Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2011

De la conciencia no nos podemos librar

Quedó el espacio; el nosotros; el después; el nunca-más. Quedaron las inseguridades; los miedos; los atajos; las esperanzas y la fragilidad. El intento de librarme de tu conciencia y de la mía: libertad amaestrada. Es la culpa del viajante que se fue sin decir adiós, y ahora le pesan los días a través de la ausencia. Cúlpame, si así es necesario. Cóndename. Pero mis fotografías no mienten. Soy tan real como lo fui cuando estuve del otro sendero, será que quizás no puedas aceptar este cambio. No está mal cambiar, no está mal no aceptar algunas cosas: el cambio es necesario. Sino, seguiríamos estancados en la misma calle una y otra vez, rodando de miseria. No creas que esta vida no es dura pero se puede vivir, en lugar de sufrir. Recuérdame la fragilidad del tiempo y yo te voy a dar la realidad, no quiero que avancemos hacia atrás.

Palabras en boca

Últimamente anduve muy sensible por cualquier tema, especialmente las pérdidas. Pensé mucho en mi tía; pensé en mi vida (el antes y el después). Aunque algunos crean que es estúpido, la muerte de la cantante Amy Winehouse me afectó muchísimo, veo sus videos, escucho sus letras y me dan ganas de llorar (no lloro porque bueno... soy yo! y yo no lloro, rara vez)
Recién estaba escuchando "back to black" y se me humedecieron los ojos. Aquélla parte que dice: "Sólo nos decimos adiós con palabras; he muerto miles de veces y yo vuelvo a la oscuridad" Me derriba literalmente porque me hace acordar a mi historia. Las veces que "morí", aquélla muerte en vida, o vida vegetativa. Vivir pero no vivir, no sentirse con vida o con las ganas, al menos.
Lo que sufrí durante todos estos años.
Me toca esta muerte porque no fue una muerte cualquiera; ella tenía adicciones y (según versiones) murió de sobredosis. No es lo mismo que me digan: murió de muerte súbita. No. Dada mi his…
El mundo anda tan extraño paséandose por ahi, olvidándose de mi ausencia.
Hoy se murió otra estrella, ay, ay! cielito de mi corazón, qué tristeza la de esta ciudad.
Conciencia estrecha que cuenta los días, los logros, pero también ahí van las lágrimas que nadie ve, las veces que me digo adiós simplemente para sentir la realidad de estar viva.
El reloj anda atrasado, se detuvo hace un par de horas cuando te encontré escarbando en mi corazón. Te pregunté qué querías y me respondiste: Solo saber si aún me sientes.
Entonces me desarmé, no pude fingir el momento. No. No me gusta la realidad. Decido aislarme hasta poder salir, de nuevo, y volver a la rutina de la vida.
Va a pasar, lo sé, porque todo pasa, No es cierto? Creo que cada día estoy más convencida que hay ciertas cosas que "no pasan en la vida", es decir no terminan de hacer su duelo porque quizás no existe. Quizás algunas cosas deben estar y ser así.
Desarmada ante la nada, o ante un todo. ¿Qué digo? No tengo idea de lo que d…
Salió todo tan bien pero me siento tan mal. ¿Cómo es posible que tenga pensamientos tan contradictorios? Pero no pienso volver a lo que me quitó mucho tiempo de vida, lo que puso en pausa mis sueños y proyectos. No. Solo quiero llorar -me está costando mucho - Entonces me torturo con canciones tristes. Volví a aquélla gente, la que pensé que podrían ser mis amigos, los únicos que me comprenderían, y podría rehacer mi vida junto a ellos... ¿Muchas expectativas? Capaz. Los pienso y nada. Termino los días cansada de la rutina a pesar de esforzarme por hacer cosas nuevas todo el tiempo y nada parece funcionar. Me sigo sintiendo vacía y terriblemente sola.

¿Por qué estás aquí?

Esperando recibir su mensaje; esperando a realizar los próximos movimientos.
Aún me da miedo el cambio a pesar de haber recorrido el camino ya muchas veces aunque no sé si es ya el mismo. Tantas cosas cambiaron en mi vida y siguen cambiando.
La gente me dice que cambié y para mejor, me alientan a seguir, pero ¿Por qué?, ¿Por qué continúa este vacío abismal dentro mío? Como si quisiera tapar todos mis logros y quedarme solo con y en el dolor. Como sea, voy a seguir avanzando porque eso me prometí a mí misma: salir adelante. ¿Por qué estoy aquí? Buena pregunta. Me compré un libro que lleva el título de ¿Por qué estás aquí? No lo relaciono físicamente, sino más por el lado espiritual de la persona, emocional. ¿Por qué estoy aquí?
Basta de fingir esa felicidad irreal, esa fachada para el afuera. Las expectativas de los otros no deben interferir en mis acciones: yo soy yo y seré como pueda y quiera que sea, verdad?
Vuelvo a mirar el celular; no, aún no ha respondido y creo que nunca lo hará. M…