jueves, 10 de febrero de 2011

She didn't hear my name


A veces trato de entenderlo todo. Por qué el mundo es así conmigo, con todos. Por qué los ángeles han caído heridos ante mis propios ojos, mientras yo veo sus rostros suspirando con lágrimas cayendo.
Quisiera tomarlos y que sean parte de mí; salvarlos. Quisiera tomar sus alas y desplegar de esta ciudad que me está asfixiando. La realidad no es parte de este viaje.
Las luces se alejan a paso rápido. Me alejo de mí misma y siento un vacío inmenso que me come por dentro.
Recuerdo. Miento. Pienso. ¿Dónde quedé luego de tanto dolor?
La libertad deliria, me indica hacia un rumbo confuso donde cada vez me siento menos yo.
Ahora es que me pregunto: ¿Acaso hay un lugar para mí en este mundo? Quizás solo si cerrara los ojos pero ¡No! Eso sería pretender que nada pasa mientras que al contrario, todo pasa.
No me apreso de los pensamientos, los dejo volar. Y yo sigo mi rumbo.
¿Te he contado alguna vez lo bien que me salen las tartas de arándanos? Quizás un día, en mi regreso, podamos juntarnos y te prepararé una. No, no. No llores porque nos volveremos a ver.
No, ya no miento. Al menos a mí misma, y mentirte a tí sería como traicionarme. Jamás volverá a ser como antes. Sí, lo prometo.
¿Puedes prometerlo tú también?

3 comentarios:

chicavioleta lunar* dijo...

todos tenemos nuestro momento de querer entender las cosas, de sufrir porque "todo" nos pasa a nosotros.. y que desesperante es cuando llega ese momento...

besos! :*
PD: esta genial la fotografía!

Curtis dijo...

me llegó lo que acabo de leer, muy bueno, y cuando nos sentimos así sientes que nada de lo que te pase ayuda lo único que esperas con ansiedad a que pase nunca llega y es lo único que te puede ayudar.

▓ Hall ▓ dijo...

que entrada tan profunda, esta hermosa aunque triste.

Gracias por tu comentario, me gusto mucho y me levanta las ganas de escribir :)
tienes razon " es una forma de desahogo no dañino"
sigamos escribiendo :D