martes, 18 de enero de 2011

Estoy aquí muriéndome

"Como Sandra no era una de esas personas especiales con poderes especiales de intuición, no tendría más remedio que hacer lo que hace la mayoría. Esperar. Esperar a que mañana se haga hoy, cuando ya es tarde para dejar la corbata en el corbatero, la camisa en el estante, el pantalón en la percha y meterse de nuevo en la cama porque maldita sea el maldito tiempo y el maldito destino que me hizo ponerme todo eso para estar en esta maldita esquina en este maldito segundo y ese auto se ha vuelto loco porque se viene hacia donde estoy yo con mi corbata pantalón camisa y mi cara de imbécil que debería estar durmiendo y estoy aquí muriéndome."

Perros de nadie de Esteban Valentino

1 comentario:

Renata dijo...

me gusta