domingo, 27 de febrero de 2011

She has diamonts on her inside


Domingo, depresivo como siempre.
Recostada sobre la cama hojeo el libro que hace dos semanas está en mi poder. Me gusta pero aún no logra atraparme del todo. Este fin de semana me voy a la playa y pienso comprarme otro "por si las dudas". Hace años que dejó de gustarme la arena y mucho menos la exposición de cuerpos así que me quedaré dentro de la carpa leyendo y escuchando música. Quizás no la pase mal. Mamá dice que este viaje lo hace por mí, para que no me quede encerrada en casa los días de feriados por Carnaval. No podía decirle que no más aún si el sacrificio es exclusivamente para mí.
Ayer salí con mi hermana y la pasé bien. Me compré la revista más cara en mi vida, la Vogue de USA que como la traen de allá los precios se disparan! En sí, no vale nada, solo la quería por la nota que le hacían a Kristen Stewart que tampoco decía nada y las fotos se veían tan mal, tan photoshopeadas. Cuando vi la tapa me dije: Esta no es la Kristen que yo conozco... esta es... no sé, una más de entre el montón de blondas de Hollywood.
However, sé que habrá significado mucho para ella tener una propia portada nada más y nada menos que en Vogue. Yo también lo querría. Solo lamento que hayan mostrado una figura de ella que no es.
Bueno, en realidad ¿Qué yo sé de ella? Nada, no la conozco personalmente, solo me baso en entrevistas, los roles que elige para sus películas y fotos. Eso es lo único que conozco de ella. Pero aunque parezca ridículo cuando miro los ojos de aquélla chica podría decir que la conozco de por vida, como si fuera una íntima amiga mía.
Es sorprendente pensar que solo me lleva un año y ya tiene una larga trayectoria. ¡Qué envidia!
Yo podría también tener "una vida"... ¿Qué me retiene?

1 comentario:

Catastrophic dijo...

Yo mataría por una Vogue USA y túla desprecias...