jueves, 2 de junio de 2011

La danza del viento


Lineas entrecruzadas, infinitas y eternas; amarillas. Aire frío, rasposo de invierno.
Y por allí corres tu, cruzando la avenida sin mirar, sorteando autos. Enérgicamente vas dejando el paisaje atrás, lo echas hacia donde nadie pueda alcanzarlo porque ya es parte del pasado.
Tienes facilidad en olvidar pero dificultad para no errar.
Y yo, como niño al cual se le cayó una bolita, voy persiguiéndote. Presiento que jamás podré alcanzarte.
Tu me sonríes, ¿O es que le sonríes al viento? No lo sé, yo te devuelvo la sonrisa.
Por un segundo, nuestras miradas se cruzan.
¿Por qué ahora has decidido mirar para el pasado?
Manten la vista en el presente que quizá sea lo único que te quede.
Los recuerdos se desgastan y uno, poco a poco, va olvidándose si de verdad fue el protagonista de todas esas historias o si todo fue un cuento. La memoria de un cuento.

4 comentarios:

p i l i dijo...

Hermoso <3

Katua dijo...

Las memorias de los cuentos también son lindas, solo tienes que aprender a conocerlas, piénsalo.

Forgotten words dijo...

Me ha encantado :) Los recuerdos provengan de un sueño, cuento o realidad, mientras que nos hagan sonreir valen la pena, siempre que seas cosciente de a que pertenece cada uno...Quien te dice que tu vida no puede ser un cuento??

Catastrophic dijo...

Dios, es precioso.