar la realidad, no quiero que avancemos hacia atrás.

2 comentarios:

kaötika dijo...

precioso lo ke escribiste!
espero ke podamos mantener el contacto muaaa!

kathleen dijo...

buenisimo...
http://freestrooll.blogspot.com/
te dejo mi blogger, estoy comenzando en esto y necesito apoyo, ojala volver a leer tus textos : ) bless