viernes, 11 de febrero de 2011

Let love in


Cantar canciones inventadas por mí (música+letra) es una de mis debilidades: Me hace llorar. Creo que todo lo que no lloro por mis problemas lo descargo cantando. Canto mal, lo sé pero ¿Qué importa? Es placentero, casi como comer chocolate y hacer ejercicio a la vez (¿Saben toda la endorfina que se liberaría?)
Yo necesito eso justo ahora, muucho chocolate pero en lugar de ejercicio tirarme a la cama a leer o ver alguna película. Sí, quizás sea deprimente pero mi mundo es deprimente; no puedo cambiar la forma de ver las cosas. O tal vez sí.
No estuve teniendo una buena semana. Hoy fui a comprar libros a unas librerías usadas que hay a lo largo de 8 cuadras (eso sí fue felicidad) y uno se titulaba: "Podría ser peor". Pensé en comprarlo solo por la tapa y pegarla en la pared de mi habitación como recordatorio cuando estuviese triste. Sí, lógicamente SIEMPRE todo puede ser peor pero no es consuelo cuando uno se lo pasa mal. O como dirían, consuelo de tontos.
Bien, ¿Escribí algo coherente e interesante a lo largo de todo este párrafo? Creo que no. Debería parar pero no puedo, es la necesidad de escribir.
Me siento incomprendida o como me dijo mi psicóloga: "Sola y abandonada". (Pero no por ella) Lo aclaro porque es importante, al menos para mí. Claro, si las cosas que escribo son para mí. Si los demás deciden leerme genial.
Hoy me enojé con una amiga porque me tocó un punto débil en una "joda". Me molesta que la gente haga esas cosas sabiendo que ESOS temas te duelen. No lo hagas y punto. La sigo queriendo pero me sigue molestando y yo sigo y sigo.
Me hizo acordar a cuán sola estoy. Supongo que a nadie le importa hablar de mi soledad, ni a mí misma. Solo me deprime.
¡Bien! Otro item más para agregar a la lista de "Top 10 depresiones de la semana".
No tengo nada para decir, solo que estoy enojada y triste y a nadie le importa.
Y no quiero hablar con mamá como solía hacerlo en estos casos porque siento que me asfixia y necesito separarme un poco de ella. Más... espacio, privacidad. ¿Saben lo que es eso? Yo no, estoy intentando experimentarlo.
Creo que extraño aquél sentimiento de querer estar sola. Es que, ahora no lo quiero más. Quisiera estar acompañada pero nada. Nada. Nada. Nada. ¡NADA!
La lectura me vuelve más ermitaña pero me satisface y me enriquece, más para el oficio que quiero ocupar de escritora pero creo que sacrifico parte de mi vida en ello y me entran dudas... ¿Debería vivir un poco más la vida o seguir metida en mis fantasías? Porque solo son eso, fantasías... lejos de la realidad.
Hace poco leí que escribir es soledad. La soledad es el fiel compañero de la escritura y es así pero yo vengo de muchos años de soledad... si me entienden... y quisiera salir, ver cómo es el mundo fuera de unas páginas de papel.
Y que la diversión no sea un riesgo para mi vida. Una diversión natural.
(no puedo, no puedo, no puedo... ¿Qué? sí puedo, sí puedo)
No sé, no sé nada y me despido antes de seguir aburriéndolos (y aburriéndome)

1 comentario:

Belén dijo...

hola yo me siento exactamente igual,
re sola, re fracaso, re todo. (peor en estas fechas)
te entiendo te juro que no eres la unica. al menos no me siento tan freaky