Ir al contenido principal

¿No fue demasiado? Un exceso de exigencias mentales


Así comienza mi texto, un poco largo, as asual.
Me pregunto -mientras observo con pena lastimosa- la segunda modificación de la novela que vengo intentando hacer hace 3 años, si no fue mucho.
¿Será que a todos los escritores les cuesta tanto o solo soy yo? Claro, simplifiquémoslo así: soy yo. El error. El exceso. La que se rinde y tira el pañuelo.
Pero no es hora de lamentos sino de preguntarse con total sinceridad, ¿En qué fallé?, ¿Qué debo modificar?
Pero mis palabras y mi capacidad de extensión siempre termina ahí.
Hoy vi "El diario de Ana Frank" (versión 2010) y recuerdo como en una parte ella le decía con firmeza a la hermana Margot: Yo quiero ser escritora: Con 12 años, determinaba su futuro.
Decía que nadie la entendía a ella que pasaba todo el día escribiendo en su diario íntimo. ¡Quién te iba a decir que luego tus diarios se convertirían en una historia tan famosa! Luego llevada a cine.
Mirándote a través de unas páginas cubiertas de lineas pienso: Ojalá fuera tan fuerte como vos que luchaste hasta el último momento de tu vida. ¡Claro que te merecías todo el reconocimiento del mundo!
Desperdicio tanta vida que seguro lo hubieras dado todo por tenerla porque por el simple hecho de ser judía, simplemente judía, te condenaron a vivir tu vida como una pesadilla. Hasta morir.
Pero a veces el exceso de libertad hace que nos olvidemos del real valor de una vida.
Comprendo tu sufrimiento de excilio pero desde otro punto quizás con menor valor para los otros. ¿Qué importa? Yo sigo sintiéndome como la peor.
Y claro que no lo voy a escribir acá porque sé que esto está destinado al blog y me avergonzaría de mí misma siquiera leer las palabras en la pantalla.
Solo quisiera que alguien me encuentre en el mundo que es mi cabeza, y me diga que está bien, solo debo perdonarme a mí misma.
¿Les cuento algo que aprendí? La culpa es el peor enemigo y realmente no te deja vivir.
Es triste alimentarse de fantasías.
Solo sé que es una decisión que debo tomar. Como decía en mi posteo anterior Bella: "Escoger entre quién debo ser y quién soy".

En mi intento por hacerle comprender al mundo quién soy, a veces me expongo demasiado y ante personas que pueden hacerme daño.
A veces no tengo filtro, no lo encuentro en mí. Filtro podría también decir que no tengo un freno.
Pero ante mi ingenuidad y deseos de gritar al mundo cómo me siento, ante mi desesperación:
¿Cómo saber en quién confiar?
A veces no distingo a la verdadera Lucía entre tanto impulso, pero el impulso nace ante una necesidad.
Les digo, hay que estar realmente desesperado para no poder parar, para hundirte en excesos.
¿Qué habrá necesitado la pequeña Lucía cuando apenas podía hablar y comenzaba a expresar lo que quería, a través de actos?
Mamá dice que desde pequeña soy impulsiva.
¿Qué clase de modelo copié o callé para hoy en día hacerme tanto daño, no poder parar?
El impulso dañino solo deberá desaparecer (o mejor dicho regularse) el día que empiece a poner en palabras lo que me pasa. ¿Suena fácil?
Así no lo fue para esa pequeña Lucía de hace 7 años atrás, y no lo es aún ahora.

Comentarios

Clara ha dicho que…
Las palabras son verdaderas pócimas mágicas de salud, nos dan la posibilidad de inventarnos,de ser, de freno y de fantasia.
Un abrazo
Catastrophic ha dicho que…
Yo tengo quince y no tengo ni la menor idea de que quiero ser... siempre hay tiempo!
Un beso.

Entradas populares de este blog

Are you proud of who I am?

La muerte es la negación lógica de la vida (leo por ahí ) pero ¿Qué es la vida?, ¿Realmente es la muerte una negación o algo que simplemente no podemos evitar?, ¿Qué es lo lógico, acaso no es un parámetro al igual que la normalidad?
Los domingos filosóficos y lluviosos son de lo más lindo para mí aunque termine con dolores de cabeza.

Cierro mis ojos y todo está bien

Ayer empecé de nuevo teatro donde hacía el año pasado. El grupo es totalmente nuevo; tenía la esperanza de que quedara alguien de mi camada pero no. No importa, son muy copados y la pasé bien cuando pude relajarme.
Es cuestión de acostumbrarme al grupo y al teatro de nuevo. Es... hermoso.
Empecé justo donde dejé el año pasado: Tengo que hacer una re-presentación de una canción a elegir.
Cuando volví de teatro intenté dormir algo pero estaba tan exaltada que ya hice la representación y creo (creo) que puede salir algo bueno de esto.
Se va a exponer más adelante (qué nervios!!)
Tengo anotados unos puntos a seguir durante la canción pero luego lo transformaré en un cuento para que pueda subirlo al blog y que me cuenten qué les parece.
Aparte de teatro, mi fin de semana siguió su ritmo habitual.
Mañana: Taller de escritura.
Estoy contenta y espero poder conservar ambos talleres ya que me hacen bien y son realmente un motivo de vida, si se lo podría llamar así.

Qué es la locura

Hace poco cumplí 26 años. Todavía me cuesta creer que haya llegado a los 26. Si le hubiesen preguntado a mi yo de hace 5 años atrás les diría que el futuro está equivocado, que no llegaré. Pero yo nunca estuve loca, sólo rota y terriblemente vacía. Alguna gente creerá que intentar matarse es la locura en sí misma, en su máxima expresión, mas no comprenden ni jamás lo harán por qué razones uno podría llegar a buscar la muerte. Desafortunadamente el deseo momentáneo no condice con el deseo posterior. El deseo se encuentra en un cambio constante. Uno puede desear morir en un momento determinado de su vida, y aunque sólo vea oscuridad y angustia, las cosas se arreglan con el tiempo, de alguna manera.   Desafortunadamente algunas personas mueren con un solo intento, sin la chance real de volver a sentirse vivo y estable. Sólo basta un intento negativo y propulso a la destrucción para dejar de existir. ¿Acaso esto es la locura? Locura es existir, y vivir bajo este acuerdo de sociedad y cult…