jueves, 16 de junio de 2011

Who knew?


"Porque no importa a dónde corras, siempre terminas corriendo hacia tí mismo"

El respiro inútil y doloroso que me lleva de la boca a los recuerdos. Me raspa la garganta; el aire es como tu voz. Nunca fui fácil ser aquélla chica a la que todo le salía mal aunque la gente pensara que no era así. Me era más fácil recorrer el nudo en la garganta hasta quedar sin voz/s. ¿Prometo ser mejor? Quizá eso sirva, si las palabras fueras buenos salvavidas para las metidas de patas.
No quiero vivir en dos casas, dividir la mensualidad, tener dos mamás y dos papás, hermanos a quienes no conozco. No quiero cambiar de escuela, de compañeros; tener un nuevo perro.
No quiero pretender la normalidad, no saber ya dónde vivo.
Recorrer el barrio sin conocer las calles. Para mí todas son todas iguales.
No quiero tener que dar todo de mí sabiendo que no recibiré nada del otro lado.
¿Acaso un "gracias" llenará este hueco?
No quiero que le den uso a mi libertad sin poder elegir.

(No quiero que sea ella, quiero que seas vos. Pero ¿Qué poder de decisión tengo yo?)

1 comentario:

Forgotten words dijo...

Bueno esas situaciones on son nada faciles, pero seguramente que a los demas tampoco le resulta facil, simplemente tienen que dar todo de su parte, porque estas situaciones nunca son faciles...