Ir al contenido principal

Good intentions never end the way I've planed

Me dijeron que mis fantasías no eran válidas, al menos en este mundo. Que me buscara otras pero que me asegurara de que éstas, en cambio, sean reales. Lo cierto es que no cabía en mí la realidad. Era quizás un poco tarde porque no podía distinguir cuál vida estaba viviendo, si la verdadera Lucía o la de aquélla chica de película.
Me alejé tanto del "mundo real" (¡Vaya a saber qué significa aquéllo! Para mí, son solo dos palabras unidas formando incoherencia) que intentando volver a él, se formó un enorme agujero en mi mente pero ahora completo de viejos recuerdos agrupados, confundidos y temblando de miedo. ¿Qué haría con ellos?, ¿Cómo ordenarlos, por cuál empezar?
Recordé gente que ya no estaba pero no lograba entender por qué. ¿Fue algo malo que había hecho?
Recordé paisajes donde nunca antes jamás creí haber estado. Allí, al borde de una cascada, aunque fuese solo un recuerdo me sentí libre; pero pronto las imágenes se esfumaron.
Luego recordé momentos extraños donde me veía corriendo, más que nada huyendo (¿De qué?). En otras estaba tirada en la cama con las manos ensangrentadas. Aquéllo me dio mucho miedo.
Fue ahí que miré mi brazo lleno de cicatrices y pensé: ¿Ésta soy yo? O... era.
Todo este tiempo evadiéndome en el papel de otro que no me correspondía; creyendo pensar como él, recorriendo su infancia, su vida entera. Caminando por calles cortadas con gente que tampoco conocía.
Hoy alguien me preguntó si sabía quién era, si me conocía. Me quedé unos segundos pensando y luego respondí con una pequeña sonrisa de timidéz. "No... y lo poco que conozco lo odio. ¿Vos te conocés?"
- "Supongo que sí. Aunque siempre queda algo por descubrir de nosotros mismos"

Comentarios

  1. muy buen final.. y es cierto... siempre queda algo por descubrir...


    me encanto la entrada!
    besos:*

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

We live in a rainbow of chaos

Entradas populares de este blog

Alejandra Pizarnik, ensayo

Ayer estuve en la radio "Industria Argentina" Hablando sobre Alejandra Pizarnik, lejos mi poetiza favorita. Les dejo a continuación el ensayo que escribí sobre ella.

Alejandra Pizarnik: Diarios
“Decir que me abandonaste sería muy injusto; pero que me abandonaron, y a veces me abandonaron terriblemente, es cierto”. Kafka

A través del recorrido por sus diarios que fueron publicados en el 2003, intentaré descubrir una faceta de la poeta, para poder entender mejor sus poemas y su modo de sufrir, que la persiguió durante toda su vida. Quiero invitar al lector, que a través de estas páginas, haga su propio descubrimiento. Claro que yo la estoy leyendo bajo mi punto de vista y mis circunstancias; cada uno desarrollará una propia versión de estos diarios. Podrán o no gustarles su trabajo pero para mí es imprescindible incluirla en estos esbozos de pensamientos puesto que Pizarnik fue una gran influencia para mí, y lo será siempre. Nunca morirá mientras la reviva, ya sea pensando en al…

Las dos caras de dos monedas

Tony, he de recordarte una sola cosa. Los trenes parten bien temprano por la mañana, desaparecen en una estela de vapor, tu boca los imitaba (tu, tum, tu, tu; tu, tum, tu, tu), yo te veía alejarte a la par, tus dedos maquinales, tus ojos rodantes, tus músculos de acero, eran como un gran monstruo asustado. Pero luego lostrenes regresan, nos llevan devuelta a casa. Tú nunca podrías ser un tren, porque nunca regresaste.
Mariquita, he de recordarte una cosa. Basaste tu personaje en el grandilocuente Dios, maestro de las flores y estudiante de la bondad. Dios rodea los centímetros de los tallos que crecen erguidos al sol, posa sus manoplas en la película transparente del océano para besar con sus labios salados la extensión total de la vida. Dios es el amor que depositan los carteros en los buzones, la sonrisa magistral con que recogen la correspondencia los diminutos seres, Dios controla el camino que une el sentido y la razón. Encontraste la forma de escabullir tu esqueleto en los int…

Piensa

Cuando me levanté de la mesa miré ligeramente hacia atrás; no por mucho tiempo, sólo un vistazo. Y luego miré a mi alrededor. ¿Quiénes de todas estas personas se sentarán en la mesa que acabo de dejar? ¿Cuál es su historia? ¿Por qué están acá? ¿Pasarán un buen rato o quizá se reúnan por una despedida? Ciertamente yo no la pasé muy bien. Esperé más de lo que podía darme. A fin de cuentas es un lugar. Los lugares no significan nada. Una mesa, una silla, una cerveza. El símbolo es la persona. Con quiénes estás, por qué están juntos, qué son las cosas que se dicen. Y yo recuerdo haberla imaginado conmigo.

Concursos